Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
El condimento extra de la elección bonaerense

Por JOSE PICON (*)

El condimento extra de la elección bonaerense

El traslado de urnas a los centros de votación. Incógnitas y desafíos en la elección bonaerense que se desarrollará hoy

22 de Octubre de 2017 | 02:19
Edición impresa

Mail: jpicon@eldia.com

Llegó el momento de la verdad para la madre de todas las batallas. Hoy en la Provincia se definirá lo que institucionalmente está en juego que son los cargos legislativos tanto para el Congreso como para la Legislatura y los concejos deliberantes. Pero no sólo eso: en función de la voluntad que expresen los ciudadanos, comenzará a dibujarse un nuevo escenario político que acaso tenga una fuerte incidencia en los reacomodamientos con vistas a la disputa de 2019.

La elección bonaerense es de vital importancia tanto para el oficialismo como para la oposición. Le otorga esa trascendencia el peso electoral de la principal provincia argentina y porque en esta contienda cumplen roles estelares dos de las figuras políticas más trascendentes del país como son Cristina Kirchner y María Eugenia Vidal.

Una, la ex presidenta, en su rol de candidata a senadora nacional y representante casi excluyente de la oposición. La gobernadora, como virtual motor de la campaña de Cambiemos y engranaje clave para el impulso de los postulantes del oficialismo.

Ambas, de una u otra forma, se juegan mucho en estos comicios. El último antecedente de ese choque se produjo hace poco más de dos meses en las Primarias donde Cristina derrotó a la lista de Cambiemos por el canto de una uña. Fueron un poco más de 20 mil votos que dejaron un final abierto.

La gobernadora se someterá hoy a un test de suma importancia. Expuso su capital político y su buena imagen pública en la campaña con la misión de proyectar a dos candidatos pocos conocidos como Esteban Bullrich y Gladys González.

Fue figura y voz autorizada en buena parte del proceso electoral, al punto que el cierre de la actividad proselitista cruzada por el dramático giro del caso Maldonado, la encontró al frente de entrevistas radiales y televisivas que dejaron en un deliberado segundo plano a los postulantes de Cambiemos. Casi como una candidata testimonial, sin serlo.

Vidal apostó fuerte porque, además, están en juego su propio futuro político y el de su gestión. Ganar en la Provincia significaría para la mandataria contar con un escenario mucho más despejado en la Legislatura, acaso con mayoría propia y sin estar atada a negociaciones y acuerdos como los que les demandó sellar con Sergio Massa para garantizarse gobernabilidad.

Ese escenario le permitiría avanzar con algunas cuestiones por lo menos polémicas: por caso, la división de La Matanza en busca de horadar ese bastión del peronismo.

También se viene un recorte del gasto político que impactará sobre ambas cámaras legislativas que Cambiemos podría imponer sin mayores obstáculos. Hay otras reformas en ciernes. Una de ellas es la ley de obras públicas para acelerar los procesos de licitaciones y contrataciones.

Vidal quedaría con las manos libres, además, para disponer a gusto las designaciones en cargos institucionales vacantes que existen en la Suprema Corte y el Tribunal de Cuentas. Con mayoría en el Senado, ya no necesitaría de acuerdos con la oposición para poblar de jueces y fiscales afines los numerosos cargos vacantes que existen en la Justicia, pero ello la obligaría a exhibir amplitud en las designaciones para ampliar su base.

Una eventual victoria del oficialismo tendría otras implicacias. Impulsaría el proyecto en ciernes de extender otros cuatro años la gestión vidalista. De hecho, en Cambiemos empezó a hablarse de reelecciones que no sólo incluyen al presidente Mauricio Macri sino también a la propia Vidal. Una sonrisa en las elecciones de hoy sería un empujón más en esa estrategia en la que ya se piensa en los laboratorios oficiales.

Cristina Kirchner y el peronismo también se juegan mucho. Sin embargo, sus necesidades parecen, paradójicamente, correr por caminos contrapuestos.

Excepto que se produzca una catástrofe electoral, la ex presidenta tiene asegurada la banca de senadora nacional, pero no así su influencia y liderazgo en el justicialismo que dependerá principalmente del volumen de apoyo que consiga en las urnas.

Nadie puede asegurar que una derrota de la ex presidenta la empuje a transitar por un inexorable inicio de su ostracismo político. Se lo preguntan, incluso, no pocos peronistas que le desean ese futuro.

Varios intendentes que aspiran a encabezar una renovación del peronismo sin la sombra K, juzgan que si la derrota llama a la puerta de Unidad Ciudadana, ésta no será lapidaria. Y que ese eventual resultado, en consecuencia, no correrá definitivamente de la escena a Cristina. “La renovación va a ser más difícil con ella en la cancha”, admiten. Más aún con una candidata que, en el peor de los casos, podría orillar el 35% de los votos. Nadie da las urras con ese caudal de apoyo. Mucho menos en la Provincia.

OTROS INVOLUCRADOS

Esos futuros reacomodamientos involucran además a Sergio Massa y Florencio Randazzo, necesitados de quedar a flote en estas elecciones para tener cierta incidencia en el futuro peronista.

Massa ya trabaja en su vuelta al PJ junto a varios intendentes con los que viene hablando seguido. Pero su rol quedará fuertemente influenciado por el resultado electoral. Se aferra a la esperanza de gambetear decorosamente la polarización y abrazarse a los dos dígitos que le abran la puerta a transformarse en un actor central del futuro peronista pensando en 2019.

Otro tanto ocurre con Randazzo, que arranca desde bastante más atrás y con la ilusión puesta en conservar ese casi 6 por ciento que obtuvo en las Paso que terminó condicionando la suerte de Cristina.

La elección provincial tiene el condimento extra del futuro. Dejará expuestos ganadores y perdedores, pero también abrirá la puerta para las discusiones políticas que se vienen.

 

(*) Periodista de la sección Política

Seguridad, agua, electricidad. Los vecinos saben que somos la tribuna para que el reclamo sea atendido. Invertí para que la tribuna siga siendo independiente
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Plan Básico
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$64.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla