Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
PARA EL PRÓXIMO AÑO FISCAL 2019

Trump presenta un presupuesto con mayor gasto en obras y un fuerte recorte en la Cancillería

El plan de 4,4 billones de dólares contempla 1,5 billones para infraestructura y reduce 32% los fondos del Departamento de Estado

Trump presenta un presupuesto con mayor gasto en obras y un fuerte recorte en la Cancillería

WASHINGTON

El presidente norteamericano Donald Trump presentó ayer un presupuesto de 4,4 billones de dólares para el año entrante que augura una era de colosales déficits y, a diferencia del que entregó el año pasado, no menciona para nada la necesidad de saldar las cuentas del Estado, ni siquiera dentro de una década.

Los enormes déficits se deben en parte a la profunda reforma del sistema de impuestos aprobada el año pasado, que reduce drásticamente los ingresos federales. Y el plan entregado ayer ni siquiera refleja la iniciativa develada la semana pasada con respaldo bipartidista que totalmente contradice la promesa de Trump de reducir el gasto público.

Los ingresos fiscales se hundirían en 3,7 billones de dólares entre 2018 y 2027, según el presupuesto de Trump.

El pronunciado gasto público, sumado a los recortes de impuestos aprobados el año pasado, significa que los déficits se dispararán bajo un gobierno totalmente controlado por los republicanos. El plan de Trump contempla un déficit de 984.000 millones de dólares en 2019 aunque lo más probable es que la cifra se dispare a 1,2 billones si se toman en cuenta el acuerdo aprobado la semana pasada y el paquete de asistencia humanitaria de 90.000 millones de dólares para zonas afectadas por recientes desastres naturales. Eso es más del doble del déficit que el gobierno prometió el año pasado.

Al final de todas las cuentas, el nuevo presupuesto implica que EE UU padecerá déficits de 7,2 billones de dólares en la década venidera.

En un adelanto del plan de gasto para 2019, la Casa Blanca se centró el domingo en el plan de 1,5 billones de Trump para actualizar las envejecidas infraestructuras del país. El presidente también pedirá un aumento de 13.000 millones de dólares a lo largo de dos años para la prevención de la adicción a opiáceos, su tratamiento y programas de recuperación a largo plazo.

Además, se ha añadido una solicitud de 23.000 millones de dólares para seguridad de fronteras, incluidos 18.000 millones de dólares para un muro en la frontera entre México y EE UU y más plazas en los centros de detención de inmigrantes.

Trump volvió a eximir de los recortes a las prestaciones de jubilación de la Seguridad Social y a Medicare, como prometió en la campaña de 2016. Y aunque su plan reanudaría los intentos del año pasado por combatir la reforma sanitaria de Obama y haría duros recortes en el programa Medicaid para ancianos, pobres y discapacitados, los aliados de Trump en el Capitolio han indicado que no hay interés en abordar polémicos temas de sanidad en un año electoral.

RECORTE A LA DIPLOMACIA

En este marco, el presupuesto también refleja el deseo del Gobierno de Trump de centrarse en “EE UU primero” y frenar el gasto en asuntos exteriores, como evidencia el drástico recorte de un 32 % en el Departamento de Estado, máximo órgano de la diplomacia estadounidense.

La propuesta de presupuesto, que aún deberá someterse a la aprobación del Congreso, contempla un recorte de 17.831 millones de dólares en los fondos para el Departamento de Estado, que pasa de contar con 55.632 millones en 2017 a sólo 37.801 en la propuesta para 2019.

Este recorte contrasta con el incremento de fondos destinado al Departamento de Defensa, el cual ya recibió el visto bueno del Senado para una partida de 716.000 millones de dólares para el presupuesto de 2019. “El presupuesto refleja que nos encontramos contra adversarios y competidores políticos, económicos y militares que nos han llevado a ajustar nuestra estrategia de seguridad nacional”, señaló Trump en el prefacio de la propuesta presupuestaria de la Casa Blanca.

En relación con la cartera de Exteriores, resulta especialmente significativo el recorte en los fondos de EE UU a organismos internacionales, que pasarían de ser de 3.266 millones de dólares en 2017 a 2.191 millones en el próximo curso fiscal.

El aporte de EE UU al presupuesto general de la ONU sería de 442.946 millones de dólares en 2019 frente a los 593.267 millones aprobados en 2017. Este recorte alcanzaría los 293 millones de dólares para el conjunto de agencias e instrumentos vinculados a la ONU.

Los fondos destinados a operaciones de paz se verían también notablemente reducidos al pasar de los 1.907 millones de dólares en 2017 a apenas 1.196 millones en la nueva propuesta .

Asimismo, se prevé una reducción de aportes para la Organización Mundial para la Salud (OMS) de casi 50% (de 111.402 millones de dólares en 2017 a 58.176 millones en 2019). La asistencia para migración y refugiados también cae en el nuevo presupuesto, de 3.366 millones de dólares en 2017 a 2.800 millones en 2019. (EFE y AP)

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...