Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $106,41
Dólar Ahorro/Turista $175.58
Dólar Blue $201,00
Euro $120,00
Riesgo País 1878
Espectáculos |EN DIÁLOGO CON EL DIA
Maru Ozafrain: la chica de los mil proyectos

Autora, dramaturga, actriz, directora y coordinadora de un espacio teatral, tiene 27 años y una obra en ebullición permanente

Maru Ozafrain: la chica de los mil proyectos

Ozafrain y Taylor en “Insomnio”, una de sus obras “hijas” de la pandemia

María Virginia Bruno

Por: María Virginia Bruno
vbruno@eldia.com

23 de Octubre de 2021 | 02:51
Edición impresa

Sin contar “Bicha”, la comedia de terror que creó y estrenó de manera virtual el año pasado, Maru Ozafrain (27) encara en paralelo siete proyectos teatrales que la tienen en alguna -o varias- de sus múltiples facetas. Dramaturga, directora y actriz, además de escritora y coordinadora de un espacio teatral, esta joven artista platense vive un presente de ebullición creativa.

En diálogo con EL DIA, dijo que este momento de tanta actividad, al que llegó tras el parate involuntario al que todos nos vimos arrastrados, lo sintió como “abrir una canilla” de la que emergió “todo lo que estuve planeand y gestando durante todos estos meses donde yo estuve sola con mi cabeza, con mis problemas”. Y que si bien “fue durísimo, porque no tuve trabajo, y ví cómo colegas cerraban sus espacios y tenían problemas muy grandes”, le sirvió también para frenar y recalcular.

“Me paré enfrente del espejo y me vi. Creé mucho, volqué todo eso que me estaba pasando en la escritura y hoy tengo un montón de material para montar”, manifestó.

Uno de esos materiales fue “Insomnio”, la obra basada en el cuento homónimo con el que, en 2019, ganó el segundo puesto en el Concurso Nacional de Narrativa Breve de la Universidad Notarial.

Esta obra no sólo cuenta con su dirección sino, además, con su actuación porque al estar escrita “desde una perspectiva muy íntima y personal”, sintió que era su voz la que necesitaba estar en escena literalmente.

“Si bien es ficción, y las actuaciones en cierto punto tienen un tinte grotesco, no estamos hablando de biodrama o de la no actuación. Sí lo que estamos diciendo nos interpela, como actrices, como dramaturga, como directora e incluso como coordinadora de un espacio teatral, en donde estoy en contacto todo el tiempo con el arte, grupos y artistas que luchan todo el tiempo con el fracaso, reflexionando sobre qué estamos haciendo acá, haciendo teatro por dos mangos”. El nombre de la pieza hace referencia “a esos pensamientos que no nos dejan dormir como artistas en la noche”, explicó.

Egresada de la Universidad Nacional de las Artes con el Título Licenciada en Artes Dramáticas, Maru sintió durante el encierro que tenía que ponerle el cuerpo y salir a dar batalla con un texto que “hace participativas a otras referentes artísticas de la ciudad”, para marcar el valor que la mujer debería tener en el arte.

La idea de Ozafrain, que en escena está acompañada por la actriz y bailarina Melisa Taylor, era “exponer qué pasa con el rol de las mujeres en el arte, y de los artistas en general también, qué nos pasa hoy en día con esta realidad que a la vez es virtual, porque es la virtualidad la que nos come un poco como artistas. Qué pasa con el arte cuando se replica, cuando se hace virtual, ¿sigue siendo arte? Qué pasa con los artistas detrás de esas ideas que se han viralizado tanto”.

“Insomnio”, que cerró anoche un exitoso ciclo de presentaciones en el espacio que coordina Ozafrain -Teatro Abierto, 63 entre 3 y 4-, volverá próximamente a la cartelera.

ENTRE 2072 Y 3000

Formada con Mariela Asensio, Pompeyo Audivert, Blas Arrese Igor, Mariano Tenconi Blanco y, entre más, Guillermo Cacacce, a los 24 años escribió y dirigió su primera obra, “Infiel, a costa de la cordura”. Un doble rol que repetiría un año después con “2072”, que fue ganadora del concurso de la Comedia Municipal en 2019 y que, desde entonces, continuó presentándose con gran convocatoria. De hecho, el viernes próximo tendrá una función en el Pasaje Dardo Rocha, a beneficio de la organización Movida de Locos. En esta obra, Ozafrain propone un viaje galáctico de cuatro mujeres que intentan salvar el planeta Tierra, una travesía que les servirá para conocerse y desconocerse, unirse en su diversidad e intentar llegar aún sin saber si el destino existe.

Y el viaje hacia el futuro continúa en la obra de Ozafrain con “La Romanza”, otra hija de la pandemia que estrenará el año que viene. Se trata de un unipersonal -formato que se adaptaba mejor a las limitaciones de esta nueva normalidad- en el que habita una mujer que sobrevivió al fin del mundo y cuya única compañía es una vaca. La pieza, atravesada por un tono apocalíptico, narra el “vínculo de esa mujer con su vaca frente a esa realidad en la que no está sola: ella es un objeto del Estado que la oprime”.

La característica que más le entusiasma a la autora sobre este material es Gilda, nuestra “diosa pagana” que logra perdurar en el paso del tiempo y cuya música será cantada y bailada en escena por Melisa Taylor, protagonista de “La Romanza”, el nombre de una canción de cuna que la mujer le canta a su vaca.

¿Por qué le interesan a Ozafrain estos mundos futuristas y distópicos? “Muchas veces pienso que cuanto más artificio tiene una historia, más fácil es hablar de lo crudo y de lo que nos cuesta exponer. Tal vez por eso busco la ciencia ficción y el terror (...) Porque después de todo tenés que mostrar ficción, algo atractivo, divertido, atrapante y, sobre todo, distinto. Busco extrañar o enrarecer esa escena para que también dejemos de estar en nuestro mundo cotidiano y entremos en un mundo poético”.

Y aunque disfruta de dirigir sus propios textos también encontró placer en aportar su mirada a materiales ajenos. De hecho, el próximo fin de semana estrenará “Te invito a mi velorio”, el unipersonal de Silvia Pizio en el que dirige a Irene Bianchi. La obra, que se estrenará el próximo 30 de octubre a las 20 en Teatro Abierto y que seguirá en cartel durante todos los sábados de noviembre, plantea una fantasía que todos alguna vez hemos imaginado.

Consciente de que ha muerto, una mujer observa su velorio desde un no lugar, un espacio que no reconoce. De eso se trata esta pieza con la que buscan “sacarle un poco el tabú a la muerte, el miedo que se le tiene, la prohibición que le damos para hablar de ella”, anticipó sobre este material que se frenó por la pandemia pero que ahora ya está listo para salir a la cancha.

Pero hay más. Para el año próximo, Maru estrenará como directora dos obras: “Tercer perro”, de Mariela Anastasio, sobre “las adversidades de una pareja desde la perspectiva de la muerte de los tres perros”; y “Heredarás la sombra”, de José Supera, una pieza que “expone al hombre en su rol de opresor en todo lo que tiene que ver con el mundo de las finanzas”.

¿Qué le seduce de dirigir textos no propios? “Me gusta mucho dirigir porque es ponerle mi estilo a un trabajo que no es mío y que no podría haber hecho yo”. El desafío está en ver “cómo lo transformo en mi idioma, cómo poder encontrar mi propio lenguaje poético y el de los actores y de todas las personas que están trabajando conmigo en este momento para este texto que nos trajo este autor o autora”.

Para el año próximo, además, Maru tiene pendiente el estreno de una obra escrita y dirigida por ella sobre la inundación de La Plata, un material que incluye nueve artistas en escena con nueve historias enlazadas y en el que trabajaban antes de que se desatara la pandemia. Pero hablar de aquella tragedia, en medio de esta otra tragedia que todavía estamos atravesando, la hizo dudar. “Necesito que pase el tiempo”, remarcó.

Para Maru, que inauguró en marzo de 2020 su espacio teatral y a las semanas tuvo que bajar la persiana, “volver a la presencialidad fue como parir todas las cosas que se fueron gestando, tanto angustias como alegrías que nos fue trayendo este encierro”, y por eso vive con felicidad este regreso tan anhelado por todos. “Esperemos que esta sea la última vez que tenemos que volver a empezar”, concluyó la artista local, emocionada con el buen recibimiento que los espectadores le están dando a su sala.

“Me paré enfrente del espejo y me vi. Creé mucho, volqué todo eso que me pasaba en la escritura y hoy tengo un montón de material para montar”

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Ozafrain y Taylor en “Insomnio”, una de sus obras “hijas” de la pandemia

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla