Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $92,00
Dólar Ahorro/Turista $151.80
Dólar Blue $156,00
Euro $109,84
Merval 0,00%
Riesgo País 1422
El Mundo |Murió ayer; había sido CONDENADO Y LUEGO INDULTADO POR Benedicto XVI
La historia del mayordomo que traicionó a un Papa y sacó a la luz secretos del Vaticano

Paolo Gabriele protagonizó en 2012 el escándalo de Vatileaks I: fugó documentos reservados que revelaron corrupción en la Iglesia

La historia del mayordomo que traicionó a un Papa y sacó a la luz secretos del Vaticano

Benedicto fue quien indultó a Gabriele, que murió ayer a los 54 años /AFP

25 de Noviembre de 2020 | 03:03
Edición impresa

El año 2011 se aproximaba a su fin, y la prensa italiana comenzaba a hablar de “Il Corvo” (El Cuervo), un desconocido personaje que “filtraba” documentos confidenciales del Vaticano que dejaron al desnudo las tensiones en las más altas esferas de la Iglesia católica. Pero fue recién en 2012 que el caso conocido como VatiLeaks I estallaría con fuerza golpeando duramente el pontificado de Benedicto XVI.

El Papa alemán Joseph Ratzinger nunca pensó que su mayordomo Paolo Gabriele, quien falleció ayer a los 54 años tras una larga enfermedad, podía traicionarlo. Este hombre, casado y padre de tres hijos, siempre había sido un fiel colaborador de Benedicto durante seis años. Era quien le preparaba sus hábitos de ceremonia y le servía la comida. En las fotos oficiales se lo veía siempre al lado del Papa.

Sin embargo, “Paoletto” –como lo llamaban- venía “filtrando” información privada desde 2006, según se reveló en el juicio relámpago realizado en el Vaticano.

“Paoletto” pasó 117 días en la cárcel y fue indultado antes de la Navidad de 2012

Considerado un hombre piadoso y discreto, así como también un poco cerrado, Gabriele se apoderó durante años de cartas privadas de la Santa Sede, utilizadas en gran parte en un libro del periodista de investigación y presentador televisivo Gianluigi Nuzzi.

De hecho, el escándalo de las filtraciones de documentos comenzó cuando en el programa “Los Intocables” del canal “La7” conducido por Nuzzi se mostraron en enero de 2012 dos cartas enviadas a Benedicto XVI por el nuncio de la Santa Sede en EE UU, el arzobispo Carlo María Viganó, en las que denunciaba la “corrupción y mala gestión” en la administración vaticana.

El caso Vatileaks I desnudó las tensiones en las más altas esferas de la Iglesia católica

 

El 10 de febrero de 2012, el periódico “Il Fatto Quotidiano” informó de un complot para asesinar a Benedicto XVI antes de que terminara el año, y señaló que del mismo había hablado el cardenal de Palermo, Paolo Romeo, durante un viaje a China en noviembre de 2011. El diario agregó que el documento había sido entregado en el Vaticano por el cardenal colombiano Darío Castrillón Hoyos.

El portavoz vaticano, Federico Lombardi, dijo que no negaba la existencia de ese documento, pero agregó que era evidente que se trataba de “un disparate”.

Días después, Lombardi denunció la existencia de una “especie de WikiLeaks” (organización destinada a filtrar información sensible) para desacreditar a la Iglesia.

LA “FUENTE MARÍA”

A fines de febrero, el canal “La7” emitió una entrevista con “El Cuervo”, en su primera aparición televisiva, con el rostro difuminado y la voz distorsionada. Se lo presentó como la “fuente María”. En agosto se sabría que era Gabriele.

Corría el mes de abril y las filtraciones no cesaban. Entonces, Benedicto decidió crear una comisión cardenalicia para esclarecer lo que estaba ocurriendo y nombró presidente al cardenal Julián Herranz.

En mayo, el periodista Nuzzi publicó el libro “Su Santidad”, nutrido con un centenar de documentos reservados enviados al Papa y a su secretario, George Ganswein, y de la Santa Sede, que revelaban supuestas tramas e intrigas en el Vaticano, incluidos chantajes a obispos homosexuales.

La mano detrás de estas filtraciones claramente no era de cualquier persona, sino de alguien de extrema cercanía con el Papa. Fue así que el 24 de mayo, la gendarmería vaticana detuvo a Gabriele en su casa, donde encontraron gran cantidad de copias de cartas privadas de la Santa Sede. Toda la documentación que el mayordomo robaba era entregada al periodista Nuzzi, según destapó la investigación, aunque éste nunca confirmó quién le había dado esa correspondencia.

El caso de los documentos robados por Gabriele desató gran turbulencia dentro del Vaticano, ventilando denuncias de corrupción e ilegalidad en los más altos niveles de la Curia Romana.

Tras ser arrestado, Gabriele dijo a los investigadores que le había entregado los documentos a Nuzzi porque en su opinión, Benedicto no estaba enterado de “la maldad y la corrupción” en la Santa Sede y la publicación de los documentos regresaría a la Iglesia al carril de la virtud.

Durante los registros, los gendarmes encontraron en su casa una increíble cantidad de papeles sobre Benedicto XVI, las rivalidades en el Vaticano, el banco del Papa IOR (Instituto para las Obras de Religión), pero también sobre la logia masónica P2, casos de espionaje, esoterismo, yoga o budismo y sus relaciones con el cristianismo. Entre los documentos que se le secuestraron a “Paoletto” había un cheque por valor de 100.000 euros donado por la Universidad Católica de Murcia al Papa.

CONDENA E INDULTO

Gabriele fue condenado en 2012 a un año y medio de prisión por el escándalo de Vatileaks, tras un proceso exprés desarrollado entre el 29 de septiembre y el 6 de octubre de 2012.

El caso de la fuga de documentos confidenciales del Vaticano y de la detención y condena del mayordomo personal de Benedicto XVI, reveló las fuertes tensiones en la Iglesia entre conservadores y progresistas, tradicionalistas y modernistas, y partidarios de la transparencia y del secreto.

Indultado después de haber pasado 117 días detenido, Gabriele guardó silencio hasta el final de su vida sobre las verdaderas razones de su actitud traicionera. Tras el indulto, el Vaticano le garantizó un trabajo estable en el hospital pediátrico Bambino Gesù, gestionado por la Santa Sede.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla