Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
LO LLORAN MILLONES DE LECTORES

Murió Andrea Camilleri: el padre de Montalbano que cautivó al público con ironía y sensibilidad

Llegó tarde a la fama, con 73 años, gracias al comisario preferido de muchos. Se fue a los 93, con más de 100 libros escritos

Murió Andrea Camilleri: el padre de Montalbano que cautivó al público con ironía y sensibilidad

Camilleri, eterno gracias a su melancólico comisario Montalbano / EFE

El escritor italiano Andrea Camilleri falleció ayer a los 93 años, y aunque quizás no haya detrás de su muerte un misterio de novela, sí dejó una vida digna de ser contada. Protagonista de un verdadero fenómeno editorial al conquistar a los lectores con el comisario Salvo Montalbano y sus intrigas ambientadas en una hipotética Sicilia, Camilleri alcanzó el éxito gracias a su investigador recién a los 73 años.

Camilleri había sido guionista para televisión, director teatral y profesor de arte dramático cuando en 1998, la fama lo alcanzó. “¡A los 73 años no cambia nada!”, reconocía Camilleri, quien residió por más de cincuenta años con su mujer en una modesta residencia de Roma.

El “fenómeno Camilleri”, que ha suscitado estudios, tesis y ensayos, en parte se debió a la personalidad excéntrica del escritor, su incansable producción, su sorprendente cultura y su manera de llevar la fama.

Alérgico a escribir sobre la mafia, emblema de su isla, Camilleri se definió siempre como un hombre de izquierdas y su visión política estaba implícita en todas sus obras.

“No me lamento. He tenido suerte en la vida. Me he ganado el pan haciendo lo que me gusta hacer”, reconoció en una entrevista radial hace un mes.

Con más de 100 títulos en su haber y 30 millones de ejemplares vendidos, su obra está impregnada de la compleja y refinada mentalidad siciliana como ocurre a otros renombrados escritores de su región, entre ellos Leonardo Sciacia, Giuseppe Tomassi di Lampedusa y el nobel Luigi Pirandello.

Su brillante capacidad para jugar con la lengua fue el secreto de su escritura, llena de humor, con la que logró desdramatizar situaciones, bromear y contar muertes, fechorías, trampas, amor y sexo.

Camilleri fue traducido en medio mundo, desde francés, inglés, alemán y portugués, pasando por japonés y finlandés, entre otros idiomas: “El perro de terracota”, fue su primera novela traducida al castellano, hizo conocer a finales de la década de los 90 la personalidad del meláncolico investigador. Y la última aventura del comisario fue publicada en 2016, cuando perdió la vista: Camilleri publicó “L’altro capo del filo”, una nueva investigación de Montalbano que contó haberlo dictado.

Con Montalbano, nombre elegido en homenaje al escritor español Manuel Vázquez Montalbán, se convirtió en uno de los escritores de mayor éxito en Italia y su personaje protagoniza aún una popular serie de televisión, supervisada por su creador y distribuida en muchos países, en particular en América Latina.

El funeral del adorado maestro será privado, pero en las redes se multiplicaban ayer los homenajes, con las palabras “ciao” y “grazie” repetidas por todos lectores de todo el mundo que, gracias a sus novelas, se acercaron al placer de la lectura. Porque, ¿quién no ha leído una obra de Camilleri?

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla