Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $104,89
Dólar Ahorro/Turista $173.07
Dólar Blue $191,00
Euro $121,09
Riesgo País 1638
Policiales |Tierra arrasada
La otra pandemia del Conurbano: en trece horas, tres jóvenes asesinados en asaltos

En Quilmes, un chico de apenas 17 años murió tras ser apuñalado por delincuentes que quisieron robarle la bicicleta camino a la escuela. Detuvieron a dos sospechosos, ambos con antecedentes. El caso se sumó al crimen del comerciante platense y al de un policía

14 de Octubre de 2021 | 01:55
Edición impresa

Los homicidios dolosos en la provincia de Buenos Aires registran una tasa de 5,36 casos cada 100.000 habitantes. En 2020, el año de la pandemia, 941 personas fueron asesinadas en ese territorio, apenas 9 menos que en 2019. Números que sirven para estadísticas, aunque detrás de cada uno hay un nombre y una historia.

Como la de Lucas Iván Cancino, un chico de 17 años que quería ser ingeniero y ayer a la mañana fue asesinado por ladrones que lo atacaron a cuchilladas cuando salió de la casa de sus abuelos rumbo a la escuela a la que no pudo ir durante casi un año y medio. O la del subcomisario Rodrigo Guillermo Becker, de 41, ejecutado a tiros por motochorros que le quitaron su Honda XR 250. Y, claro, la de Gonzalo Refi, el comerciante platense de 32 años que fue fusilado el martes por asaltantes que, al parecer, lo engañaron y le pegaron dos tiros en la cara, sin darle chance a nada.

En apenas 12 horas la inseguridad terminó con estas tres vidas en el cordón más violento del conurbano bonaerense, donde cada vez más seguido resuenan las palabras que decenas de vecinos gritaron ayer en una esquina de Quilmes, con la esperanza de que alguien, alguna vez, las escuche de verdad: “seguridad” y “justicia”.

Lucas

El caso de Lucas, que casi no registra antecedentes, sucedió a las 7.50 de ayer enEzpeleta, partido de Quilmes, poco después de que salió de su casa de Combate Naval de Quilmes, entre Lugones y Ascasubi, para ir a la escuela en la bicicleta que su mamá le había regalado hace un mes. A 120 metros de allí otro joven lo increpó para que se la diera. Y él acató. ¿Por qué lo apuñaló en el tórax, entonces? Nadie sabe. El criminal escapó corriendo después de que un compinche le gritó que lo hiciera, la bici quedó tirada y Lucas caminó como pudo hasta la casa de su abuela, quien lo vio llegar malherido y desplomarse en la vereda, donde murió.

A pocas cuadras fueron detenidos dos jóvenes de 19 y 20 años apodados “Convulsión” y “El Verde”. El supuesto autor material del crimen fue identificado como Rodrigo Rivas (19), en cuya casa secuestraron una “campera negra” y “una remera clara” que, siempre según la versión policial, coincidiría con la registrada por una cámara cercana al lugar del hecho. En el allanamiento detuvieron a una tercera persona, aunque sólo para identificarla, ya que no habría tenido ninguna participación en el homicidio.

Mientras eran trasladados a la comisaría Primera de Quilmes, un pequeño grupo de vecinos abucheó al ministro de Seguridad Sergio Berni, quien en conferencia de prensa reveló que uno de los sospechosos había estado preso solamente “cuatro días” tras otro robo y apuntó contra la Justicia por su liberación.

“Por lo que he hablado con un testigo, ni siquiera hubo una resistencia, fue casi como una intencionalidad de matar. Matar por matar”, sostuvo Berni. Dardo, un vecino del Barrio Naval de Ezpeleta, fue testigo de la secuencia final del hecho: “Estaba saliendo de casa con mi nieta y vi que un chico salió corriendo y otro se iba con una bicicleta para el lado de la casa”, contó el testigo, quien agregó que el delincuente “no era muy alto” y explicó que vio cómo el adolescente llegó malherido a la puerta de su vivienda, donde “hizo un movimiento como si quisiera buscar unas llaves debajo de la reja, como si se le hubiera caído algo que quiso recuperar”. La causa quedó a cargo de la fiscal Gallo, de la UFI 4 de Quilmes.

Lucas se había anotado en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) para seguir la carrera de ingeniero civil.

Rodrigo

El subcomisario Rodrigo Guillermo Becker (41) fue asesinado a tiros a las 21.30 del martes en Bolivia al 3000, casi Bartolomé Mitre, en Caseros (partido de Tres de Febrero), por dos delincuentes que le robaron la moto y su arma reglamentaria.

Becker, que trabajaba en la División Sumarios y Brigadas de la Comisaría Comunal 9 de la Policía de la Ciudad, fue abordado cuando salió a pie de su domicilio con la moto Honda Tornado Xr 250, la dejó en la vereda y regresó un momento sobre sus pasos hacia la vivienda. Tenía dos cascos, porque al parecer iba a buscar a un familiar o estaba por llevar a alguien. En ese momento llegaron dos asaltantes armados en otra moto, uno de los cuales se bajó y se acercó a la Honda del policía para llevársela.

Lucas se había anotado en la UNLP para estudiar la carrera de ingeniero civil

En esas mismas circunstancias extrajo un arma y atacó al subcomisario, situación a la que se sumó el otro asaltante, que también bajó de la moto armado y disparó. Becker recibió al menos tres impactos en el tórax y quedó tendido en la entrada a su domicilio, muy grave, mientras que los delincuentes huyeron en su moto, luego de que uno de ellos regresó hacia la víctima y le robó el arma reglamentaria, confirmaron las fuentes. Los criminales dejaron abandonada la moto Honda Cb190 en la que llegaron: había sido robada el sábado a otro joven, en la zona de Villa Sarmiento, en Morón.

El subcomisario fue trasladado al hospital Ramón Carrillo de Ciudadela, donde falleció a los pocos minutos. Por el homicidio fueron detenidos dos sospechosos: Luis Miguel Escobar (21), alias “Luisito”, atrapado en el barrio Ejército de los Andes (“Fuerte Apache”), y Federico Agustín García Azrun (24), quien habría vendido el vehículo tras el asalto, según fuentes policiales.

Becker estuvo 17 años como Principal en la Policía Federal y otros cuatro años y medio en la Policía de la Ciudad. Estaba casado y tenía tres hijas.

Gonzalo

Tres horas antes, Gonzalo Refi fue emboscado por al menos tres criminales que lo habrían citado en una esquina de Gerli con la excusa de comprar placas de video utilizadas para minar criptomonedas.

Como se informó en la edición de ayer, fue en la calle Honduras al 1600, en el partido de Lanús, donde el comerciante platense intentó escapar en su automóvil Audi S3 y fue atacado a tiros. A los pocos metros chocó contra otro auto y murió, con al menos dos disparos en la cara.

Según el relato de un testigo, dueño de uno de los autos colisionados por el vehículo de la víctima, los ladrones no robaron ninguno de los productos tecnológicos que trasladaba Refi. Por el caso, anoche detuvieron a un sospechoso (ver aparte).

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

La bicicleta en la que Lucas iba a la escuela y quisieron robarle. Su mamá se la había regalado hace un mes/télam

Lucas cancino tenía 17 años y murió en los brazos de su abuela

Rodrigo becker era policía de CAba. Tenía 41 años y tres hijas

Gonzalo refi se dedicaba al comercio. Tenía 32 años

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla