Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $130,69
Dólar Ahorro/Turista $215.64
Dólar Blue $239,00
Euro $135,85
Riesgo País 2374
Información General |CÓMO VIVEN LOS ESTABLECIMIENTOS PRIVADOS LA NUEVA NORMALIDAD
Educación postpandemia: el insospechado impacto en las aulas

Desde chicos con problemas emocionales hasta serios atrasos en su formación... el retorno a la presencialidad plena pone por estos días a docentes y directivos de colegios frente a desafíos que tal vez les tome años revertir

Educación postpandemia: el insospechado impacto en las aulas

Comienza a verse en las aulas el costo que tuvo la pandemia en la educación formal y emocional de los chicos

16 de Mayo de 2022 | 03:53
Edición impresa

Dificultades emocionales, miedos, sobrepeso, problemáticas familiares que estallan en las aulas, serios baches en la educación… Tras un año y medio de clases virtuales y otro seis meses de semi presencialidad, el retorno pleno a las aulas está empezando a poner al descubierto un costo insospechado de la pandemia, el que enfrentan por estos días miles de chicos, docentes y directivos de colegios en su esfuerzo por retornar a la normalidad.

La vuelta a la presencialidad plena “fue como si cayera un telón que nos dejó de pronto ante un montón de problemáticas al desnudo que se fueron potenciando durante los dos años de pandemia”, describe Martín Zurita, el secretario ejecutivo de la Asociación de Institutos Privados de la Provincia de Buenos Aires (AIEPBA ).

La vuelta a la presencialidad plena fue como si cayera un telón que nos dejó de pronto ante un montón de problemáticas al desnudo que se fueron potenciando durante los dos años de pandemia ”

Martín Zurita
Secretario de AIEPBA

“Tras un año y medio sin clases pudimos ver la magnitud del problema, que tiene varias aristas -cuenta Zurita- La principal tal vez sea la cuestión emocional de los alumnos. En los colegios estamos viendo muchos problemas emocionales, de vinculación con los otros, chicos con ataques de pánico, dificultades a la hora de quitarse el barbijo por miedo a contagiarse o vergüenza de mostrar el rostro, mucho sobrepeso por la falta de actividad física., pero también autolesiones entre adolescentes y, sobre todo, mucha necesidad de hablar”.

A su criterio “es evidente que la pandemia potenció problemáticas familiares no sólo por la mayor cantidad de horas de convivencia sino también por el hecho de que los chicos no tuvieron durante todo ese tiempo la posibilidad de compartir esos problemas con sus compañeros o maestros”; “un espacio que ha vuelto a habilitar de pronto la presencialidad escolar”.

“Estamos viendo muchos problemas emocionales de vinculación entre los chicos”

 

El directivo de la cámara que agrupa los institutos privados de la Provincia no es el único que señala esta situación. “La pandemia hizo que se perdiera el contacto con los otros y eso constituye el mayor desafío del retorno a la presencialidad plena: el impacto emocional que tuvo en muchas familias y muchos chicos”, señala por su parte Mónica Ceroni, gerente del Grupo Educativo Del Sol.

“Creo que el mayor problema de la vuelta a la presencialidad plena tiene que ver con los miedos -dice Ceroni-. Realmente muchos chicos sentían temor de volver a clases después de dos años conviviendo a diario con el miedo al contagio. Hubo familias que lo vivieron mucho más dramáticamente que otras. Algunas hasta nos plantearon reparos a regresar de manera plena a la presencialidad por la angustia de que sus hijos pudieran enfermarse”.

La pandemia hizo que se perdiera el contacto con los otros y eso constituye el mayor desafío del retorno a la presencialidad plena: el impacto emocional que tuvo en muchas familias y muchos chicos”

Mónica Ceroni
Gerente Grupo Educativo Del Sol

Pese al deseo de muchos chicos de volver a socializar con sus compañeros “nos encontramos con algunas dificultades para adaptarse a los nuevos cambios”, coinciden en contar directivos del Colegio Sagrada Familia. Aunque reconocen que “era lo esperado”, surgieron “situaciones que desbordaron la labor educativa”, detallan al mencionar “casos de ansiedad y destrato que no se visualizaban anteriormente” y que ponen a prueba a los equipos docentes y a la conducción.

UN APRENDIZAJE “MUY DISPAR”

Lo cierto es que tras dos años de pandemia, no sólo la situación emocional de los chicos está planteando serios desafíos a los docentes. Y es que pese a los esfuerzos realizados para las instituciones escolares para adaptarse de pronto a las exigencias de la educación virtual, los resultados fueron dispares. Mientras que algunos establecimientos contaban con recursos y comunidades que permitieron una transición rápida y efectiva, en otros no fue así, lo que incrementó brechas en la formación que pudieron brindar.

Las dificultades están empezando a verse ahora después de dos años en que el ritmo de la educación fue irregular: un número importante de alumnos presentan baches serios en su formación”

Perpetuo Lentijo
Secretario de ADEEPRA

“Nuestro cuerpo docente se adaptó rápido a la virtualidad con todo el sacrificio que fue dar clases en forma diferente en una escuela de doble jornada. Por suerte, como brindamos informática en los tres niveles teníamos una infraestructura para dar la clases virtuales que nos permitió desde el principio no perder horas de clase”, cuenta María del Carmen Laiuppa, directora General del Instituto de Enseñanza de La Plata, dando a entender que no todos tuvieron esa posibilidad.

“El no contar con dispositivos se vio reflejado en fuertes atrasos en la formación”

 

Con todo, para la Asociación de Institutos Privados de la Provincia de Buenos Aires, el problema se dio tanto por la dificultad de algunos establecimientos para adaptarse al cambio repentino como por parte de algunas familias para acompañar esa transformación. “Si bien hubo chicos que tuvieron la posibilidad de recibir un acompañamiento de sus padres o contar con dispositivos para asistir a clases virtuales, hubo muchos otros que no”, explica Martín Zurita, el secretario de la entidad, que el año pasado emprendió un estudio para determinar la impacto de esta situación.

“Cerca de un 30 por ciento de las 80 mil familias que consultamos en el relevamiento reconoció que solo contaba en su casa con un dispositivo con acceso a internet, y en muchos casos los hijos tenían que turnarse para usarlo en horario escolar. Eso explica en buena medida por qué cuando el año pasado uno entraba a las clases virtuales se encontraba con que solo había la mitad de los chicos. El hecho de no contar con dispositivos suficientes o tener una mala conexión a internet se vio reflejado en un fuerte atraso en la formación”, asegura Zurita.

Aunque cabria suponer que la escasez de dispositivos en los hogares fue un problema que afectó sólo a un sector de la sociedad, lo cierto es que no fue así. En el Colegio Crisol, cuya comunidad corresponde a un segmento de ingresos entre medios y altos, reconocen que también debieron enfrentar esta realidad. “No estuvimos exentos de lo que pasó en el resto de la sociedad y lo fuimos transitando con un acompañamiento de cada uno de las necesidades que nos planteaban las familias. Como había algunas que tenían varios hijos y no contaban con dispositivos suficientes para conectarse, otras donaron tablets y notebooks para que todos pudieran tener dentro de lo posible el mayor acceso a la clases virtuales”, cuenta su directora, María Mercedes Picardo.

Muchos padres debieron volver de golpe a la presencialidad y la educación virtual empezó a ser incompatible con sus compromisos. Por eso la vuelta a clases era algo ansiado para la reorganización familiar”

Miguel Angel Morales
Director de Bosque del Plata

Lo cierto es que, “en mayor o menor media, este problema se vio reflejado en lo curricular, lo que hace que el desafío hoy sea muy grande para los docentes”, sostiene Martín Zurita al señalar que muchos colegios hoy se encuentran “frente a una situación compleja porque hay chicos que presentan serias dificultades en lectura y escritura”. “La adquisición de conocimientos en estos últimos dos años fue muy dispar”.

Lo mismo señala su colega Perpetuo Lentijo, secretario general de la Asociación de Entidades Educativas Privadas de la República Argentina (ADEEPRA). “Las dificultades se están viendo ahora en el transcurso de estos primeros meses de plena presencialidad. Se nota mucho en los más chicos, que tal vez a sus 5 años recién están empezando el jardín y tienen problemas de socialización, pero también entre muchos adolescentes que no tuvieron durante la pandemia un ritmo regular de clases y ahora están con un número importante de materias sin regularizar. Por eso se han tenido que implementar planes de acompañamiento para que se pongan al día”, cuenta Lentijo, aunque lo cierto es que nadie podría decir cuánto tiempo tomará revertir esta realidad.

LA ALEGRÍA DE LA VUELTA

En lo que se observa en cambio una certeza plena entre directivos y docentes de colegios es en lo que significó para la mayoría de las familias el retorno a la plena presencialidad escolar.

“Fue una alegría volver este año a la presencialidad. La verdad es que lo vivimos como una fiesta reencontrarnos con los alumnos. Se sentían en el patio las risas en el recreo”, cuenta Mercedes Picardo desde el Colegio Crisol.

“Muchos padres debieron volver de golpe a la presencialidad y la educación virtual empezó a ser incompatible con sus compromisos. La vuelta a clases era algo ansiado para la reorganización familiar”, cuenta desde el Colegio Bosque del Plata Miguel Angel Morales, su director.

Hubo aumento de la morosidad en el contexto de las dificultades económicas de algunos sectores, pero también hubo una respuesta muy buena por parte de las familias en su compromiso por acompañar”

María Mercedes Picardo
Directora del Colegio Crisol

“Las familias estaban encantadas de poder retomar a la presencialidad plena. Había mucha necesidad de que los chicos estuvieran en el colegio -coincide en señalar María del Carmen Laiuppa-. Para los padres que son comerciantes o profesionales, que sus hijos estén de ocho a cuatro de la tarde en la escuela simplifica la jornada laboral”, dice la directora General del Instituto de Enseñanza de La Plata.

Otro punto en que coinciden en señalar muchos directivos de establecimientos privados es el valor de haber incursionado en la educación virtual. “Mal o bien -dicen- todos hicimos una experiencia que nos permitió incorporar otra forma de aprender y de enseñar”.

La mayor deserción en la educación privada se dio en el nivel inicial / gentileza Colegio Crisol

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $350.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla