Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
El doble comando de La Cámpora y los intendentes genera tensiones en Diputados

Máximo Kirchner controla sillones claves y se complica la convivencia en el Frente de Todos. Tironeos y designaciones frenadas

El doble comando de La Cámpora y los intendentes genera tensiones en Diputados
José Maldonado

Por: José Maldonado
jmaldonado@eldia.com

16 de Febrero de 2020 | 03:55
Edición impresa

Con apenas dos meses de rodaje, el acuerdo político que firmaron en diciembre Máximo Kirchner con un sector de intendentes y Sergio Massa para el control de la Legislatura ya está generando tensiones que tienen como escenario principal la Cámara de Diputados.

Después de un debut intenso, con un fin de año agitado por el tratamiento de las emergencias y la Ley Fiscal, en las últimas semanas y con clima de receso de fondo, en Diputados comenzó a funcionar, con ruidos, el acuerdo que tiene como principales protagonistas a La Cámpora, a Martín Insaurralde y al Frente Renovador de Massa.

A ese esquema se suma otro actor de peso: Carlos “Cuto” Moreno, que se posicionó como el principal referente del gobernador Axel Kicillof en la Legislatura después de la salida de Teresa García, quien dejó el Senado para ir al Ejecutivo.

El histórico diputado kirchnerista se quedó con la Vicepresidencia, uno de los dos comandos que manejan el cuerpo. Desde allí, controla y dispone movimientos administrativos de la Cámara a la par que, Federico Otermín, el hombre que Martín Insarurralde impulsó a la política y ubicó en la Presidencia de Diputados, el premio mayor en el reparto.

En la nueva etapa que se abrió en diciembre pasado, otro de los hombres fuertes en la estructura de poder de la Legislatura es Facundo Tignanelli. El diputado de La Matanza es hoy el principal referente de La Cámpora en la Cámara baja. Tignanelli fue ascendiendo en los últimos años escalones dentro de la agrupación kirchnerista, primero de la mano de Andrés “Cuervo” Larroque y después como hombre de confianza de Máximo Kirchner, que lo ubicó en la presidencia del bloque de Frente de Todos tras desplazar a Florencia Saintout.

Además de controlar la presidencia del bloque del peronismo unificado, Máximo Kirchner también se quedó con otros casilleros claves, como la Secretaría Legislativa, donde ubicó a Mauricio Barrientos, y la Secretaría de Modernización, que quedó para el platense Martín Alaniz. Desde allí, vigila de cerca los movimientos de Otermín.

Con tantos actores de peso, el funcionamiento interno de la Cámara no termina de acomodarse. Por ahora, impacta en movimientos administrativos (como designación de personal y cambio de categorías para empleados), pero a futuro amenaza también con afectar la convivencia en el bloque del Frente de Todos de cara a la próxima gran parada en la agenda legislativa, el tratamiento del Presupuesto, que arrancará a fines de marzo.

Hubo, dicen, un primer choque por un expediente para contratos de personal que se inició en la Secretaría Administrativa impulsado por Otermín y un grupo de intendentes y que luego fue “volteado” por orden de “Cuto” Moreno. El episodio fue, acaso, uno de los que en las últimas semanas generó malestar y muchos ruidos entre los intendentes.

“Yo estoy acá para cuidar al ‘pibe’”, es la frase que repitió varias veces “Cuto” Moreno en estos últimos meses en los pasillos y despachos de la Cámara en referencia a su rol como “delegado” de Kicillof en el cuerpo.

Fuera de micrófono, son varios los diputados que empezaron a apuntar a la Gobernación con malestar. A Kicillof le reprochan el estilo con el que condujo la primera gran negociación con Cambiemos, por la reforma impositiva, de la que la oposición salió fortalecida por haber logrado hacer retroceder varias veces al Gobernador.

“NI UN CAFÉ”

“Todavía no nos llamaron de calle 6 ni para tomar un café”, dicen varios en el bloque oficialista, que también miran con recelo a la mesa chica de decisiones con poder de decisión y veto sobre cualquier movimiento que integran “Cuto” Moreno y Tignanelli.

Los que asisten por ahora como espectadores son los diputados de Cambiemos. Al bloque opositor le dieron, en el reparto de diciembre, una vicepresidencia primera de la Cámara que por primera vez tendrá “firma”, es decir, control sobre todos los movimientos administrativos y legislativos de la Cámara. El sillón fue para Adrián Urreli, hombre Néstor Grindetti.

En Cambiemos se quejan por la superposición de interlocutores. “En el Senado las cosas se mueven porque hablan con Magario. Acá para mover cualquier tema tenés que hablar primero con Tignanelli y después con ‘Cuto’ y con Otermín”, se quejan.

La pulseada tendrá un próximo capítulo en estas semanas, cuando avancen las negociaciones para la conformación de las comisiones. Por ahora, hay pocas pistas de cómo será el reparto, en medio del fuerte hermetismo con el que se mueven Tignanelli y Moreno. Para marzo, el esquema debería estar aceitado y funcionando para la próxima parada difícil para el oficialismo, como va ser el tratamiento del Presupuesto y, quizás, un nuevo pedido de endeudamiento que enviaría Kicillof.

La pulseada en el PJ comenzó a impactar sobre la designación de personal en los bloques

La oposición se queja por la “superposición” de interlocutores en el Frente de Todos

 

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Plan Básico
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$64.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla