Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Marcha contra la venta de droga, los robos y la violencia en el Oeste

Un grupo de vecinos se movilizó hacia la comisaría de Melchor Romero. Se reunieron en 32 y 158, a metros de donde Facundo Gómez (21) sufrió heridas letales en un robo

Marcelo Carignano

Por: Marcelo Carignano
mcarignano@eldia.com

5 de Diciembre de 2019 | 04:25
Edición impresa

Una columna de unas 50 personas con cartulinas y fotos camina por la calle en dirección a la comisaría décimo cuarta de Melchor Romero. Se habían citado a las 9.30 de ayer en la esquina de 32 y 158 del barrio “El Futuro”. El lugar escogido no forma parte de un capricho: a la vuelta de esa esquina fue apuñalado Facundo Gómez (21), un joven cooperativista que murió tras diez días de agonía en el hospital Alejandro Korn (ver aparte).

En la imagen de la gente caminando los cuatro kilómetros que separan a la intersección de la dependencia policial, se observa la preocupación de un sector de San Carlos que se encuentra “asediado” por el delito, según refirieron los vecinos que participaron de la movilización. La vecindad linda con la zona conocido como “La Palmera”, que debe su nombre a una planta que se yergue como un tótem en el centro de la calle, en la cuadra de 151 entre 36 bis y 37, y debe su “fama” a la proliferación de bandas dedicadas al micro tráfico y otros actos ilícitos.

La protesta -que incluyó la interrupción parcial del tránsito- fue organizada por la familia y allegados de Gómez, quienes fueron “casa por casa” para convocar a los moradores a que fueran parte del reclamo. Los parientes de la víctima viven en “Las Malvinas”, a metros del sitio donde se llevó a cabo la convocatoria. Allí la inseguridad también forma parte de una problemática con tres aristas bien marcadas como la violencia, el narco menudeo y los robos. Éstas se relacionan entre sí bajo el común denominador de la droga.

Así se forma un círculo que comienza con el consumo y la necesidad de conseguir dinero para solventarlo, sigue con el robo como herramienta de trabajo y la violencia como método, vinculados estos dos últimos con la necesidad de obtener el efectivo que permita calmar la adicción.

Esa tesitura se repite también en “El Molino”, un área de Melchor Romero que limita con San Carlos. En ese triángulo (El Futuro, Las Malvinas y El Molino) las carencias son estructurales y no se circunscriben únicamente al delito. Más bien, como expresó una fuente de la Departamental de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado, “los barrios de las periferias donde las condiciones socioeconómicas son malas, presentan niveles más altos y un mayor incremento del narcotráfico”.

“MARCHAMOS CON MIEDO”

“Esta marcha fue para protegernos”, le aseguraron a EL DIA. En el barrio le temen a los delincuentes que pululan por los caminos, pero también manifiestan que existe un problema con la dependencia policial de Romero “que no nos toma las denuncias o nos hacen perder el tiempo sin darnos ningún tipo de respuesta válida”.

Al ser consultado por la situación, uno de los manifestantes fue tajante: “No confiamos en el Comisario, sí lo hacíamos en el Jefe de Calle” que ya no forma parte del personal de esa Comisaría.

Bajo esa perspectiva un grupo de vecinos que fueron víctimas de algún tipo de hecho delictivo, tomó la decisión de acudir a radicar la respectiva denuncia a la Fiscalía.

“Somos entre 20 o 30 personas que vamos a ir en lo inmediato” al edificio de 7 entre 56 y 57, aseveró un vocero.

Por otra parte, rotularon el puente de 32 entre 158 y 159 como el epicentro de los episodios más violentos, al punto de afirmar que en esa pasarela “se cometieron por lo menos cuatro crímenes”.

El lunes, a una mujer que se identificó como Gabriela, la asaltaron “mientras esperaba el colectivo para ir a la facultad”, señaló.

Los desconocidos la golpearon, la despojaron de sus pertenencias y huyeron hacia 160. “Tuve que esperar más de una hora para que me tomaran la denuncia”, se quejó.

Mientras tanto, uno de manifestantes, aún con la ropa de trabajo, sentenció: “Sólo queremos vivir en paz”.

La coyuntura generó un clima de reclamos vecinales en tres zonas del oeste platense

 

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla