Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Perfil

Admirador de Churchill, excéntrico, mujeriego y de declaraciones explosivas

El ex canciller británico Boris Johnson (55), cuya defensa del Brexit en el referéndum de 2016 le valió acusaciones de oportunismo, llega a Downing Street justamente prometiendo sacar sin más demoras al Reino Unido de la Unión Europea.

Conocido por su revuelta cabellera rubia y sus explosivas declaraciones, Johnson (alcalde de Londres de 2008 a 2016) es uno de los políticos más populares del país y a la vez uno de los más divisivos, criticado por su retórica populista, su escasa atención a los detalles y sus contradicciones.

Así, en el referéndum de 2016 este gran admirador de Winston Churchill -sobre el que escribió una biografía- surgió como uno de los principales defensores del Brexit -a cuya victoria contribuyó ampliamente- pero solo tras realizar un inusual ejercicio.

Columnista del diario conservador The Daily Telegraph, había preparado un artículo anunciando que apoyaba la permanencia en el bloque y otro afirmando lo contrario, lo que alimentó la impresión de que su decisión escondía un cálculo político que ahora da resultados.

“No creo que tenga una opinión muy clara sobre el Brexit, pero sí sobre él mismo. Lo único en lo que Boris Johnson cree es en Boris Johnson”, dijo el ex titular de la Organización Mundial del Comercio (OMC) Pascal Lamy que conoce a la familia Johnson desde que Boris era un joven estudiante en la Escuela Europea de Bruselas, donde su padre fue funcionario y eurodiputado.

En sus primeras palabras tras ser elegido líder del Partido Conservador -lo que lo convertirá en primer ministro una vez que la reina le encargue hoy formar gobierno-, Johnson prometió “terminar el Brexit el 31 de octubre”, tras dos aplazamientos pedidos por su antecesora Theresa May.

Nacido en Nueva York en 1964, Johnson, conocido popularmente como “BoJo”, quería desde chico ser “rey del mundo”, contó su hermana Rachel.

Tras estudiar en Oxford, en 1987 comenzó una carrera de periodista en The Times, diario que lo despidió un año después por haber inventado unas declaraciones. Luego fue corresponsal del Daily Telegraph en Bruselas entre 1989 y 1994, favoreciendo historias que ridiculizaban las regulaciones europeas. Algunas de ellas se convirtieron en mantras para los euroescépticos, como la que aseguraba que la UE iba a regular el tamaño de las bananas o acortar los condones.

En Bruselas terminó su matrimonio con Allegra Mostyn-Owen (se habían casado en 1987), a quien conoció en Oxford, por culpa de una aventura en 1993 con una amiga de la infancia, Marina Wheeler, que al poco tiempo se convirtió en su nueva esposa y madre de sus cuatro hijos.

En los años que estuvieron casados Boris tuvo varias relaciones extramaritales. Marina lo echó de la casa dos veces: en 2004, cuando se conoció su romance con la periodista de sociales Petronella Wyatt; y en 2010, cuando se supo que había tenido una hija con la consultora de arte Helen Macintyre.

La pareja se separó en 2018 y Johnson sale desde entonces con Carrie Symonds (31), una experta en comunicación y relaciones públicas y responsable de esa área en el Partido Conservador desde 2017. Se rumorea que su noviazgo comenzó cuando el político todavía estaba casado con Wheeler.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla