Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Un delito que crece

En los últimos 18 meses ya hubo 12 casos de pornografía infantil en la Región

En algunos se investiga la posible producción de material, lo que agrava los cargos. La detección, la pesquisa y el vacío legal

la tenencia de pornografía infantil con fines de distribución es un delito difícil de probar / web

uno de los últimos operativos fue en una casa de 63 y 30/arcvhivo

Durante 2018, en el departamento judicial de La Plata (que abarca 14 partidos - Berisso, Brandsen, Cañuelas, Ensenada, General Paz, La Plata, Lobos, Magdalena, Monte, Presidente Perón, Punta Indio, Roque Pérez, Saladillo y San Vicente- fueron investigadas por la Policía Federal 14 causas de Delitos Contra Niños, Niñas y Adolescentes, una figura judicial que engloba situaciones de grooming, pedofilia, pornografía infantil, facilitación de la prostitución de menores, trata de menores y Abuso Sexual. Cinco de esas investigaciones fueron esclarecidas; el mismo número que de enero a junio, pero de 2019. Los casos de pornografía infantil fueron, en los últimos 18 meses, 12.

La listas mencionadas tienen en común dos circunstancias salientes. La primera es que el grupo que pesquisó cada una pertenece a la misma fuerza, la Delegación La Plata de la PFA. Por otro lado, todas las causas pertenecen a dos Unidades Fiscales de Investigación, la Nº 15, a cargo de Cecilia Corfield; y la Nº 8, cuyo titular es Hugo Tesón.

Las razones de esa suba en la cantidad de casos por delitos relacionados con la pornografía infantil, no tendría una vinculación directa con el delincuente en particular. En esa línea, una de las fuentes consultadas por este medio resaltó que “se observa más organización, metodología y dedicación”, tanto de los fiscales como de los encargados de llevar a cabo la pesquisa.

Esa afirmación tiene asidero en una realidad expuesta por las nuevas tecnologías: el acceso irrestricto a Internet y la “Web Profunda”, las redes sociales y los servicios de mensajería instantánea; herramientas utilizadas por las redes de pornografía infantil que operan en todo el mundo.

El panorama pareciera exagerado, pero no lo es en absoluto. En 2018, la “Internet Watch Foundation” -una organización que vigila que los distintos tipos de contenidos que circulan por la Red sean apropiados- eliminó 78.589 páginas web de diversos países por promover la temática, ya sea con fotos y/o videos.

Para combatir esos grupos en un terreno tan desigual, es indispensable “estar preparado y ser prolijo en los procedimientos investigativos”, aportó un especialista.

LA REGIÓN EN LA MIRA

Seis casas de cinco lugares distintos fueron allanadas el año pasado en el marco de sendas investigaciones por delitos contra menores. Los operativos fueron realizados en Los Hornos, San Carlos, Berisso, Altos de San Lorenzo y Florencio Varela; esta última por un episodio de grooming que involucraba a una menor platense.

Para los procedimientos llevados a cabo en 2019, sólo Berisso repetiría. A la localidad vecina se sumarían Ringuelet, Gonnet, La Loma, la zona de 63 entre 30 y 31, y Ranchos.

La noche del sábado 13 de abril, las autoridades irrumpieron en un inmueble de la cuadra de 33 entre 30 y 31. Como en la mayoría de los hechos que serán expuestos en la crónica, todo comenzó con un alerta enviado por el Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados (Ncmec, por sus siglas en inglés), un organismo sin fines de lucro que asiste a la Policía en temas relacionados con la desaparición y la explotación sexual de menores, que tiene sede en Estados Unidos. Al sospechoso, un hombre de 47 años que fue notificado y demorado, se le secuestró una CPU, dos notebooks, una tablets y seis celulares.

Un mes más tarde, en Gonnet, se allanó una vivienda tras detectar que se estaban subiendo material que contenía pornografía infantil desde ese lugar. En esa oportunidad, los efectivos policiales hallaron notebooks, tablets, discos rígidos, un pendrive y cámaras fotográficas, además de la presencia de ropa interior de niños, juegos o libros infantiles que el propietario no pudo explicar.

Días después sucedió algo similar. El Ncmec envió un reporte con pruebas de que, desde el año 2017 en adelante, comenzaron a subir imágenes ligadas a la pornografía infantil, con un pico de tráfico en 2018. La “señal” provenía de una finca ubicada en el límite entre Ringuelet y Gonnet. El dueño es un empresario platense investigado por estafas ligadas a una empresa dedicada a la venta de equipamiento e insumos odontológicos. De acuerdo a esa acusación, la firma presuntamente habría engañado a cerca de 90 profesionales por unos 18 millones de pesos. No obstante, en la causa se identificó a un adolescente de 16 años, propietario de los elementos secuestrados, que incluyeron una notebook, una tablet, una cámara digital y varias tarjetas de memoria. La evidencia recabada determinó que las víctimas son chicos o preadolescentes, y que se usaron varios domicilios para distribuir el material, aunque la investigación por el momento se basó en torno a dónde se produjo el mayor movimiento virtual.

“Promoción o facilitación de la prostitución de menores de 18 años”, fue la acusación que recayó en un sujeto de 42 años a quien las autoridades aprehendieron en Berisso. En su poder tenía 12 teléfonos celulares y la pesquisa sobre si participaba en una de las redes de distribución y comercialización de pornografía infantil sigue en pie.

El caso de la mamá que distribuía imágenes de su hija de siete años desnuda, conmocionó a todo Ranchos. La mujer, de 30, fue detenida luego de una denuncia radicada por el padre de la víctima, que recibió una o más de las fotos y las presentó en la Justicia. Por ese motivo, la fiscal Corfield pidió investigarla “en tiempo récord” y, tras un allanamiento en el domicilio de la sospechosa, se hallaron cinco celulares y una tablet que contenían videos y fotos con escenas de pornografía infantil, de acuerdo a lo informado por los voceros oficiales.

En tanto, el lunes último por la madrugada, en 63 entre 30 y 31, una pareja quedó notificada y está siendo investigada por dos presuntos delitos distintos al que se viene tratando. Es que, durante el operativo, la Policía descubrió marihuana y armas que no habrían sido declaradas. En la vivienda que compartirían ambos implicados, de 54 años, había “una inmensa cantidad de material audiovisual y de dispositivos de almacenamiento digital”, le dijo un agente a EL DIA. Por el número de elementos incautados, presumen que el dúo producía y comercializaba, además de facilitar la prostitución en menores de 18 años.

“DIFÍCIL DE PROBAR”

Si bien cada hecho tiene su particularidad, el protocolo de investigación es similar para todos. Una vez recibida la denuncia, se llevan a cabo distintas tareas de campo con el fin de identificar la locación desde donde se comete el supuesto delito y establecer la dirección de IP utilizada, con las indicaciones de fechas y horarios, además de todo tipo de información del usuario.

Una vez que consiguen determinar con las pruebas obtenidas que en ese lugar se está cometiendo una actividad ilícita, la información obtenida es remitida al fiscal de turno, para que habilite el allanamiento. Sin embargo, un investigador reveló a este medio que “la tenencia de pornografía infantil con fines de distribución es muy difícil de probar”.

Por otro lado, también está la cuestión judicial. “Muchas veces las fiscalías están saturadas y no se le puede dar carácter de urgente a lo que verdaderamente lo es”, explicó una fuente. A esa situación debe agregarse la falta de organización. Por ejemplo, una pesquisa con resultado positivo por un caso particular, que vuelve a ser requerida para ser trabajada por otra fuerza y arroja la mismo conclusión.

“Además están las trabas burocráticas y legales que no permiten agilizar el accionar de los fiscales y de los policías, pero eso ya es un tema legislativo que vemos muy difícil se solucione en el corto e incluso el mediano plazo”, añadió el portavoz.

78.589
Páginas web borró de la Red la organización “Internet Watch Foundation”, que vigila que los distintos tipos de contenidos que circulan por la Internet sean apropiados y no contengan imágenes y videos sensibles o relacionados con la promoción de la pornografía infantil.

En 2019 se secuestró una enorme cantidad de material digital en diversos operativos

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla