Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Contigo pan y barbijo, la pareja en cuarentena: ¿Gota que rebalsa el vaso o mejora la relación?

Contigo pan y barbijo, la pareja en cuarentena: ¿Gota que rebalsa el vaso o mejora la relación?
Hipólito Sanzone

Por: Hipólito Sanzone
hsanzone@eldia.com

10 de Abril de 2020 | 12:38

Él es algo desordenado, más bien del tipo de distraído que no llega a la falta de higiene pero que suele caer en olvidos que molestan. Ejemplo: las migas que deja sobre la mesada después de cortar pan para hacerse un sándwich. Ella es más puntual a la hora de la limpieza pero tiene "fallas" que el otro no puede entender como olvidarse algunos alimentos fuera de la heladera.

Son ejemplos de cuestiones que hasta ahora no les habían movido demasiado la aguja que les mide la tolerancia y acaso la razón sea que en tiempos "normales" se ven entre 6 y 8 horas diarias,  porque ambos tienen ocupaciones que les llevan casi todo el día, mientras que en los "findes" siempre tienen algo que hacer, para disfrutar de un tiempo que esperan toda la semana y entonces,  no hay mucho margen para el conflicto. 

Pero ahora la cosa es diferente: ya no son las dos horas del desayuno, el encuentro ocasional  del mediodía y las cinco o seis horas después del regreso a casa con la cena, la charla de sobremesa y a veces el compartir una película. Ahora es 24 por 24. Y las migas  que él deja sobre la mesada de la cocina a ella ahora le parecen miles de desechos químicos y el queso que ella olvida un rato fuera de la heladera a él ahora le cae como un atentado criminal a la cadena de frío.

Son postales de una convivencia en cuarentena, de cómo la realidad de la pandemia puede sacudir la armonía de la pareja y de cómo esas situaciones pueden disparar conflictos mayores, incluso para forzar a decisiones impensadas. Porque de esas cuestiones domésticas,  en cuartenena, es más fácil pasar a las "de fondo".

¿Cómo la están pasando los platenses en cuarentena y cómo se refleja en la consulta clínica a los psicólogos que están atendiendo por internet?. Lo primero que se tiende a pensar es que la cuarentena puede aumentar la frecuencia del sexo en pareja. Y ya por estos días va tomando forma la leyenda urbana de que dentro de 9 meses empezarán a nacer los "hijos de la pandemia", como si se tratara de aquellos pic nic del Día de la Primavera.

UN DESAFÍO PSÍQUICO

Desde su sillón virtual, la Licenciada en Psicología Gabriela Bravetti (clínica vincular con adolescentes, adultos, parejas y familias- MAT 51466) considera que"la situación de cuarentena es en sí misma  un gran desafío psíquico, individual y vincular. Por lo tanto es lógico que impacte en la pareja de  diferentes modos". A la hora de responder si después de la cuarentena habrá más o menos parejas rotas, la especialista sostiene que "no podríamos anticiparnos a que cada pareja lo vivirá con un signo de dificultad o incremento del malestar y conflicto. Porque dependerá de muchos factores. Cómo cada pareja organice el funcionamiento en el espacio habitado en común que se ha vuelto obligatorio para todos, tanto en la pareja como la familia".

En ese sentido Bravetti califica como "uno de los grandes retos"  la reorganización del espacio interno,  del espacio psíquico y el tiempo compartido en la pareja. "Más allá del condicionamiento espacial que supone el estar dentro de su hogar, el quedarse en casa, uno de los grandes retos podrá ser la reorganización del espacio interno,  del espacio psíquico y el tiempo compartido en la pareja. Podrá incrementarse la necesidad de organizar rutinas que contemplen el espacio privado, tanto de ocio como de trabajo , en tiempos de home office y simultaneidad de funciones y tareas. Mientras la vida laboral es uno de los grandes sostenes de energía psíquica y social en la vida adulta, vivir estos tiempos donde se comparten horarios, recursos, espacio físico, puede llegar a ser agotador , y requerirá de creatividad y mucha comunicación para que cada integrante de la pareja pueda sostener su espacio personal".

LOS TEMORES, EN PALABRAS

La psicóloga marca una diferencia entre las parejas "solas" y las con hijos. Y considera que "en el caso de parejas con hijos, muchos acostumbrados a la repartición de tareas y postas de horarios, se suma entonces explícitar y re acordar normas de funcionamiento familiar que contemple tanto la asimetría parental , como la semejanza en necesidad de tener todos tiempo a solas y posibilidad de procesar esta realidad incierta y desafiante". "Así como individualmente estamos compelidos a “aprovechar “ el tiempo de cuarentena (cursos, lecturas, etc) , la pareja puede sentir que está “obligada” a estar más junta y deseante que antes, y esto podría o no ser así . Los niveles de preocupación ( salud, económicos, familiares) están presentes de diferente forma y se podrán expresar también como desencuentros. Lo importante de subrayar es que así como la cuarentena en algún momento pasará , también hay que pensar que si surgen conflictos habrá que pensarlos en términos de esta coyuntura, y poder poner en palabras temores, diferencias y necesidades  será un recurso para repensar la pareja a posteriori", señaló ante la consulta de EL DIA.COM.

Otro especialista consultado admitió, en tanto, que de acuerdo con la experiencia de la clínica virtual de estos días, hay pacientes que han reaccionado de diferentes maneras.  "Un par de ataques de pánico, pero hay quienes están hasta entusiasmados con la cuarentena", señala.

NO HAY MAL QUE POR BIEN NO VENGA

"No hay mal que por bien no venga", es la frase doméstica a la que echa mano Carlo Ravassi, doctor en Medicina, especialista en Psiquiatría y Psicología y especialista en Sexología Clínica (M.P.: 18.354-M.N.: 69.252) ante la consulta de EL DIA.COM sobre el impacto que la cuerentena puede tener en la sexualidad de una pareja. "Es evidente que bajo el punto de vista psicológico y sexológico la cuarentena nos plantea una situación drmática compleja e  incierta. Y esa increditumbre tiene que ver con la duración de la pandemia y repercute sobre el trabajo de las personas, la dificultad para completar tareas diarias, la distancia con los seres queridos, el sentirse enjaulado, aburrido", señala Ravassi. Y a esos condicionamientos agrega "el bombardeo de noticias angustiantes".

"Es increible como se nos ha relevado esta situación. Lo hablamos permanentemente en estos días con amigos, colegas. El stress informativo genera una gran angustia y un factor de riesgo en la salud mental colectiva". Más allá de mostrarse a favor del distanciamiento social como herramienta contra la propagación del virus, Ravassi señala que la cuarentena, sin embargo, "nos obliga irremediablemente a reprimir nuestras necesidades de cercanía y relación y allí es cuando nos demanda reconceptualizar nuestra vida sexual".

Y en ese contexto considera que "del mismo modo la percepción del bienestar y la búsqueda del equilibrio deberían ser un parámetro clave en la sexualidad de una persona y su relación íntima con su pareja. La clave entonces es escuchar nuestras emociones y entender que el tiempo que nos ofrece la cuarentena pueda disparar para diferentes lados". Para Ravassi, la cuarentena entonces es "el momento de escucharnos, de escuchar experiencias, deseos, fantasías, algo que hasta nos puede abrir a un nuevo porencial en la intimidad y la comprensión erótica de la pareja".

HACIA UNA NUEVA COMPLICIDAD EROTICA

"Es un buen tiempo para la renovación" insiste el especialista. 

"Dicho de una forma simple, se trata de aprovechar el no hay mal que por bien no venga. Y entonces, si las condiciones de base están dadas, es el momento en que la pareja puede hacer una renegociación que permita mejorar la relación íntima".

La idea de Ravassi es que esa renegociación permita "hacer la relación más variada, con más impulso, por supuesto teniendo que enfrentar los problemas lógicos del ámbito en el que se convive, sobre todo cuando está la presencia de hijos que pueden condicionar los momentos de intimidad". Pero Ravassi advierte que ese camino hacia una nueva relación de sexualidad y erotismo en la cuarentena dependen "la base".

"Si la pareja enfrenta la cuarentena con una buena base psicoafectiva previa será de una manera pero si la base ya era mala, el aislamiento social será un catalizador de destrucción de una pareja, un acelerador de los problemas que ya tenía", señala. "Pero -marca Ravassi- hay parejas que enfrentan la cuarentena en un estado no tan malo ni tan bueno respecto de la base psicoafectiva. Y lo que tienen es una situación de aburrimiento,  de rutina donde ahí lo que será clave es la resilencia individual, el poder desarrrollar recursos que hasta les hayan estado desconocidos. Dicho de otra forma, desarrollar una mayor capacidad de tolerancia, de comunicación constructiva y todo eso puede redundar en una renovación de los acuerdos en el erotismo. Una forma de consolidar una nueva complicidad en la intimidad sin invadir al otro, por supuesto. En síntesis: un trabajo en equipo".

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla