Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar

Salió la tarjeta del Cartonazo, con un pozo de $100.000 que se puede duplicar

Dólar Oficial $123,91
Dólar Ahorro/Turista $204.45
Dólar Blue $204,00
Euro $129,36
Riesgo País 1945
Espectáculos |En la pantalla chica
“Okupas”: barrio, rocanrol y amistad, claves de una crónica social que trascendió su tiempo

La serie de culto que mostraba la vida en los márgenes en un país al borde del estallido vuelve a la pantalla a 21 años de su estreno: la banda sonora internacional que tenía problemas de derechos fue reescrita por el platense Santiago Motorizado y, remasterizado, el show aterrizará mañana en Netflix

“Okupas”: barrio, rocanrol y amistad, claves de una crónica social que trascendió su tiempo

“Okupas”: un clásico de la tevé vuelve remasterizada y con nueva música a la pantalla / Télam

19 de Julio de 2021 | 02:18
Edición impresa

Vuelve “Okupas”: desde mañana, la serie que marcó un antes y un después en el contenido televisivo argentino llegará a Netflix, a casi 21 años de su estreno, en silencio, en la pantalla de la TV Pública. Un silencio que duró poco: pronto era comentada en cada los colegios y los trabajos de todo el país. Es que la tevé era en aquellos años tierra fértil para ficciones familiares y costumbristas, que si bien se encontraban en renovación gracias a fenómenos como “Gasoleros”, poco hacían para el público joven y adulto en busca de un poco más de filo y un poco menos de liviandad: Bruno Stagnaro captó esos imaginarios gracias a una ficción que escapaba del costumbrismo hacia un realismo sucio ideal para una producción de bajo costo, y que conectaba con temas, preocupaciones y climas que apenas un año más tarde, en el fatídico diciembre de 2001, estallarían por los aires.

Todo, salpicado del carisma de sus emblemáticos personajes y una banda sonora indestructible, la misma que se volvería enemiga de la serie en los siguientes años. Stagnaro pudo incluir clásicos del rock and roll internacional en su serie gracias a un acuerdo de la TV Pública, pero cuando el arreglo caducó, la serie se volvió intocable: para volver a emitirla había que pagar los derechos de verdaderos himnos internacionales. En dólares. La serie quedó en el limbo, pero retransmitida de forma menos que legal a través de YouTube, llegó a través de los años a miles de jóvenes: de alguna manera la inaccesibilidad y el acceso ilegal hicieron crecer su mito y demostrando que el valor de la historia está más allá del retrato de un tiempo.

Eso mismo espera Stagnaro. “Yo tengo la expectativa de que independientemente de la capa externa del relato, que está en el 2000, el corazón de la historia es bastante atemporal. Sigue funcionando. No tiene que ver tanto con el contexto; el músculo lo trasciende porque tiene que ver con preguntas más universales, como encontrarse a uno mismo o tener un lugar de afecto”, afirmó el director de la serie en una entrevista con Télam, antes del reestreno de la serie: 21 años más tarde, “Okupas” volverá a la pantalla, esta vez a través de Netflix, para contar otra vez la historia protagonizada por un muy joven Rodrigo de la Serna, en compañía de Ariel Staltari, Diego Alonso y Franco Tirri, la historia de un grupo de jóvenes de clase media empobrecida y sus aventuras en contacto con el mundo criminal, las drogas y la amistad.

La historia de un veinteañero al que un familiar le encarga el cuidado de una vieja casona porteña para evitar que fuera ocupada, aunque acaba siendo él mismo, sin perspectivas ni horizontes, un “no future” porteño de fin de siglo, quien junto con unos amigos se convierte en el “ocupa” del inmueble. Es una historia de amistad, con visos existencialistas en los que el autor reconoce una influencia clave: Fiodor Dostoyevski. “En cualquier cosa que quiera escribir, Dostoievski viene conmigo. Tiene algo de Roberto Arlt, eso dice la gente, y no lo sé. Pero ambos bebimos de la misma fuente. Hay una influencia muy fuerte ahí, que te queda marcada a fuego. Ya no recuerdo tanto los eventos de esos libros, pero tengo interiorizados los funcionamientos. Y un tema que me influyó mucho es el del personaje torturado y que, buscando la luz, termina en zonas oscuras. Eso está. Lo siento como una influencia, aunque no lo tenía tan presente en términos concretos; pero sí, me formó mucho la cercanía con ese personaje. Esa sensación de los claroscuros... tratar de entrar en la contradicción”, explica.

