Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Espectáculos |CINE POR TV
Algunas primeras reflexiones sobre el amor

A propósito de una película romántica y otras del género referidas a lo que quedó de los ya antiguos preceptos amorosos

6 de Abril de 2014 | 00:00
DE NIRO Y STREEP, EN UNA ESCENA DEL FILME “ENAMORARSE”, QUE SE EMITIRÁ ESTA NOCHE A LAS 22 POR LA SEÑAL TCM
DE NIRO Y STREEP, EN UNA ESCENA DEL FILME “ENAMORARSE”, QUE SE EMITIRÁ ESTA NOCHE A LAS 22 POR LA SEÑAL TCM

Por AMILCAR MORETTI

“Enamorarse”, esta noche a las 22: una historia de amor, género romántico o sentimental, en versión –quizás- años 80. Robert De Niro y Meryl Streep, un arquitecto, una diseñadora, ambos casados y con hijos, se encuentran en una librería, entablan un vínculo, se enamoran y… Bueno, el desenlace es “distinto” al de “Breve encuentro”, la obra de teatro de Noel Coward y la película homónima inglesa de David Lean de 1945. ¿La imposibilidad ontológica del amor como creación humana? ¿O solo la dificultad histórica que impone una etapa cultural? ¿O bien los límites que impone la cultura –con sus tabúes, sus reglas, sus deberes- para desbordar la naturaleza? ¿Y la tecnología hoy no impone –o plantea- acaso ya otras preguntas, y claro, otras probabilidades y goces así como otras imposibilidades y frustraciones?

“Her”, la película con Joaquin Phoenix, reciente, plantea un futuro bien cercano –puede ser hoy, esta noche, mañana. No hay muchas diferencias entre ese mañana y ahora. Me refiero a lo que podría conjeturar como una (la) “dificultad esencial, radical (de raíz), propia del humano” para el amor, hoy ya está instalada y en proceso de reconocimiento, tal vez más en el norte que el sur. No tengo dados sobre lo que sucede en el este del mundo, Asia y toda la geografía eslava, sin hablar del mundo musulmán y el continente africano. Por lo que se ve en “Her”, la nueva situación amorosa genera dolores y angustia. Pero no percibo con claridad si la soledad no es tanto una condena como un destino culturalmente elegido, que –quizás- a cambio de los goces “ilimitados” de lo virtual digital, propone una limitación de base en lo afectivo y hasta en lo sexual corporal, es decir, lo genita. Salvo el sexo pago o el llamado “toque y raje”, este último no siempre vivido como aventura excitante sino cada vez más con cierto regusto amargo, una indefinida resaca de malestar que toca zonas sensibles muy vulnerables y ocultadas por los propios padecientes, cada vez más.

“Enamorarse” es una película “tradicional” en su relato con un planteo audaz pese a los casi 30 años transcurridos desde su estreno. ¿Hay probabilidades para ambos casados? ¿Vale el riesgo? ¿Y si la nueva convivencia ya hecha rutina erosiona de a poco la vibración excitada de los primeros tiempos, adolescentes y perdidos para siempre pero no pocas veces recordados y “nostalgiados”? ¿O si por el contrario se renuncia al riesgo y se deja ir, perder, la última posibilidad de alcanzar o soñar una vida más satisfactoria como la que pudo imaginarse en un momento?

“500 días”, sobre jóvenes que van a ingresar en la universidad, película reciente, también plantea otra forma de “olvidar”, postergar o “superar” el amor, al menos el amor concebido de cierta manera (¿histórica? ¿de una etapa cultural?). En “500 días” sería algo así como la consecuencia inesperada de la creciente autonomía femenina, que sin duda –a no hacerse ilusiones, creatividad lesbiana aparte- no será sin costos, sin nuevos malestares, sin nuevas represiones y signos claros de “falta”, de faltantes en la entera subjetividad actual? ¿Prescindir del llamado amor? ¿Sustituirlo por “otro” amor? ¿Por un programa virtual? ¿Una muñeca electrónica o un dildo de múltiples funciones y actividades? ¿Un gran televisor? ¿Un crucero de lujo por playas de paraíso artificial (y de plástico, ya hay en China) y toques fugaces con quien nunca se volverá a ver?

En “Beginners” o “Principantes”, con Christopher Plummer y Ewan McGregor, repuesta con frecuencia en estas últimas semanas, buena película, la cuestión es similar. El padre, ya en los 78 años, hace pública y decide ejercer su homosexualidad, antes de morir, con confianza y optimismo. El hijo, McGregor, en los treinta y pico, cierra la película con una pregunta o frase similar a esto: “¿Cómo funciona?” (la vida, el amor. ¿Cómo es la cosa? ¿Qué hice mal? ¿Qué hicimos mal?). Funde a negro y aparecen los créditos.

Enamorarse, hoy a las 22 por TCM.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla