Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Claves para detectarlo

Dos casos de bullying reinstalan el debate: ¿cómo prevenir desde el hogar?

Los dos episodios ocurrieron en Santa Fe la semana pasada y se viralizaron por las redes. Consejos de especialistas

capturas de las dos situaciones de bullying que se viralizaron la semana pasada desde santa fe y reinstalaron el debate/web

Dos casos de bullying que se viralizaron a través de las redes sociales la última semana reinstalaron el debate en torno a una problemática creciente que se potencia a través de las redes sociales.

Los dos episodios se produjeron en escuelas de la provincia de Santa Fe, en las localidades de San Lorenzo y San Genaro, y se hicieron virales a través de la web.

En uno de ellos, se ve a un alumno de 17 años que levanta por las orejas a otro de 13 para dejarlo en ridículo ante sus compañeros, que se ríen. Todo sucedió en el primer año del Colegio Nacional Número 1 de San Lorenzo. El video fue registrado por una alumna y se difundió por las redes, lo que motivó la intervención del Ministerio de Educación santafesino.

El segundo caso se produjo en la misma semana y en la misma provincia. Esta vez se trató de una alumna de la Escuela de Enseñanza Técnica N°674 a quien se ve en un video mientras dos de sus compañeros le cortan el pelo contra su voluntad y en plena clase. En las imágenes, la menor afectada llora y se cubre la cara sin atinar a defenderse. Como en el otro caso, también este video se viralizó por la web, lo que motivo la intervención de las autoridades del colegio.

La ministra de Educación de Santa Fe, Claudia Balagué, ordenó un sumario administrativo para investigar ambos casos de bullying, mientras calificó las situaciones como “muy graves” y señaló que en los establecimientos educativos “hay muchos adultos responsables a cargo de los chicos”, aludiendo a que el segundo caso se produjo mientras había un profesor presente en el aula.

Ambos casos se dan en el marco de una problemática que crece en todo el país: según un informe elaborado a nivel nacional por la ONG “Bullying Sin Fronteras”, de los 2.907 casos denunciados en 2017, la mayor parte se produjo en la provincia de Buenos Aires (587), contra 527 en Capital Federal y 377 en Santa Fe.

En ese marco, la pregunta que se impone es cómo prevenir. Y, en particular, qué cosas pueden hacer los padres si saben o sospechan que sus hijos están siendo víctimas de bullying.

Los especialistas, ofrecen, en este caso, una serie de recomendaciones que tienen que ver con formas eficaces para detectar el hostigamiento y para actuar frente a él.

Lo primero a tener en cuenta, dicen, es identificar el problema. El bullying no es una agresión aislada. Se trata de una forma de hostigamiento en la que uno o más compañeros intimida o acosa de manera reiterada a una víctima que se considera incapaz de defenderse. Y lo hacen a través de burlas, insultos, provocaciones y comentarios sexuales inapropiados, haciendo circular rumores falsos, avergonzándolo en público o excluyéndolo del grupo.

Tanto el hostigador como el hostigado tienen un perfil particular. El primero persigue de manera obsesiva y no tiene como característica a la tolerancia. Busca a la víctima en lugares apartados, como baños, gimnasio o salas de música y goza viendo sufrir al otro.

El hostigado, en tanto, suele caracterizarse por su baja autoestima, por ser obediente y cumplidor y por aspirar a tener un perfil bajo.

El hostigamiento puede provocar graves secuelas en la víctima, entre ellas la depresión, la ansiedad, los problemas para dormir, la baja autoestima, las ideas frecuentes referidas a autolesiones o al suicidio, según destacan desde Mayo Clinic, una institución médica sin fines de lucro con sede en Minnesota, Estados Unidos, donde afirman que también puede derivar en una fuerte caída del rendimiento escolar y, en muy pocos casos, en reacciones violentas.

¿Qué pueden hacer los padres si su hijo es víctima de hostigamiento? El consejo de los especialistas es que se comprometan. El modo de hacerlo es recurrir a la jerarquía de la institución donde se produce el acoso y denunciar el problema. El comportamiento sugerido es el mismo si el hostigador es un chico muy pequeño. En algunos casos se recomiendan que el hostigado y la familia traten el tema en terapia.

También afirman los especialistas que es frecuente que, en las instituciones, el padre que denuncia tropiece con docentes y directivos que no se comprometen, que tienden a ocultar la situación o hasta a amparar al que hostiga.

Es por eso que en Mayo Clinic sugieren que , una vez que los padres descubren la situación deben llevar un registro en detalle de lo que ocurre y de los nombres de quienes hostigan, denunciar antes las autoridades y, si existe violencia, también ante a la Policía.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...