Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $95,12
Dólar Ahorro/Turista $156.95
Dólar Blue $146,00
Euro $113,21
Merval 0,00%
Riesgo País 1517
Opinión |PANORAMA NACIONAL
El escándalo que pega en la línea de flotación del Gobierno

El vacunatorio VIP de Ginés afectó la credibilidad de la gestión de Alberto Fernández. El golpe se evidenció en la jura de Vizzotti en Olivos, donde no hubo discursos y se vieron caras serias

El escándalo que pega en la línea de flotación del Gobierno

La asunción de Carla Vizzotti fue en la residencia de Olivos /web

Mariano Spezzapria

Por: Mariano Spezzapria
@mnspezzapria

21 de Febrero de 2021 | 02:01
Edición impresa

La caída en desgracia de Ginés González García fue cantada muchas veces antes de que realmente sucediera. En plena pandemia, el peculiar estilo del ahora ex ministro de Salud había motivado a la Casa Rosada a marcarlo de cerca, particularmente en el ámbito de la comunicación. Al tiempo que el Instituto Patria kirchnerista seguía con recelo algunas amistades del experimentado funcionario, que por cierto van más allá de la grieta política imperante.

Por eso, la designación de Carla Vizzotti como sucesora de Ginés cayó como una fruta madura para Alberto Fernández. La rapidez con la que actuó el Presidente una vez que estalló el escándalo del vacunatorio VIP revela que ya había pensado el reemplazo en varias ocasiones. La hasta ayer secretaria de Acceso a la Salud elevó su perfil público apuntalando la gestión en la lucha contra el coronavirus y gestionó la llegada de la vacuna rusa Sputnik V.

La flamante ministra de Salud tiene terminales en el kirchnerismo, como lo prueba su participación en el viaje secreto que se hizo a Moscú bajo el ala política de Cristina Kirchner; y también en el albertismo, con llegada directa a la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra. El cargo que deja Vizzotti, en tanto, será ocupado por Alejandro Costa, otro funcionario de la cartera sanitaria nacional.

De ese modo, la mesa chica de la Casa Rosada busca quitarse de encima el estigma de que cada vez que se abre un espacio en el Gobierno, lo ocupan funcionarios cercanos a Cristina o a Máximo Kirchner. No obstante, la fulminante salida de Ginés deja abiertas las suspicacias que se dispararon sobre la supuesta intencionalidad política del periodista Horacio Verbitsky cuando comentó que se había vacunado por una gestión directa del ahora ex ministro de Salud.

CARAS LARGAS EN OLIVOS

La asunción de Vizzoti en Olivos se hizo en un acto que no contó con discursos oficiales ni con una posterior conferencia de prensa en la que el Gobierno diera alguna explicación de lo ocurrido con Ginés. Entre los funcionarios del Gabinete se entremezcló el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, pero la titular del Senado, Cristina Kirchner, siguió el entuerto a 2.750 kilómetros de distancia, en El Calafate.

En una estrategia de control de daños, desde la Casa Rosada dejaron trascender la frase “con la vacuna no se jode”, que atribuyeron al Presidente en los minutos de furia previos a la decisión de pedirle la renuncia a Ginés. Alberto Fernández también definió que su amigo el diputado Eduardo Valdés y el senador Jorge Taiana no participarán de la delegación que lo acompañará a México para la visita oficial que comenzará mañana.

Valdés y Taiana recibieron la vacuna Sputnik V en la secretaría privada de Ginés con el argumento de que viajaban a México y el protocolo de la Presidencia se los había indicado, pero así y todo los bajaron del avión. La diputada del PRO Carmen Polledo, invitada a la delegación, no recibió la misma sugerencia y Juntos por el Cambio decidió que no viajara. En México la situación sanitaria es delicada: el embajador Carlos Tomada acaba de salir de una internación a causa del COVID.

Además de ratificar la alianza estratégica con el presidente Andrés Manuel López Obrador, Alberto Fernández buscará en México confirmar el avance de la vacuna de AstraZeneca, cuya sustancia activa se elabora en la Argentina. En otro plano, resulta probable que el Presidente reciba algún cuestionamiento por las multas que el Gobierno aplicó a empresas del sector alimenticio, entre ellas la mexicana Fargo, a raíz de los aumentos de precios.

En la previa del viaje al Distrito Federal, el Gobierno buscó ayer contrarrestar el efecto negativo del vacunatorio VIP con la confirmación de que el Comité Noruego aceptó la postulación de Alberto Fernández como candidato al Premio Nobel de la Paz, presentada por un grupo de diputados bolivianos que responden políticamente a Evo Morales. Tanto Fernández como López Obrador participaron del operativo para sacar de Bolivia al ex presidente. Pero debe tenerse en cuenta que el presidente mexicano mantuvo una estrecha relación con Washington durante el anterior mandato de Donald Trump y hasta llegó a impedir el paso por México de las caravanas de centroamericanos militarizando la frontera con Guatemala.

Lo cierto es que la Casa Rosada difícilmente podrá evitar que se siga discutiendo sobre los privilegios que algunas personas –dirigentes políticos, empresarios, periodistas y hasta referentes de los derechos humanos- tienen sobre el resto de la sociedad a la hora de acceder a la vacuna contra el coronavirus. Por eso el escándalo del vacunatorio VIP montado en el Ministerio de Salud le pegó a Alberto Fernández debajo de la línea de flotación.

UNA CUESTIÓN DE IMAGEN

La imagen positiva del Presidente cayó en los últimos meses al 35 por ciento de los consultados en la mayoría de las encuestas, no sólo por cuestionamientos de orden político sino principalmente porque el Gobierno no logra poner en caja la economía, que enflaquece el bolsillo de los argentinos. De ahí que el oficialismo busca instalar una “agenda positiva” con proyectos como la suba del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias.

La iniciativa comenzará a ser tratada esta semana en la Cámara de Diputados, con un formato informativo, puesto que las comisiones no podrán emitir dictámenes hasta el inicio de las sesiones ordinarias, el 1 de marzo. Además, la Cámara baja debe consensuar el protocolo de sesiones que está vencido. El escándalo del vacunatorio VIP no contribuye a los acuerdos: los diputados radicales piden ahora la interpelación del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

Desde la Casa Rosada dejaron trascender la frase “con la vacuna no se jode”

 

En forma paralela, los equipos técnicos del Frente de Todos en el Congreso trabajan en otro proyecto de ley para incluir en los cambios de Ganancias a los trabajadores autónomos, unos 500.000 en todo el país, y los monotributistas, calculados en 3,6 millones de personas. Junto a los empleados en relación de dependencia, el objetivo del oficialismo es que más de cinco millones de trabajadores tengan un alivio fiscal que les permita mejorar su poder de consumo.

Los jueces supremos están bajo presión y así se lo harán sentir en la Asamblea Legislativa

 

El Senado, por su parte, se reunirá el miércoles para avanzar con la sanción del Pacto Fiscal que firmaron la Nación y las Provincias, a excepción de la ciudad de Buenos Aires, en medio del conflicto por la quita de coparticipación. El alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta, que la semana pasada capitalizó políticamente el regreso de las clases presenciales, envió un mensaje directo a la Corte Suprema de Justicia: “Estamos esperando el fallo”, advirtió.

LA CORTE BAJO PRESIÓN

Los jueces supremos están bajo presión y así se lo harán sentir en la Asamblea Legislativa prevista para el 1 de marzo, ya que serán los únicos presentes en el recinto además de los legisladores y el Presidente. Los demás invitados habituales seguirán el discurso de apertura de Alberto Fernández en forma remota. Pero los magistrados –al menos un representante de los cinco- fueron incluidos en el protocolo y seguramente deberán escuchar duras críticas a la Justicia.

Incluso el flamante presidente del Consejo de la Magistratura, el académico Diego Molea, advirtió que se investigará si la “gestión anterior” –en referencia a la del ex presidente Mauricio Macri- “presionó a jueces” desde el organismo encargado de la selección y el control de los magistrados. La agenda judicial del kirchnerismo se robustece día tras día e incluye también pedidos de indulto para Milagro Sala y Amado Boudou, que por ahora el Presidente rechaza.

La “audacia” que campea entre algunos dirigentes del oficialismo también se evidenció en el episodio del vacunatorio VIP: Verbitsky fue anotado como “personal estratégico” para poder recibir la Sputnik V en el Ministerio de Salud. A su vez, Hugo Moyano intentó explicar que fue inoculado porque es el presidente de una obra social, la de Camioneros. Por ahora, nadie se hace cargo de que hace semanas circulaba internamente la contraseña “hablen con Ginés”.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla