Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Siguen las repercusiones tras la mesaza

No la perdona; Piazza vs. Mirtha: “Es déspota y altamente perversa”

Hace años La Chiqui le hizo una “pregunta animal” y, tras su polémica con Massaccesi, el diseñador le dio con una caño

No la perdona; Piazza vs. Mirtha: “Es déspota y altamente perversa”

La polémica que Mirtha Legrand desató en su último programa al preguntarle al periodista Mario Massaccesi “¿Fuiste violado?”, sigue vigente.

Esas palabras de La Chiqui -que le pidió disculpas públicas y personales al conductor- quedaron resonando en la mente de Roberto Piazza, quien rememoró un antiguo y similar episodio cuando él estuvo de invitado en la misma mesa, motivo por el que decidió publicar una carta abierta.

“Otra vez, y van… Mirtha Legrand, nacida en un pueblo de Santa Fe, o sea provinciana como yo. Y devenida a diva, con ese título que no sé quién se lo puso. Ya que en verdad, si ustedes buscan en un diccionario ‘diva’, nada más lejano que esta mujer”, es como empieza el texto del diseñador, que en el año 2010 debió enfrentar una pregunta que la propia Mirtha había calificado de “muy delicada” y era: “La pareja de homosexuales, suponte que adoptan un varón, como tienen inclinaciones homosexuales, ¿no podría producirse una violación?”. En ese momento, si bien Piazza le respondió -“No, eso es una perversión… La violación viene de una perversión que no es una elección sexual, es una psicopatía tremenda contra la que estamos luchando”-, él no logró dimensionar lo que había ocurrido, pero luego salió a repudiar semejante barbaridad y su vínculo con la conductora se rompió.

En su cuenta de Facebook, el artista aseguró que si bien durante “muchos años” Legrand fue su madrina, el tiempo la transformó en una “mujer desagradable, soberbia, déspota, con mirada y aires de grandeza, gestos despreciativos y con aires de mirarte desde arriba”.

Y le recomendó: “¡No! ¡Pará, mujer! Ya estás muy grande para esas pavadas. Hasta para compartir una mesa da como aspereza sentarse allí, con sus famosas preguntas desafortunadas”.

En el texto, Piazza se pregunta: “¿Es mala, medio boba, distraída, o se cree ingenua? En verdad, yo creo que es altamente perversa. Y que algún problema con odios arcaicos tiene en su vida que lo vuelca en sus invitados”.

En la misma carta, el diseñador de modas recuerda que un amigo en común le advirtió: “Mirtha es una mujer sin escrúpulo”, pero él tenía apenas 23 años y no le creyó: “Hoy lo afirmo”, sostiene.

También vaticina que Mirtha “debe sufrir mucho en la soledad de su casa rodeada de recuerdos truncos y de energías feas que le llegan día a día, noche a noche. Por más que se vista de señora elegante, señora elegante se nace, no se hace. Y menos, señora”.

Piazza le aconseja a La Chiqui que baje “un poco o mucho” sus “odios” para de esa manera convertirse en una “mujer buena”, para que su despedida pueda ser “más en paz y no con recuerdos feos”.

Piazza le aconseja que “baje un poco” sus odios para que su despedida sea “más en paz”

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

  • + Vistas
  • + Comentadas

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla