Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
La cuaretena provocaría la mayor caída anual de contaminación en la historia

La cuaretena provocaría la mayor caída anual de contaminación en la historia
9 de Abril de 2020 | 17:16

Como resultado de la pandemia de coronavirus y la orden de aislamiento en muchas partes del mundo, provocó que la contaminación del aire disminuya drásticamente y la pandemia podrìa conducir a la mayor caída anual de emisiones jamás registrada.

Carbon Brief, un sitio de noticias ambientales con sede en el Reino Unido, analizó los datos y publicó un análisis que descubrió que la pandemia podría causar emisiones de carbono que podrían hundir 1.600 megatones este año. Eso es equivalente a sacar de las rutas a más de 345 millones de automóviles y sería la mayor caída anual de emisiones jamás registrada. 

A su vez, la actividad industrial se ha desacelerado, lo que resulta en una baja en la demanda de energía en 16 años, informó la agencia Reuters, lo que marca otra forma en que la contaminación por carbono se está reduciendo. El mundo se ve muy diferente de lo que era a principios de año.

Sin embargo, la caída de las emisiones aún está muy lejos de lo que debe suceder para evitar un cambio climático peligroso. El análisis de Carbon Brief muestra que para evitar el calentamiento catastrófico, necesitamos reducir las emisiones globales en 2,200 megatones de dióxido de carbono al año durante la próxima década para tener una buena oportunidad de limitar el calentamiento a 1.5 grados Celsius (2.7 grados Fahrenheit) por encima de pre-industrial niveles.

Eso requeriría sacar más de 475 millones de automóviles de la carretera cada año. O consumiendo 5 mil millones de barriles menos de petróleo. Hacer lo que sea necesario para llegar allí es el objetivo. Desafortunadamente, la actual caída de las emisiones impulsada por la pandemia es lo más cerca que hemos estado de reducir las emisiones porque nuestros líderes mundiales se niegan a tomar en serio la gravedad de la crisis climática.

Tratar con un virus altamente contagioso no es un sustituto para elaborar un plan climático significativo. Tampoco es sostenible. La Administración de Información de Energía de EE. UU. Publicó un pronóstico a principios de esta semana de las emisiones de dióxido de carbono relacionado con la energía caerán a 7,5 por ciento en 2020 en comparación con 2019. Sin embargo, también espera que las emisiones aumenten en 2021 en un 3,6 por ciento a medida que la economía mundial se recupere un poco.

EL HIMALAYA, VISIBLE DESDE LA INDIA POR PRIMERA VEZ EN 30 AÑOS

En muchos lugares del mundo las industrias se han detenido por las órdenes de confinamiento por coronavirus COVID-19. Esta decisión tabién ha provocado que las emisiones de empresas y personas disminuyan durante las últimas semanas.

Una muestra de ello es que en India se ha producido algo raro, pero positivo. En la ciudad de Jalandar se ha podido ver la montaña Dhauladhar, que es parte de la cadena montañosa del Himalaya, a 230 km de distancia. Esto no ocurría desde los años de la Segunda Guerra Mundial, en la década de 1940, según medios locales.

El Himalaya es una de las cordilleras más conocidas del mundo, ya que tiene varias de las montañas nevadas más altas del mundo, entre ellas la más grande: el monte Everest.

Varios habitantes y fotógrafos usaron las redes sociales este jueves para dar a conocer la noticia.

EN ARROYOS DE LA PLATA SE VEN PECES Y HASTA TORTUGAS DE AGUA

La retracción de los humanos a sus hogares y el parate de la maquinaria industrial, todo a obligación por el avance del coronavirus Covid-19, ha provocado una inmediata reacción en el reino animal y no pocas especies han comenzado a ocupar territorios que hasta hace algunas semanas eran de dominio de las personas o bien estaban viciados de contaminación.

Son numerosos los ejemplos que en ese sentido se vieron en el mundo en esta época de pandemia. Pero para no ir tan lejos basta con contemplar por estos días la presencia de peces en el Riachuelo o, más acá, lo que comenzó a ocurrir en los arroyos del Partido de La Plata y alrededores: cursos de agua dulce hartos contaminados ahora beneficiados tanto por el cese de las actividades industriales como por la ausencia de las personas, reflejan cierta recuperación de sus ecosistema y en cuestión de unos pocos días comenzaron a ser recorridos por distintas especies del ambiente acuático

En nuestra ciudad los vecinos se sorprendieron por la presencia de peces en lugares donde hasta hace poco era casi imposible, como en el Arroyo del Gato a la altura de 7 y 511, donde las aguas recibían permanentemente fluidos contaminantes de industrias de la zona; en el Arroyo Rodríguez en cercanías de Camino Belgrano y 482; y en el Arroyo Carnaval en proximidades de Camino Centenario y 554. Incluso en una desembocadura de Boca Cerrada, en Punta Lara, sorprendió a especialistas la inusual presencia de tortugas de agua.

Un platense experto en el comportamiento de los peces, el Dr. en Ciencias Naturales Darío Colautti, miembro del Instituto de Limnología de la UNLP-Conicet, remarcó en diálogo con eldia.com que este fenómeno detectado en plena cuarentena se produce porque "los peces, sobre todo los que son muy móviles, recorren el agua, se asocian, y si no encuentran impedimentos, ellos avanzan". 

"La presencia de los peces, ahora, son el reflejo del impacto negativo del arroyo", afirmó.

Precisamente sobre esos impedimentos que señala, el investigador sostuvo que "evidentemente los peces se han animado en estos arroyos, que están muy impactados por una zona urbanizada con mucha actividad industrial y mucho vuelco de sustancias nocivas".

"La actividad productiva se ha visto disminuida por el tema de la cuarentena y los vuelcos de sustancias nocivas han acompañado este proceso", amplió.

Este fenómeno que se produce en La Plata y que desde hace algunos días también puede observarse en el Riachuelo -curso que atraviesa parte del Conurbano Bonaerense y la capital federal y desemboca en el Río de La Plata-, se extiende sobre todo a las zonas costeras, por ejemplo "en el Río Paraná, en Paso de la Patria, y en otros lugares", sostuvo Colautti.

En ese sentido, señaló que los cardúmenes comenzaron a aparecer particularmente en lugares donde los humanos "generamos los mayores disturbios por la navegación, la pesca, el turismo, la presencia de bañistas, áreas que, ahora en condiciones prístinas, los peces las habitan dada la calma eventual que se da por el coronavirus, ya que la presencia humana disminuyó notoriamente".

Y añadió: "Ellos (los peces) son habitantes del río y necesitan de todo el ecosistema para desarrollar su ciclo de vida. Así han evolucionado. La presencia del hombre no atentó del todo, ellos igual viven, pero ahora empiezan a utilizar esos ambientes y se acarduman".

En torno a este fenómeno que no para de sorprender en todo el mundo y que en este caso le toca contemplar a los habitantes de La Plata, el investigador reflexionó: "Tenemos que darnos cuenta de qué manera nuestra actividad afecta al funcionamiento de los ecosistemas naturales de los cuales nosotros somos parte; tomar conciencia y ser más amigables con el planeta, porque al ser parte de él todos los efectos negativos impactan de una manera a otra: a nivel sanitario, en la producción, en las pérdidas económicas y en innumerable cantidad de cuestiones".

"Pensando en el hoy, debe desarrollarse un crecimiento en armonía con el ecosistema, que nos sostiene a nosotros también", finalizó.
 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla