Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
un estudio sobre los simbolos virtuales

Emoticones: el lenguaje de las caritas que no para de crecer

Su uso se volvió infaltable en los chats telefónicos y muchos creen que ya no es un complemento sino un reemplazo de la lengua escrita

Puede ser una carita triste u otra que llora de risa. Puede también ser una mano que da el okey y hasta otra con los dedos marcando la V de la victoria. De un tiempo a esta parte, los emojis se volvieron un lenguaje cotidiano y no son pocos los expertos que aseguran que, más que un complemento para los chats telefónicos, su uso está destinado a reemplazar el lenguaje escrito. ¿Para tanto?

En los últimos días, una investigación sobre 60 mil tuits reveló una marcada coincidencia en emojis -como el puño cerrado o la cara enojada- usados en las protestas en Twitter por la victoria de Donald Trump, sus anuncios sobre la inmigración y la marcha de las mujeres, lo que según expertos refleja la función de estos signos como complemento de la lengua escrita.

“Los emojis vienen a cumplir en la producción escrita, de alguna manera, el papel de desambiguar, realzar o suavizar los mensajes. Lo que en el registro oral se manifiesta con gestos y ademanes”, explica Romina Aza, lingüista e intérprete de Lengua de Señas. Sin embargo, aclara que es “apresurado” decir que se trata de una nueva lengua, ya que son significados sueltos que no reúnen ni la complejidad ni la estructura gramatical necesaria. Es más: a veces hasta pueden generar malas interpretaciones.

en estudio

“Su uso se está convirtiendo cada vez más en un fenómeno dentro del aspecto comunicacional”, considera Aza sobre estos signos creados por el japonés Shigetaka Kurita en la década del 90, y señala que en el caso de las protestas que se viralizan a través de redes sociales, los emojis sirven para ordenar discursos y unificar criterios, como los hashtags.

En este sentido, el especialista en análisis de datos y fundador del laboratorio Prismoji, Hamdan Azhar, realizó una investigación denominada “The Resistance Will Be Emojified” (”La resistencia será emojizada”) sobre la base de 60 mil tuits para analizar cuáles fueron los emojis más recurrentes en el marco de las protestas contra el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. Su puntapié lo marcó el anuncio del veto al ingreso de musulmanes, que en Twitter fue unificado bajo el hashtag #MuslimBan.

Azhar cruzó esos tuits con otros que aparecieron en las protestas virales con los hashtags #NoBanNoWall, #NoMuslimBan, #NotMyPresident y #WomensMarch. De esa forma, y tras borrar las publicaciones duplicadas, llegó a 60 mil únicos tuits. Allí encontró que entre los emojis más recurrentes en #NoBanNoWall y #NoMuslimBan estuvieron el corazón, la bandera, el puño cerrado y la Estatua de la Libertad. Mientras que en #NotMyPresident, también se agregó el de la cara enojada.

Más allá de la coincidencia de los emojis (corazón, Estatua de la Libertad, cara enojada, cara tentada de risa, bandera estadounidense y puño cerrado), lo que Azhar infirió de su análisis de visualización de datos fueron las sensaciones y sentimientos que los usuarios de Twitter quisieron expresar. Es decir, encontró que en los emojis usados en #NoBanNoWall se quiso expresar amor y solidaridad; que #NotMyPresident convocó a la decepción y la burla.

De esta manera, el estudio viene a plantear que los emojis funcionan como un prisma que convierte una extensa y cambiante masa de discurso público en simpáticos objetos digitales que podemos compartir con otros. “Aquí, las redes sociales actúan como la fuerza que le da sentido a los emojis y viceversa”, consideró Azhar.

Uno de los resultados que más le sorprendió al investigador fue el predominio del emoji de la bandera: “Muchas personas en Estados Unidos dicen que protestar es anti-americano, pero los datos demostraron que existe un sentimiento patriótico y un compromiso por preservar los valores humanitarios y democráticos al mismo tiempo”.

Aún así, Azhar aclaró que la principal limitación de su análisis fue que consideró solo los tuits vinculados con las protestas. Además, hizo hincapié en que hay determinados emojis que tienen diferentes connotaciones para los administradores o usuarios, por lo cual se debe profundizar más sobre estas cuestiones en futuros reportes.

En este sentido, la lingüista argentina sostuvo que a veces los emojis pueden generar una mala interpretación, y a modo de ejemplo recordó la anécdota del día que recibió un mensaje por chat avisándole el fallecimiento de una persona, y en lugar de usar la cara de llanto le mandaron la cara que llora de risa, por equivocación.

“El uso de los emojis requiere de un análisis mucho mayor, no se puede ser categórico. Pero sí es una prueba de que la comunicación es amplia, y en el caso de la producción escrita no se trata solo de palabras”, subrayó Aza.

En este punto, el mismo “padre” de los emojis, Shigetaka Kurita, había indicado en declaraciones a la prensa que la utilización cada vez más frecuente de estos símbolos en los chats o publicaciones en Internet no implica necesariamente que las personas tengan “vocabulario limitado” sino que, por el contrario, cuentan con una forma más de expresión.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...