Tengo la expectativa de que independientemente de la capa externa del relato, que está en el 2000, el corazón de la historia es bastante atemporal, tiene que ver con preguntas más universales, como encontrarse a uno mismo o tener un lugar de afecto”

Bruno Stagnaro director de “Okupas”

Así es que Stagnaro terminó pintando un testimonio vital, complejo, oscuro e invencible de la vida en los márgenes de aquella Argentina, un retrato que funcionó porque escapaba al miserabilismo: el mismo en el que caerían, a menudo, sus copias.

“Es que hubo una lectura un poco literal. Uno ve la explosión de series con temática marginal y la explotación con programas como ‘Policías en Acción’ y la verdad es una pena. Yo siento que ‘Okupas’ no hacía eje en escandalizar la violencia como la violencia misma. Lo otro me resulta aburrido y no le encuentro matiz. Se tornó elemental”, comentó al respecto el realizador.

EL REGRESO, CON SELLO LOCAL

Por eso, será interesante ver cómo reacciona la generación de “El Marginal” a “Okupas”, que desembarca desde mañana (en el marco del Día del Amigo, nada menos) en la pantalla global de la N roja. “Hay un montón de gente que la vio en condiciones malísimas en YouTube. Quiero ver qué pasa con la gente más joven. Hay un montón de códigos de hoy que se me escapan y pienso que pueden suceder en un territorio común”, agregó el realizador de “Pizza, birra, faso” (1998) y la serie “Un gallo para Esculapio” (2017-2018), y contó que “el interés de Netflix empezó hace como cuatro años. Me pone muy contento que ahora se pueda ver de forma masiva y con una buena calidad de imagen y sonido. El proceso fue tan largo que en el camino fueron apareciendo herramientas de mejoramiento de la calidad de imagen que antes eran impensadas”.

Para el trabajo de remasterización, Stagnaro convocó a la mismos técnicos que trabajaron hace más de dos décadas -”Okupas” estrenó el 18 de octubre de 2000 por el entonces Canal 7- para poder mantener la atmósfera opresiva y liberadora a la vez que tenía la serie. Sin embargo, no fue tarea sencilla. El sonido estaba guardado en un formato fuera de uso y tardaron bastante tiempo para dar con una computadora que pudiera abrir las sesiones grabadas.

Además, para esta “edición” de “Okupas”, por restricciones legales, debieron quitar varios segmentos musicales que en la versión original funcionaban casi como un protagonista más de la historia. Se recuerdan las escenas del Pollo (Staltari) bailando a lo Mick Jagger o de Ricardo (De la Serna) flotando bajo el efecto de los estupefacientes.

Para ello, Stagnaro se contactó con el platense Santiago Motorizado, voz líder de Él Mató a un Policía Motorizado, quien como declarado fan de la serie compuso nueva musicalización respetando el espíritu original.

A mi ‘Okupas’ me partió la cabeza: tengo el recuerdo de ver la serie en su momento, y no podía creer lo que estaba viendo. Es de lo mejor de la historia de las series del mundo”

Santiago Motorizado a cargo de la nueva banda sonora de “Okupas”

“La música sigue siendo protagónica. Está claro que es el ADN de la serie y fue muy complicado encontrarle una solución a ese tema. Siempre tuvimos en claro que había temas que eran irreemplazables, pero que había margen para alternativas. El trabajo fue el de reemplazar temas de rock internacional. El acercamiento con Santiago fue por temas de la primera época de Él Mató”, detalló Stagnaro sobre el desafío.

En marzo, el frontman de Él Mató, que por segunda vez trabaja en una banda sonora tras su rol en “La muerte no existe y el amor tampoco”, adelantaba con EL DIA cómo sería su rol en la serie: Stagnaro consiguió mantener los temas nacionales, “pero algunas cosas internacionales hay que reemplazarlas”, explicó, por lo que el director lo convocó para rehacer la música incidental, aunque también utilizará algunas canciones del grupo indie local para la banda sonora.

Una propuesta que Santiago no pudo rechazar: como muchos de su generación, creció volviendo a ver “Okupas” en grabaciones de mala calidad. “Me emociona, es algo único, no va a volver a repetirse. A mi ‘Okupas’ me partió la cabeza: tengo el recuerdo de ver la serie en su momento, y no podía creer lo que estaba viendo. Vi todas las repeticiones, la grabé en VHS, la veía una y otra vez… Es de lo mejor de la historia de las series del mundo: ahora la tengo que ver una y otra vez, para hacer la música, y los diálogos no se gastan. La veo una y otra vez y no se le ven los hilos, no dejas de emocionarte, nada sobra…”

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla