Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Escombros: “Sembramos semillas, pensando que algún día crecerá un árbol y tendrá sus frutos”

Miembros fundadores del grupo nacido en los 80 que hizo arte de la solidaridad y el compromiso social, Héctor “Rayo” Puppo y Luis Pazos no pierden las esperanzas de que sus “señalamientos” sean advertidos y sirvan para crear un mundo un poco más justo

María Virginia Bruno

Por: María Virginia Bruno
vbruno@eldia.com

29 de Febrero de 2020 | 04:37
Edición impresa

Héctor “Rayo” Puppo y Luis Pazos todavía están conmovidos porque, el día de la inauguración de “Estética de la solidaridad”, la muestra con curaduría de Rodrigo Alonso que expone -en el Centro de Arte de la UNLP- obras claves del Grupo Escombros, que fundaron junto a otros artistas a fines de los 80 en medio de una crisis económica y política que parece haberse vuelto crónica, convocó a gran cantidad de curiosos jóvenes que lograron también conmoverse con sus producciones hechas mucho antes de que nacieran.

Es difícil, confiesan en diálogo con EL DIA, ensayar una respuesta y, de hecho, tratarán de esbozarla durante marzo cuando, todos los viernes a las 18, en la sala b del espacio cultural con entrada por 48 entre 6 y 7, propongan un encuentro de aprendizaje mutuo. “Vamos a aprender por qué reacciona la gente así, por qué se interesan en las producciones de artistas de más de 70 años, y seguramente ellos nos preguntarán a nosotros lo que quieran saber”, dice Pazos, sobre ese diálogo entre las obras por las que trazarán “una especie de ruta del conocimiento”. Y, en tono filosófico, advierte que “que no tengan miedo (de ir y preguntar), porque si hay un enemigo del hombre en general, ése es el miedo”.

Para Puppo hay algo del grupo que es una certeza, y es el qué y el cómo dijo lo que dijo.

“Las propuestas que generó Escombros a través del tiempo siempre están vigentes porque hablan sobre la destrucción del planeta, el poder contra el hombre, la injusticia, la corrupción, todos temas vigentes en la actualidad”, remarca el artista, citando como ejemplo obras que pusieron el foco en el agua contaminada del Riachuelo, hace más de tres décadas. “Pensamos en aquella época que en algún momento lo iban a limpiar y quizás hoy está peor que antes”, explica para dar paso al cómo de la cuestión: “Escombros, lo que hace, no es cambiar la realidad sino señalar las cosas que la sociedad tendría que ver, para que otros traten de encauzarlas”.

Así el objetivo de este grupo de “artistas de lo que queda”, que logró construir un espacio propio en el terreno del arte argentino con producciones mayormente efímeras pero de intenso impacto social: crear obras que den cuenta de la necesidad de un mundo más justo y una calidad de vida más equitativa.

“Trabajamos arrojando semillas, pensando que algún día crecerá un árbol y tendrá sus frutos, aunque no lo veamos nosotros; por ahí los hijos de nuestros de nuestros hijos lleguen a ver un mundo diferente”, se entusiasma Puppo.

Por eso, suma Pazos, esos señalamientos nunca fueron tibios, neutros. Para ellos el artista “es una especie de testigo que debe dar cuenta de todo lo que está pasando”, que debe “posponer la estética para mostrar el punto de vista de la ética”.

Precisamente fue esta concepción artística del artista lo que, en su momento, sedujo a Rodrigo Alonso, curador de exposiciones de arte contemporáneo en los espacios más importantes de Argentina y América Latina y en prestigiosas instituciones europeas, que sigue la carrera de Escombros desde 1999. A Alonso le resultó interesante “la forma en que conciben el trabajo del artista como ‘servidor público’, su mirada solidaria y su diálogo permanente con el contexto político y social desde un lugar muy propio, como la producción de objetos y la gestión de trabajos participativos”, entre otras características.

También se interesó en “su forma de trabajo abierta, sin individualismos, y con la flexibilidad suficiente para cambiar su composición de manera permanente”.

En este sentido, alecciona Pazos, “lo único permanente es el cambio”, lo que los llevaría a probar, hoy en día, si estuvieran planeando alguna acción, otras herramientas a la hora de contar.

