Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
LA GENTE DE ESTUDIANTES COPÓ EL ESTADIO CIUDAD DE LA PLATA Y APOYÓ AL EQUIPO DESDE EL PRIMER MINUTO

El desahogo también se sintió en las tribunas del Único

En la previa, y al igual que en todos los encuentros de la fecha 18 de la Superliga, se realizó un respetuoso minuto de silencio por Sala

El desahogo también se sintió en las tribunas del Único

El minuto de silencio en homenaje a Emiliano Sala, con un conmovedor respeto en el estadio ciudad de la plata en la previa / dolores ripoll

Por LAUTARO SEGURA

lsegura@eldia.com

Cuando el árbitro Leandro Rey Hilfer marcó el final del partido, un grito unificado de desahogo bajó de las tribunas del estadio Ciudad de La Plata. La derrota había pegado duro en el mundo Estudiantes y por eso los hinchas se acercaron ayer en gran número al recinto provincial ubicado en 25 y 32 para darle su apoyo al equipo. Los jugadores le terminaron regalando un triunfo, el primero del 2019.

A pesar del calor insoportable que hizo durante toda la jornada en la región, los simpatizantes albirrojos coparon el Único en el regreso del Pincha a La Plata después de 261 partidos. En la previa había incertidumbre por lo que podía mostrar el equipo, ya que la actuación ante San Martín no había dejado conforme a nadie y además había varios lesionados. Uno de ellos, Matías Pellegrini, miró el partido desde la platea junto a varios juveniles de la categoría 2000.

Cuando la voz del estadio dio a conocer la formación uno de los más aplaudidos fue el entrenador Leandro Benítez, quien llegó al partido ante el Patrón en la cuerda floja tras las derrotas en las últimas dos jornadas. También recibió una clara ovación Rodrigo Braña, un jugador que ídolo hace mucho tiempo y que está jugando sus últimos encuentros como jugador profesional.

“Pincharrata, hoy te vinimos a ver”, fue el canto que eligió la hinchada de Estudiantes para recibir al equipo, aunque rápidamente le dejó en claro a los futbolistas la importancia del encuentro ante el conjunto de Paraná: “Porque te quiero, te vengo, vamos Estudiantes que no podemos perder”.

Antes de que comience a rodar la pelota, y tal como viene ocurriendo en todos los encuentros de la jornada 18 del campeonato de la Superliga, se realizó un minuto de silencio por el fallecimiento de Emiliano Sala, quien también fue recordado en las pantallas que posee el Ciudad de La Plata. Todos los presentes se pusieron de pie y respetaron sin emitir sonido los 60 segundos, algo que muchas veces no ocurre en el fútbol argentino.

EUFORIA EN EL PRIMER TIEMPO

Los nervios iniciales se fueron disipando con el buen rendimiento de Estudiantes en la primera etapa. El conjunto comandado tenía la pelota y generaba situaciones de gol, algo que motivó a la gente en las tribunas.

El tanto de Jonatan Schunke a los 26 minutos generó una gran euforia, más aún cuando el defensor miró fijo a la tribuna con la boca llena de gol y se besó el escudo. “Estudiaaan, Estudiaaan”, resonó tanto en la Popular Sur como en las plateas tras el festejo del Vikingo.

La algarabía aumentó con el penal que tuvo a favor el Pincha minutos después, aunque la atajada de Sebastián Bértoli a Nahuel Estévez bajó un poco los ánimos. “¡Uhhh!”, se escuchó minutos más tarde con la dura plancha en la cara que recibió Rodrigo Braña, quien mientras era atendido por los médicos recibió su merecida ovación: “¡Olé, olé, olé, olé, Chapu, Chapu”.

UN SEGUNDO TIEMPO DE NERVIOS HASTA EL DESAHOGO FINAL

Estudiantes bajó el rendimiento en el segundo tiempo y Patronato, a pesar de tener uno menos, empezó a generarle situaciones de gol. Esto generó un clima de gran nerviosismo, especialmente en los minutos finales.

Leandro Benítez fue uno de los más aplaudidos cuando la voz del estadio dio la formación

 

A falta de un cuarto de hora para el final, y mientras varios se mordían las uñas o prendían un cigarrillo cuando agarraba la pelota el conjunto de Paraná, algunos se acordaron que en un mes se jugará una nueva edición del clásico platense. “Cuidate Lobo que ya viene tu papá”, fue una de las canciones que se entonó.

Ya en tiempo suplementario todas las energías estaban puestas en el partido que se estaba jugando y, el pitazo final Rey Hilfer, generó un gran desahogo. Todos los presentes se fueron a sus casas con una sonrisa dibujada en la cara sabiendo que tendrán una semana tranquila.

LAS BANDERAS APORTARON EL COLOR EN LAS TRIBUNAS

Tal como ocurre cada vez que Estudiantes juega como local, las banderas rojas y blancas fueron las que aportaron el color en las tribunas, en este caso, del Ciudad de La Plata.

Algunas de las presentes fueron: “Lanús te ama”, “City Bell”, “Berazategui”, “Mondongo”, “Los Salvioli”, “Tolosa Enajenada”, “23 y 68”, “La Loma”, “Gonnet”, “Abasto”, “Los Leales”,”Seba”, “Villa Elvira”, “Altos de San Lorenzo”, entre otras.

 

  • + Vistas
  • + Comentadas

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...