Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Gimnasia se recorrió todo el país en la copa argentina 2018

8.380 kilómetros hasta la final

La campaña del Lobo comenzó el 21 de julio con la victoria por 1-0 frente a Sportivo Belgrano en cancha de Temperley

Licht festeja el gol del triunfo frente a Sportivo Belgrano / R. Acosta

Toda la felicidad de Gómez tras marcarle el gol a Olimpo / demian alday

Jan Hurtado fue el gran héroe en córdoba frente a Boca / archivo

El festejo tras vencer a Central Córdoba por penales / Sebastián Casali

Silva ya impactó la pelota con su cabeza para el 2-2 ante River / S. Casali

Un pasaje de la reñida final frente a Central de ayer / Demian Alday

Pocos esperaban que Gimnasia pise fuerte en la Copa Argentina 2018 pero, en silencio, fue avanzando de ronda hasta llegar a la gran final en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza. El recorrido no fue fácil, ya que debió transitar por el país y tuvo que eliminar a los dos finalistas de la Copa Libertadores (Boca y River).

En total fueron 8.380 los kilómetros que tuvo que hacer el plantel que comanda Pedro Troglio en dicho certamen nacional: 50 a la cancha de Temperley, 1.278 a Cutral Có, 763 al Mario Alberto Kempes de Córdoba, 606 a Rafaela, 370 a Mar del Plata y 1.123 a Mendoza, con los respectivos regresos. Los hinchas acompañaron a todas los estadios, especialmente anoche en el emplazado en Mendoza.

EL DEBUT FUE EN TEMPERLEY

Gimnasia comenzó su camino en la Copa Argentina 2018 el 21 de julio en Temperley ante Sportivo Belgrano de San Francisco, equipo que milita en el Torneo Federal A. El plantel sabía que no podía repetir la misma historia de la edición anterior, en donde quedaron eliminados en el debut ante Defensores de Belgrano de Villa Ramallo.

El duelo en la cancha del Gasolero no fue sencillo para el conjunto comandado por Troglio (fue su primer partido en este nuevo ciclo), que logró romper el cero a nueve minutos del final gracias a un gol de Lucas Licht. El experimentado defensor había ingresado en el segundo tiempo y le devolvió la confianza al entrenador con un zapatazo desde lejos.

El Lobo formó con: Alexis Martín Arias, Facundo Oreja, Maximiliano Coronel, Germán Guiffrey, Matías Melluso, Víctor Ayala, Fabián Rinaudo, Hernán Tifner, Juan Cataldi, Matías Gómez y Santiago Silva.

EL SEGUNDO PASO LO DIO CONTRA OLIMPO EN LA LEJANA CUTRAL CÓ

Gimnasia no quiso perder tiempo y, antes de comenzar con su participación en la Superliga, jugó su encuentro por los 16avos de final ante Olimpo el 29 de julio. Curiosamente la organización de la Copa Argentina decidió que dicho encuentro se dispute en el estadio Coloso del Ruca Quimey de la ciudad de Cutral Có, que días antes había sufrido importantes nevadas.

El encuentro fue de ida y vuelta, pero el Lobo logró ponerse en ventaja a los 41 minutos del primer tiempo gracias al tanto de Matías Gómez y luego mantuvo la ventaja. El conjunto aurinegro tuvo algunas situaciones para empatarlo, pero no estuvo fino en la definición y el conjunto mens sana pudo festejar en el sur de nuestro país el pase a los octavos de final.

¿Cuál fue el once inicial de Gimnasia dicha tarde? Alexis Martín Arias, Facundo Oreja, Manuel Guanini, Maximiliano Coronel, Matías Melluso, Víctor Ayala, Fabián Rinaudo, Lorenzo Faravelli, Juan Cataldi, Santiago Silva y Matías Gómez.

EL PRIMER BATACAZO: VICTORIA AGÓNICA FRENTE A BOCA

Por el calendario de varios clubes, los 16avos de final se extendieron más de la cuenta y la disputa de los octavos de dilató. Por este motivo Gimnasia se enfrentó a Boca en dicha instancia recién el 27 de septiembre y, el escenario, fue el estadio Mario Alberto Kempes.

Los futbolistas triperos sabían que era una prueba muy exigente, ya que el equipo comandado por Guillermo Barros Schelotto jugó con lo mejor que tenía. Pero con mucho esfuerzo, y aprovechando además que Boca no estaba bien anímicamente porque días atrás había perdido el Superclásico ante River en La Bombonera, Gimnasia logró dar su primer gran golpe.

El encuentro fue parejo, el Xeneize no logró imponer su estilo de juego y con el correr de los minutos se le hizo cada vez más difícil generarle peligro al arco que defendió Alexis Martín Arias. Cuando faltaban dos minutos para el final, y todos creían que la historia se iba a definir desde la tanda de penales, apareció en escena el gran héroe de la noche: Jan Hurtado. El venezolano ingresó en el complemento y, con un poco de suerte, empujó la pelota al gol para meter a Gimnasia entre los ocho mejores del torneo.

En la noche cordobesa el Lobo alistó con los siguientes jugadores desde el inicio: Alexis Martín Aria, Facundo Oreja, Maximiliano Coronel, Gonzalo Piovi, Matías Melluso, Horacio Tijanovich, Fabián Rinaudo, Lorenzo Faravelli, Matías Gómez, Santiago Silva y Mauro Guevgeozián.

SUFRIENDO, SE METIÓ EN SEMIFINALES VENCIENDO A CENTRAL CÓRDOBA

Después de pasar a Boca, el duelo ante Central Córdoba de Santiago del Estero (en Rafaela el 13 de octubre) no parecía ser de mucha dificultad para Gimnasia pero, increíblemente, terminó siendo el partido que más sufrió camino a la final. El equipo que milita en la Primera B Nacional jugó mejor que los albiazules y estuvo en ventaja en el marcador gran parte del encuentro, pero el conjunto comandado por Pedro Troglio logró empatarlo gracias, otra vez, a Hurtado y después lo ganó en los penales.

El gol de los santiagueños, el primero que sufrió el Lobo en la Copa Argentina 2018, se produjo a los 2 minutos del complemento en los pies de Alfredo Ramírez. La igualdad del venezolano, que volvió a ingresar desde el banco de los suplentes, se produjo a falta de seis minutos para el final del encuentro.

En la definición desde los doce pasos convirtieron los cuatro que patearon en Gimnasia: Santiago Silva, Lucas Licht (con algo de suerte), Jan Hurtado y Ezequiel Bonifacio. En Central Córdoba erró Javier Rossi cuando la serie estaba 2-2 y sentenció la suerte del enfrentamiento.

La formación mens sana estuvo conformada por los siguientes jugadores: Alexis Martín Arias, Ezequiel Bonifacio, Maximiliano Coronel, Gonzalo Piovi, Matías Melluso, Horacio Tijanovich, Fabián Rinaudo, Lorenzo Faravelli, Matías Gómez, Santiago Silva y Mauro Guevgeozián.

EL SEGUNDO GRAN BATACAZO: TRIUNFO ANTE RIVER Y FINAL

No hay dudas que a Gimnasia le tocó el lado del cuadro más complicado porque, además de enfrentar a Boca en los octavos de final, tuvo que verse las caras ante River en las semifinales. Si bien la cabeza del equipo millonario estaba en la final de la Copa Libertadores, tenía la obligación de ganar la Copa Argentina para asegurarse un lugar en el máximo torneo continental del año pasado y por eso Marcelo Gallardo puso mayoría de titulares.

El partido se jugó en el estadio José María Minella de Mar del Plata el 28 de noviembre y no empezó bien para Gimnasia, ya que a los 30 minutos Gonzalo Martínez puso en ventaja a los riverplatenses. Pero el equipo comandado por Troglio reaccionó rápido y cuatro minutos más tarde logró empatar el duelo gracias a un tanto de Lorenzo Faravelli, quien a la jugada siguiente se iría expulsado.

En el complemento River, que tenía un hombre más, se volvió a poner arriba en el marcador con un tanto de Lucas Pratto, pero la expulsión de Javier Pinola (quedaron 10 contra 10) le dio esperanzas al Lobo, que minutos más tarde puso el 2-2 con un cabezazo de Santiago Silva que fulminó las manos del arquero Franco Armani.

Al igual que en Rafaela, Gimnasia volvió a hacerse fuerte en los penales y se metió en el partido definitorio. Silva, Licht, Hurtado, Guanini y Guiffrey convirtieron para el Lobo, mientras que Ayala fue el único que erró. En el Millonario malograron sus tiros Pratto y Maidana.

EN MENDOZA ESTUVO A UN PASO DE LA GLORIA

La gran final la jugó ayer en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza frente a Rosario Central y la jugó con muchísima actitud. Luego de empezar perdiendo por un gol de Fernando Zampedri, Lorenzo Faravelli lo empató en el segundo tiempo y forzó los penales.

En la definición desde los doce pasos no tuvo la misma precisión que en la semifinal contra River y el Canalla terminó quedándose con la gloria.

Más allá de no haber logrado el título, los hinchas no se olvidarán de esta gran campaña.

 

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...