“En este momento, estaríamos utilizando las nuevas tecnologías, reflexionando tal vez sobre las políticas del destino de la sociedad de otra manera, la forma en la que el coronavirus, por ejemplo, amenaza a la humanidad”, dice el artista conceptual, poeta y periodista; recordando sus primeros pasos con el grupo, donde Internet todavía era una rareza, y el mundo se entendía de manera analógica, entre “cartas y notitas que entregábamos en bares y librerías, diarios, radios y el famoso boca en boca”.

Ni mejor ni peor, “distinto”, dice en esta línea “Rayo” sobre las posibilidades de la virtualidad en el arte y negarlo, admite, sería cosa de necios. “Internet es un nuevo instrumento creado para el uso de la comunicación: en el fondo, todo lo que hacemos nosotros es comunicación, que es lo que queda en el ser humano: comunica lo que le pasa. Nosotros lo comunicamos a través del arte”, analiza el artista visual, también diseñador y publicista..

Aunque la producción de Escombros ha terminado, su historia es enorme y, por eso, se entusiasman con la posibilidad de sacar a pasear conceptos y reflexiones por la Provincia de Buenos Aires.

REPENSAR EL ARTE

Mientras tanto siguen repensando el arte y, para eso, admite Pazos, hay que comprender dos cambios fundamentales.

“El espectador tiene que empezar a trabajar, a entender lo que el artista propone. Ya no está el cuadro para ser contemplado. El cuadro, la escultura, está para pensar”, sentencia, convencido de un rol que dejó de ser pasivo.

¿Y el artista? “Nosotros no aceptamos que no de su visión de la realidad en el que momento en que actúa. Tiene que tener un compromiso real. Tiene que renovarse”.

Para Escombros, el arte contemporáneo tiene dos características con las que no han comulgado nunca: “una es el monumentalismo, cosas enormes; y otra el show, el espectáculo de todo lo que está pasando”. Prefieren lo “chico” en envase pero grande en reflexión.

Porque hay cosas chicas que pueden calar hondo. Menos es más.

En ellos, estas acciones que han realizado, en su mayoría en La Plata, han hecho mella.

“Yo creo que muchas estas obras nos dolieron profundamente. Pero el mismo arte que te hiere, te sana, te cura”, reflexiona Pazos.

Un buen ejemplo es “Sutura”, la obra que presentaron en el marco de Ciudad del Arte (1989), una convocatoria abierta a todos los artistas que quisieran mostrar lo que producen (participaron 1000), sin filtros ni selección de ningún tipo, con el fin de crear una ciudad utópica-creativa, que se realizó en una cantera abandonada de Hernández a la que asistieron diez mil personas: un tajo en la tierra de 30 metros de largo, cosida con soga de barco, una metáfora con múltiples significados que aún hoy resuenan.

“Una grieta enorme, que antes de coserla, se desparrama por todos lados”, explica Puppo la obra que fue elegida para ilustrar la tapa del libro del “Nunca más” y que en Brasil, por ejemplo, fue usada por uno de los diarios más importantes para graficar la Cicatriz cultural de América Latina.

“Hoy, treinta años después, tiene mucha vigencia: una grieta enorme, que sutura, que sangra siempre, por todos lados”.

“Muchas de estas obras nos dolieron profundamente. Pero el mismo arte que te hiere, te sana, te cura”

Luis Pazos

Para agendar
La muestra “Estética de la solidaridad”, del Grupo Escombros, se puede recorrer de martes a domingo en la sala b y vidriera del Centro de Arte de la UNLP, 48 entre 6 y 7, de 10 a 19, con entrada gratuita. Los viernes de marzo, a las 18, los artistas ofrecerán un recorrido guiado.

“Lo que hace Escombros es señalar las cosas que la sociedad tendría que ver, para que otros traten de encauzarlas”

Héctor “Rayo” Puppo

 

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

“rayo” puppo y luis pazos repasan parte de la historia del grupo que crearon en 1980 y con el que hicieron arte “de lo que queda” / gonzalo calvelo

“Sutura”, presentada en Ciudad del arte, una obra que sigue vigente

Escombros, en una acción solidaria: enterrando perros callejeros

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Plan Básico
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$64.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla