Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
sexo y pareja

¿Están las millennials más abiertas a la infidelidad?

Una encuesta revela que el 65% de las mujeres de 18 a 35 años cree que un “affaire” puede fortalecer una relación

¿Están las millennials más abiertas a la infidelidad?

El 65% de las mujeres de entre de 18 a 35 años registradas en páginas de citas extramatrimoniales cree que la infidelidad puede fortalecer una relación si ambas partes están dispuestas a verla como algo positivo,
Webs de citas online como Victoria Milan son cada vez más conocidas y en los últimos años la tendencia ha sido ascendente en los registros femeninos. Su fundador y actual CEO, Sigurd Vedal, explica que “concretamente en España desde la crisis económica hemos visto un ascenso importante en los registros de perfiles femeninos de 20 a 35 años. Actualmente nuestro ratio de hombres-mujeres está equilibrado, sobre todo en los rangos de edades más jóvenes, cuando anteriormente la tendencia era que hubiera más hombres buscando un affair que mujeres. Eso está cambiando a nivel mundial, y también en España. Ahora las mujeres están mucho más abiertas a tener una aventura extramatrimonial”.

De acuerdo a un estudio publicado por el Instituto de Estudios de Familia de Estados Unidos, la percepción negativa sobre la infidelidad está cambiando en los últimos años. Y si la tendencia en considerarlo un acto negativo y de traición a la pareja desde los 70 había ido siempre en ascendente, desde 2010 esa idea parece estar dejando de ser tan negativa debido a la presencia de los encuestados millennials, que ven la infidelidad con mejores ojos que generaciones anteriores.

Según otra encuesta realizada en esta web de citas online para relaciones extramatrimoniales, Victoria Milan, el 65% de las mujeres registradas de 18 a 35 años cree que la infidelidad puede fortalecer una relación si ambas partes están dispuestas a verla como algo positivo, mientras que otro 22% reconoció no estar dispuesta a aguantar carencias sexuales o sentimentales por parte de su pareja, y por eso estaban buscando una aventura fuera de su relación. El otro 13% restante dijo estar en la web por curiosidad y no sabía si finalmente engañaría a su pareja o no.

Esto nos hace preguntarnos, ¿está cambiando algo en las mujeres jóvenes que les hace no conformarse con ciertas actitudes o carencias sentimentales de su pareja que sus predecesoras solían ver como algo normal que tenían que ‘aguantar’? ¿O simplemente se habla más de la infidelidad y se ha aceptado en las generaciones más jóvenes de manera más natural? En cualquier caso, los estudios y encuestas de plataformas de citas online para encontrar aventuras extramatrimoniales como estos parecen demostrar que esta nueva generación de mujeres está más abierta a la infidelidad.

HABLEMOS DE INFIDELIDAD

Hablar de infidelidad es hacerlo de algo tan genérico como del dolor de cabeza. Una infidelidad en sí misma explica muy poca cosa. Sí, explica que una está en problemas,  pero no caracteriza nada de los elementos y causas que componen ese malestar. Así, la infidelidad de una pareja no relata nada de las circunstancias que han provocado este hecho ni, por lo tanto, nos relata nada de cómo afrontarlo.

Y esto es inquietante, porque cuando sucede un hecho que inmediatamente es catalogado de infidelidad, todos nos ponemos a elucubrar miles de escenarios posibles. Decía Wilde que “en el matiz es donde reside la inteligencia”. Y eso, los matices y no el estruendo de un decir “me es infiel”, son los que de verdad deberían permitirnos elaborar el juicio que nos haga actuar en consecuencia a lo sucedido y que nos permitan, si es el caso, reajustar los mecanismos de convivencia. Sobre el concepto de infidelidad y el de la “gestión de la promiscuidad”, los especialistas recomiendan mostrar las emociones y preguntar, pero preguntar con inteligencia.

¿Qué es, de verdad, una infidelidad? ¿Por qué me duele? ¿Cómo ha sido “construida” esa infidelidad? ¿A quién ha elegido mi pareja para serme infiel? ¿Cómo me he enterado de ella? ¿Qué había yo manifestado sobre este tema antes de que se produjera? ¿En qué circunstancias se ha producido? ¿Ha sido premeditada? ¿Ha liquidado nuestro amor? ¿Nos puede beneficiar en algo esta situación?

Éstas y muchas más son las cuestiones que debemos intentar respondernos con la máxima frialdad antes de desarticularnos completamente por algo que, si bien nos puede desarmar como un castillo de cartas, no siempre tiene todos los requisitos para hacerlo.
 

  • + Vistas
  • + Comentadas

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...