Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Temas del día:
Buscar
La Ciudad |FÚTBOL

Diego Bayo: un brillante “conductor” para el Lobo

Con una gran calidad futbolística y una conducta deportiva intachable, lució la camiseta Nº 10 del recordado equipo tripero de 1962

Diego Bayo: un brillante “conductor” para el Lobo

Paco Bayo jugó en el lobo hasta 1965

2 de Marzo de 2019 | 04:37
Edición impresa

El tercer goleador histórico de Gimnasia y Esgrima es una leyenda viva del fútbol platense y un vecino y empresario respetado y apreciado

Diego Francisco Bayo Amodio, nació en nuestra ciudad el 25 de mayo de 1936. Apodado “Paco”, puede decirse que jugó al fútbol toda su vida, siempre siendo hincha de Gimnasia, club en el que realizó, desde inferiores, la mayor parte de su carrera deportiva, dejando un imborrable recuerdo en base a goles, despliegue e inteligencia a la hora de distribuir el juego, materia que era su fuerte ya que se desempeñó siempre como entreala izquierda, es decir, el “número 10” de la era moderna de este deporte.

Fue y es inseparable con su hermano Daniel Carlos (25 de octubre de 1940), con quien compartió, además de su amor por Gimnasia y Esgrima, la formación de aquel gran equipo de 1962 que peleó el campeonato hasta las fechas finales y que, debido a la inspiración del querido dibujante Julio “Pilo” Truet, se convirtió en el ya para siempre denominado Lobo.

Paco Bayo debutó en la primera división del equipo albiazul en 1955, poco antes de cumplir los 19 años.

No era frecuente que los jugadores de fútbol llegaran a la primera a tan juvenil edad y pese a ello, desde un primer momento, Diego Bayo mostró su juego talentoso, su capacidad para la organización rápida de buenas jugadas ofensivas y más que nada, un destacado olfato goleador.

Casi desde el primer partido que jugó, puede decirse que Diego Bayo se “metió en el bolsillo” a la parcialidad tripera, que lo sabía hincha de Gimnasia y lo esperaba como a una de las grandes promesas de su semillero.

Desde el luego el hombre lejos estuvo de defraudar esas expectativas y rápidamente mostró su capacidad goleadora, trascendiendo incluso en la crítica periodística porteño como un jugador dúctil e inteligente.

Solamente bastaron tres temporadas consecutivas para que desde Europa pusieran los ojos sobre este jugador, de baja estatura, pero de enorme talento. Fue así que el Celta de Vigo, le compró el pase de Diego Bayo y el platense se fue a Galicia dejando atrás a una parcialidad que, de inmediato, mucho extrañó sus goles.

Bayo había firmado con el club español un contrato de tres años de duración; en el conjunto español no tuvo problema alguno de adaptación y desde un primer momento mostró todo su talento futbolístico.

En el Celta, paco fue querido y admirado. La prensa gallega lo elogiaba domingo a domingo, pero extrañaba a nuestro país y a su Gimnasia, por lo que una vez cumplido su contrato, regresó sin más a nuestra ciudad y a Gimnasia, en donde lo esperaba la etapa más gloriosa de su carrera deportiva.

Se volvió a sumar al plantel tripero en 1961 y jugó todo el campeonato de ese año, en el que de a poco se fue gestando un equipo más que interesante, el que despertó definitivamente, como se dijo, al año siguiente con la gran campaña de 1962.

Paco Bayo fue el verdadero conductor del Lobo, de ese Lobo de 1962 con goles y asistencias al “Tanque” Alfredo Rojas, quien se “cansó” de convertir al recibir pases de Diego. Pero no pudo ser; Gimnasia durante varias fechas marchó al tope de las posiciones del campeonato, y en las fechas finales tuvo algunas actuaciones que lo relegaron al tercer puesto con el que concluyó la histórica campaña, que tuvo al mayor de los hermanos Bayo como gran exponente.

Hasta 1965 Diego Bayo jugó en Gimnasia pero el equipo de 1962 se deshizo, aunque Paco siguió haciendo goles y jugando con la misma calidad y fervor.

En 1966 pasó a Banfield, club en el que Bayo jugó por dos temporadas para dejar la práctica activa del fútbol a fines de 1967 con solamente 31 años de edad, para dedicarse a la actividad empresarial en nuestra ciudad.

Diego Bayo marcó en Gimnasia 71 goles en 138 partidos, siendo así, el tercer máximo goleador de la historia del club, detrás de Arturo “El Torito” Naón y Manuel “Ajito” Fidel. En 1965 tuvo un fugaz paso como director técnico, en Gimnasia, por supuesto.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Para comentar suscribite haciendo click aquí

ESTA NOTA ES EXCLUSIVA PARA SUSCRIPTORES

HA ALCANZADO EL LIMITE DE NOTAS GRATUITAS

Para disfrutar este artículo, análisis y más,
por favor, suscríbase a uno de nuestros planes digitales

¿Ya tiene suscripción? Ingresar

Básico Promocional

$120/mes

*LOS PRIMEROS 3 MESES, LUEGO $2250

Acceso ilimitado a www.eldia.com

Suscribirme

Full Promocional

$160/mes

*LOS PRIMEROS 3 MESES, LUEGO $3450

Acceso ilimitado a www.eldia.com

Acceso a la versión PDF

Beneficios Club El Día

Suscribirme
Ir al Inicio
cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$120.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $2250.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla