Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
La Ciudad |En el concejo Deliberante hay un pedido para que la autoridad del agua haga un estudio de potabilidad del servicio
Vecinos de distintos barrios ponen en duda la calidad del agua en la Ciudad

En Los Hornos, City Bell, Tolosa, San Carlos y algunos sectores del casco urbano aseguran que no se puede consumir y dicen que “nadie se hace responsable”. Según Absa, el servicio es apto para tomar y utilizar

Vecinos de distintos barrios ponen en duda la calidad del agua en la Ciudad

Una de las muestras que se tomaron en los hornos / WhatsApp

25 de Octubre de 2020 | 02:31
Edición impresa

¿Cómo es la calidad del agua que se consume en La Plata? Algunas zonas, de acuerdo al testimonio de usuarios de la red de Aguas Bonaerenses (ABSA) e incluso a partir de los resultados que se obtuvieron de muestras analizadas en laboratorios a pedido de los mismos vecinos afectados, el suministro “no es apto bacteriológicamente”, es decir, carece de las condiciones que la hacen potable.

En las últimas semanas, un sector de Los Hornos, el comprendido por las avenidas 60 a 66 y 137 a 143, ha sido, quizás, el más crítico, pues en esas manzanas se registraron casos de gastroenteritis (algunos complicados) producto, aseguran los usuarios que mandaron a analizar muestras del agua que llega a sus viviendas, de la ingesta del servicio que distribuye ABSA.

Según la toma de una canilla de un domicilio particular que fue examinada, ese sector de la red de agua es un reservorio de escherichia coli, pues se halló la presencia de ese germen en niveles elevados y se concluyó, como resultado de la prueba, que por la cantidad de bacterias detectadas el agua de esa red “no es apta para el consumo humano”.

Durante varias semanas, familias enteras de las calles 132 y 62 y alrededores experimentaron descomposturas digestivas, acompañadas en algunos casos de fiebre alta. Dadas las condiciones en este contexto de coronavirus, varios de esos vecinos, por la sintomatología que presentaron, fueron casos sospechosos de COVID- 19 y hasta pasaron por la prueba del hisopado, que dio negativa.

Después de que las familias de esa zona dieron a conocer las condiciones del agua que estaban consumiendo el suministro comenzó a llegar “súper clorado”, según la queja de los vecinos. “Hace unos días no se podía tomar porque estaba en mal estado y ahora no se puede por la gran cantidad de cloro con la que pretenden desinfectarla. Al lavar la ropa queda toda manchada”, precisó uno de los usuarios de 139 y 62.

También a partir del análisis de una muestra tomada en un domicilio de la zona de 467 entre 30 y 31 -City Bell- los vecinos confirmaron que el agua que estaban consumiendo en sus hogares no era de buena calidad. Los reclamos en ese barrio se renovaron porque no logran respuestas frente al suministro que les llega de una extensión de la red que se inició hace un poco más de una década.

La ampliación de las cañerías comenzó en 2008 y el año pasado concluyó con la conexión de la red a las instalaciones domiciliarias. En lugar de traer beneficios a los usuarios, la obra terminó “desmejorando” el servicio, al decir de la gente de la zona, pues se desataron muchas pérdidas de agua en la vía pública, aumentaron los problemas de presión y a raíz del color que adquirió el agua se tomaron muestras que al analizarlas mostraron cantidades por encima de los valores permitidos de coliformes. “Según los ensayos realizados, el agua no es bacteriológicamente potable”, concluyó el laboratorio donde se efectuó el análisis.

Tres características determinan la potabilidad del agua: incoloro, insípido e inodoro

“Lo más grave de todo esto es que nadie se hace cargo. ABSA le dice a los usuarios que no es responsabilidad de la empresa; la Autoridad del Agua tampoco les da respuestas. Y si los vecinos se enferman, como pasó en Los Hornos, alguien tiene que ser responsable”, planteó el concejal Gastón Crespo, quien presentó un pedido de informes en relación a la calidad del agua “de todo el distrito platenses”.

El edil recogió distintas denuncias por el mal aspecto del agua que llega a domicilios no sólo de Los Hornos y City Bell, sino también de las localidades de Villa Castells, Gonnet y San Carlos. Con esos testimonios reiteró la solicitud para que la Autoridad del Agua realice un estudio de potabilidad en la Ciudad. Además, aseguró el edil, hay reclamos por la calidad del agua en 44 y 150, la zona del hospital de Niños y en 8 entre 62 y 63.

“Hace unas semanas, un vecino de Los Hornos nos acercó un estudio del agua de la canilla de su cocina que solicitó a un laboratorio privado. El mismo arrojó que la muestra no era apta para el consumo y que presentaba un alto nivel de bacterias. Ahora la misma situación se repite en City Bell y en San Carlos”, señaló el concejal que preside la Comisión de Medio Ambiente en el Concejo Deliberante a la vez que exigió a la Autoridad del Agua “realizar un análisis físico, químico y bacteriológico del agua de red en toda la Región, con la participación de la UNLP y organismos especializados en la materia”.

“Los resultados de nuestras muestras siguen dando normales”, aseguran en ABSA

 

En el caso de los reclamos formulados por los vecinos de Los Hornos, ABSA insistió en que “los resultados de nuestras muestras siguen dando normales”, respuesta por la que los usuarios que aseguran haberse enfermado a raíz del agua presentarán una demanda en la Justicia.

Asimismo, en relación al caso de City Bell, la distribuidora indicó que “no tenemos registro de inconvenientes respecto a la calidad”. Sí admitió la operadora que debido a los trabajos de reparación de una cañería de impulsión en la calle 461 entre 15 y 15a, podría haber “baja presión en la zona”.

Más allá de sus componentes químicos, detectados sólo con exámenes de laboratorio, hay tres características que determinan la potabilidad del agua y que, en muchas de las situaciones que plantean los vecinos no se cumplen. Para que su consumo sea apto lo que sale de las canillas debe ser incoloro, insípido e inodoro.

Ese es el caso de uno de los tantos inconvenientes que puntualizan desde la Asamblea Vecinal de Tolosa. Sus dirigentes vienen reclamando a ABSA no sólo por cortes de agua y problemas de presión en la red sino también por el mal olor o sabor desagradable que suele caracterizar el suministro de amplias zonas como la avenida 520 de 32 a 120, el sector de 1 a 120 y 532 a 520, y parte del emblemático barrio de las Mil Casas, en las cuadras comprendidas por las avenidas 532 a 520 y 1 a 7.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

“Con los problemas de salud que trajo la mala calidad del agua, que se comprobó que tiene bacterias, no se aportó ninguna solución; tenemos que estar comprando bidones y gastamos no menos de 1.000 pesos en agua envasada, cuando pagamos algo similar por el servicio”. Rubén Burgos Vecino de 62 entre 139 y 140

“​​​​​​​Además de la cantidad enorme de desbordes de las cañerías rotas, de los cortes de servicio y la baja presión, en distintos lugares el agua sale con mal olor, de color marrón, con feo sabor o con sedimentos, lo que pone en dudas la calidad del servicio de agua en la localidad de Tolosa”.Eduardo Hache Asamblea Vecinal de Tolosa

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla