Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $140,77
Dólar Turista $246,35
Dólar Blue $295,00
Euro $141,82
Riesgo País 2464
Policiales |el fin de semana hubo CUATRO episodios de inseguridad
“Esto es tierra de nadie”, denuncian los vecinos de Gonnet ante la ola de robos

La zona más afectada por la delincuencia es la lindera a City Bell, cerca del Belgrano

“Esto es tierra de nadie”, denuncian los vecinos de Gonnet ante la ola de robos

Ester, vecina de 482 entre 20 y 21. Dijo que llamó cuatro veces al 911 y la Policía nunca apareció en la casa

27 de Marzo de 2017 | 01:45
Edición impresa

Una auténtica ola delictiva azota por estos días a Gonnet, especialmente en la franja más cercana a la localidad vecina de City Bell, casi siempre en cercanías del camino Belgrano. Se registran robos de todo tipo, entre los que se destacan los saqueos de casas y las entraderas. El fin de semana hubo tres nuevos casos y los vecinos, aterrados, denuncian “esto es tierra de nadie”.

Uno de esos casos se dio en 482 entre 20 y 21, en una calle de poco tránsito que da al arroyo que separa los dos barrios. A las 4 de la madrugada por lo menos dos delincuentes se metieron en una casa construida en la parte trasera de un lote.

Allí, sin que el dueño estuviera, los intrusos tuvieron el tiempo para hacer lo que quisieron. Entonces, pudieron robarse dos televisores, un DVD, un equipo de audio, joyas de oro y otras pertenencias.

Ester (75), la madre del hombre, vive en una casa en el mismo terreno, pero que da al frente. En la mitad de la noche la sobresaltó el ruido de alguien que entraba en su domicilio.

“¿Sos vos?”, intentó averiguar la mujer, desconcertada. “Soy yo, abuela”, le mintió uno de los ladrones. Ella los vio a través de una ventana y se dio cuenta de inmediato que eran desconocidos, aunque por sus edades podrían ser sus nietos.

Aunque apenas vio las siluetas de los encapuchados, eso le bastó para llamar al 911 “cuatro veces”. Lo que más inquietó a Ester fue que, según le contó a EL DIA, la Policía nunca fue a asistirla.

Mientras, miró cómo los delincuentes salían caminando y se perdían por calle 20. Todo lo robado fue de la casa de su hijo.

Ella no podía creer lo que pasaba y salió a la calle. A una cuadra había una fiesta en un salón de eventos, pero de ahí no hubo testigos que hubieran percibido nada.

“Alguien los tuvo que haber ayudado a los dos que entraron en mi casa”, especuló la jubilada, que ayer continuaba asustada.

Hace dos semanas y a una cuadra, a un hombre de 65 años lo abordaron en una entradera salvaje: le pegaron varias veces, lo ataron de pies y manos, lo dejaron encerrado con llave y le robaron todo lo de valor que tenía, incluido su auto.

Aquel episodio sucedió en 483 entre 20 y 21, en la mañana de un viernes. Los delincuentes estaban organizados en banda.

Esos dos casos de inseguridad son una buena muestra para comprender lo que ocurre en otra zona de Gonnet, en este caso más cercana a la República de los Niños.

OTROS DOS CASOS

El sábado a la 1.30, Diego Velázquez estaba en su habitación. Escuchó había ruidos en la planta baja de su casa, en 495 entre 20 y 21, pero los desestimó: creyó que podía ser alguno de sus hijos adolescentes.

En rigor, antes de irrumpir en su domicilio, los ladrones habían revisado el quincho de un vecino. Al parecer no había demasiado de valor, así que saltaron una medianera y continuaron por la vivienda de al lado.

“Estuvieron un buen rato en mi casa. Revisaron y dejaron todo desparramado, pareciera que a propósito. En ese rato me sacaron plata, una bicicleta marca Scott muy costosa y una cámara importante”, explicó Diego, que trabaja como camarógrafo de canal 13.

La mountain bike que le quitaron está valuada en más de 20 mil pesos, según él mismo confirmó. Además, se llevaron todos sus ahorros: 40 mil pesos, cinco mil dólares y 700 euros.

Otra vez, las quejas estuvieron orientadas a la policía y a una presunta demora que habría sido clave. “Llamé al 911 y activé la alarma, pero tardaron 20 minutos en llegar. Yo creo que si tardaban menos por ahí los enganchaban acá cerca”, se lamentó Velázquez.

A sólo tres cuadras, algunas horas antes habían intentado hacer una entradera en 494 y 18. Allí dos ladrones se bajaron de un auto, cada uno con un arma, y abordaron a un matrimonio: a la mujer le sacaron la cartera con todas sus pertenencias. No llegaron a entrar en la casa del hijo de las víctimas porque la presencia de un testigo los intimidó.

El corresponsal periodístico se contactó, entre otros vecinos, con la pareja víctima de una entradera la semana pasada en 23 entre 495 y 496. Ese episodio incluyó un tiro en pleno robo, que no lastimó a nadie de casualidad.

“Estamos viendo, con ellos y con otras personas del barrio, de organizar una reunión en la delegación municipal. Estamos sonados si no hacemos algo entre los vecinos”, cerró Velázquez.

 

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $350.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla