Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $130,44
Dólar Ahorro/Turista $215.23
Dólar Blue $238,00
Euro $135,85
Riesgo País 2374
El Mundo |Las fuerzas de Moscú avanzan con su ofensiva en otros puntos de Ucrania
Librados a su suerte Temen por los prisioneros de guerra

Rusia tomó el control de Mariúpol -devastada por los ataques y donde se presume que murieron 20.000 personas-, y asegura que ahora “juzgará” a los soldados capturados

Librados a su suerte Temen por los prisioneros de guerra

Soldados ucranianos son requisados por rusos / AP

22 de Mayo de 2022 | 03:00
Edición impresa

POKROVSK

La afirmación rusa de que tomó la planta siderúrgica de Mariúpol, que se convirtió en un símbolo de la tenacidad ucraniana, proporciona al presidente ruso, Vladimir Putin, un triunfo muy necesario en la guerra que inició, culminando un asedio de casi tres meses que dejó la ciudad en ruinas y se teme que hayan muerto más de 20.000 residentes.

Después de que el Ministerio de Defensa ruso anunciara que sus fuerzas habían retirado a los últimos combatientes ucranianos de los kilómetros de túneles subterráneos de la planta, aumentó la preocupación por los últimos defensores ucranianos del lugar, que ahora están prisioneros en manos rusas.

Esos ucranianos, considerados héroes por sus conciudadanos, seguramente enfrentarán un tribunal por sus acciones en tiempos de guerra, afirmó el jefe de un área del este de Ucrania controlada por los separatistas respaldados por Moscú, Denis Pushilin.

“Es inevitable un tribunal. Creo que hay que restaurar la justicia. Hay una solicitud de esto por parte de la gente común, la sociedad y, probablemente, la parte cuerda de la comunidad mundial”, agregó Pushilin, citado por la agencia de noticias estatal rusa Tass.

La caracterización

Las autoridades y los medios estatales rusos han tratado repetidamente de caracterizar a los combatientes que se refugiaron en la planta siderúrgica de Azovstal como “neonazis”. Entre los más de 2.400 defensores de la planta había miembros del Regimiento Azov, una unidad de la guardia nacional con raíces en la extrema derecha.

El gobierno ucraniano no ha comentado sobre la afirmación rusa de que efectivamente capturó Azovstal, que durante semanas siguió siendo el último reducto de la resistencia ucraniana de Mariúpol. Con ello, Moscú habría completado su objetivo largamente buscado de controlar la ciudad, hogar de un puerto marítimo estratégico.

El ejército de Ucrania les dijo esta semana a los combatientes escondidos en la planta, cientos de ellos heridos, que su misión estaba completa y que podían salir. Describió su extracción como una evacuación, no como una rendición masiva.

En cuanto al panorama general de la invasión más amplia en Ucrania, seguía sin estar claro el impacto de la declarada victoria rusa en Azovstal. Muchas tropas rusas ya habían sido redesplegadas de Mariúpol a otros lugares del conflicto, que comenzó con la invasión rusa de su vecino el 24 de febrero.

El portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Igor Konashenkov, informó que Rusia había destruido una base de operaciones especiales ucraniana en la región de Odesa, en el Mar Negro, así como un importante alijo de armas suministradas por Occidente en la región de Zhytomyr, en el norte de Ucrania. No hubo confirmación por parte de Ucrania.

En su informe operativo matutino, el estado mayor militar ucraniano informó de intensos combates en gran parte del este de Ucrania, incluidas las zonas de Sievierodonetsk, Bakhmut y Avdiivka.

Sigue la ofensiva

Rusia prosiguió ayer su ofensiva en el este de Ucrania y aseguró que bombardeó un cargamento de armas occidentales en el noroeste, en una guerra que según el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, reserva aún episodios “sangrientos” y solo podrá resolverse por la vía diplomática.

El ministerio ruso de Defensa afirmó que destruyó con misiles mar-tierra “un gran cargamento de armas y equipos militares suministrados por Estados Unidos y países europeos cerca de la estación de tren de Malin”, a 100 km al noroeste de Kiev.

Rusia mantiene su ofensiva en el este, tras verse obligada a replegarse de la región de Kiev.

En la región oriental del Donbás, una cuenca minera controlada parcialmente desde 2014 por separatistas respaldados por el Kremlin, numerosas ciudades viven desde hace semanas al ritmo de los bombardeos rusos.

En Donetsk, que junto a Lugansk conforma el Donbás, los bombardeos alcanzaron una iglesia donde estaban refugiados civiles, incluyendo niños y miembros del clero, según el ministerio del Interior ucraniano. Al menos 60 personas fueron rescatadas y de momento se desconoce el número de muertos.

El ministro ruso de Defensa, Serguei Shoigu, aseguró que sus tropas estaban “cerca de completar” la liberación de Lugansk. (AP y AFP)

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $350.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla