Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
EN VIVO

EN VIVO.- El festival en la Plaza de Mayo tras la asunción de Alberto Fernández

Ampliar
Ford y Ferrari en un melodrama de alta velocidad e inspirada factura

Por: ALEJANDRO CASTAÑEDA
afcastab@gmail.com

17 de Noviembre de 2019 | 07:07
Edición impresa

CONTRA LO IMPOSIBLE, de James Mangold.- Cine de hechura clásica, manejado con mano maestra por un realizador que nos había deslumbrado en “El tren de las 3,10 a Yuma”. Un tipo que le da humanidad y emoción a cualquier personaje, que sabe dotar de fuerza y convicción el cine de acción y al melodrama familiar, un artesano que no descuida detalles y se le anima a todos los géneros. Buena historia. Contada con la vieja estructura de aquel cine narrativo, sin necesidad de apelar a los trucos del gran espectáculo de estos días. Hay suspenso, intensidad, vibración. Recrea, con las buenas armas de un cine casi en extinción, una puja que el automovilismo vivió y que el cine le da un carácter épico que la trasciende. Ferrari contra Ford. Europa contra el nuevo continente. Artesanos que persiguen la victoria contra fabricantes que solo buscan ganar, si es plata, mejor. Consagración de la intuición y por encima de las recetas markineras. Y que pone al hombre por encima de las máquinas. Henry Ford II y Enzo Ferrari en una puja personal que va más allá de las pistas. Dos maneras de entender la fama y los negocios en los duros circuitos de aquellos años, con esos volantes que escribieron inolvidables páginas de destreza y coraje. Cine del bueno, sin fisuras, donde cada personaje cuenta, cada escena está bien resuelta, cada diálogo está bien aprovechado. Hecho por profesionales con oficio que saben cómo presentar sus tramas y cómo transformar en un recorrido llevadero esta puja que nos habla también de la amistad, de los difíciles contornos de el hombre, capaz de inmolarse para superarse a sí mismo. Es la historia de dos pilotos que empezaron siendo antagonistas y acabaron siendo aliados. Una sublimación de esos deportistas que siguen escuchando sus sueños. Una cita para los fierreros que aquí podrán disfrutar de esta historia de superación personal que habla también de lo que late más allá del peligro. Un film que aprovecha el rugir de los motores y que tiene en Matt Damon y Chistian Bale a dos actores de los de antes, capaces de darle verdad a cada plano con su sola presencia.

(****MUY BUENA)

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla