Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Policiales |SAN CARLOS
Madrugada de terror: a los mazazos intentaron copar una casa

Cuatro sujetos que arribaron al domicilio en moto emplearon distintas maniobras para tirar abajo una puerta y, cuando lo lograron, se dieron a la fuga con las manos vacías. En el barrio temen que regresen a tomar revancha

Madrugada de terror: a los mazazos intentaron copar una casa

Así quedó la puerta de la vivienda atacada ayer por la madrugada en 136 entre 521 y 522 / Web

16 de Agosto de 2022 | 01:10
Edición impresa

Una familia del barrio San Carlos vivió ayer una madrugada de terror y espanto luego de que un grupo de delincuentes derribara la puerta de su casa a mazazos mientras dormía.

Se trató de un intento de asalto en el que se emplearon una larga lista de modalidades de ataque: “Motochorros”, “polichorros”, “rompe-puertas” y hasta habrían ensayado la maniobra conocida como “weheelie-chorros”, que es cuando se circula solo con la rueda trasera de una moto para derribar “el objetivo” con el neumático delantero a modo de ariete.

Quizás por ello ayer, cuando dialogaron con este diario, las víctimas aún se encontraban confundidas y se veían imposibilitadas de poder rotular con precisión la situación de extrema tensión que vivieron.

El ataque ocurrió en 136 entre 521 y 522, cerca de las 03.30 de este lunes feriado, donde cuatro delincuentes que arribaron en dos motos destrozaron el acceso a la vivienda con una maza.

Si bien lograron vulnerar la abertura principal del domicilio, no llegaron a robarse nada por los gritos de los moradores, que ahuyentaron a los intrusos.

Según expuso el dueño de casa, que pidió mantener su identidad a resguardo por temor a represalias, se despertó a eso de las 3.30 de la madrugada tras sentir un terrible estruendo proveniente de la planta baja de su morada.

Aturdido por el ruido, igual tuvo el instinto de descender algunos escalones para ver qué estaba sucediendo.

Ahí fue cuando se percató de que un grupo de gente desconocida estaba intentando ingresar a la propiedad.

De acuerdo a lo que pudo saber este diario, actuaron al menos cuatro delincuentes motorizados.

El damnificado del violento episodio le contó a EL DIA que “eran cuatro hombres que se desplazaban en dos motos. Llegaron con una maza que tenía un palo largo y empezaron a golpear la puerta. Nosotros estábamos durmiendo cuando empezó el ataque”.

El hombre recordó que “había visto en el diario un informe en el que se daba cuenta sobre esta modalidad de robo.

“Cuando empecé a sentir los mazazos lo primero que me acordé fue de eso. En seguida pensé que eran chorros”, destacó.

Sin dudarlo un instante, el hombre se comunicó al 911 para alertar sobre la situación mientras su familia se asomaba por las ventanas del piso superior para pedir auxilio a los vecinos.

Mientras las luces de las viviendas linderas se iban encendiendo, los asaltantes continuaron arremetiendo contra la puerta, aunque sin éxito.

Según indicaron los damnificados, en un momento dado los mazazos cesaron y sobrevino un lapso de casi diez segundos de silencio.

Luego de ese espacio de inactividad, un fuerte estruendo se apoderó de la escena.

Si bien no está confirmado, se proyecta que ante el alboroto que se generó, los ladrones habrían decido apurar el trámite empleando otra maniobra muy común entre los ladrones que se manejan en moto: tirar abajo la puerta utilizando la rueda delantera como un ariete.

Como se sabe, esa modalidad se denomina “wheelie-chorros” y ya cuenta con varios antecedentes en distintos puntos de la Ciudad.

Lo concreto es que una vez que lograron derribar la puerta, los ladrones se dieron a la fuga con las manos vacías.

En este punto, se calcula que los delincuentes optaron por abandonar el lugar ante la inminente llegada de la policía.

Según explicó, en el barrio quedó latente una sensación de miedo ya que se proyecta que los delincuentes puedan volver ya que no lograron concretar el robo. A esto se suma el estado de vulnerabilidad en el que quedó la morada a raíz del ataque.

“Quisieron hacer un saqueo, pero no llegaron a robarse nada. Por eso tenemos miedo. La puerta de mi casa no sirve más. Con los vecinos nos quedamos a hacer custodia por miedo a que vuelvan a venir. Sabemos que existe la posibilidad de que vengan de a 20 y te roben todo”, precisó aún conmocionado.

Este caso remite de forma ineludible a un episodio ocurrido el pasado 5 de julio en 11 entre 34 y 35,

Aquella jornada un grupo de ladrones intentó realizar una entradera en una vivienda empleando la misma modalidad que sufrió esta familia de San Carlos.

A los mazazos, al menos cinco encapuchados quisieron romper el frente de la propiedad para ingresar a robar pero al sonar la alarma, escaparon inmediatamente.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $350.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla