Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Sin tregua

Escruchantes, mecheros y asaltantes tienen en jaque a los comercios locales

En un vivero de Tolosa robaron 10 veces en 15 días. Ahora se llevaron una fuente. El dueño quiere mudarse. Una pareja ya dio varios golpes en sucursales de una misma firma de ropa. Y un chico manoteó plata de un bar

los dueños de bensimon detectaron que una pareja “ya robó varias veces” EN SUS LOCALES/CAPTURA DE VIDEO

el bar de 8 entre 49 y 50. un menor robó y luego cayó/sebastián casali

De día y de noche. En la periferia, como en el corazón del microcentro. Con las puertas abiertas o las persianas bajas. La delincuencia ya no hace distinciones al momento de concretar sus fechorías en los negocios de La Plata.

Entre el jueves y ayer, por lo menos tres comercios de rubros diversos padecieron esa inquietante coyuntura bajo modalidades distintas. Tienen en común el hartazgo.

hasta la fuente

Uno de los damnificados es Américo López (60), dueño de un vivero que funciona desde hace 4 años en la esquina de 520 y 115.

Tanto lo ha golpeado el delito, que por estas horas medita la posibilidad de mudar su local hacia otra zona de la Ciudad, según reconoció ayer ante este diario.

No es para menos. Calcula que desde que abrió el vivero ya lo robaron “por lo menos 50 veces. Siempre cuando está cerrado. Y solamente en los últimos 15 días tuve 10 robos”. El último, que sucedió en las primeras horas de ayer, quizás sea el que más lo golpeó anímica y económicamente.

“Una vez más entraron en el vivero luego de romper parte del alambrado del frente y se llevaron una fuente de adorno que cuesta 14.000 pesos”, reveló Américo, sin pasar por alto que el elemento “pesa 500 kilos, es de cemento trabajado, mide 1,40 de alto, tiene dos pies que lo sostienen y hasta dos angelitos de los que cae el agua”.

“Para llevarse semejante fuente, tan pesada, tienen que haber entrado varios ladrones y haberla cargado en algún camión o camioneta”, conjeturó.

Recordó que en otras ocasiones les robaron plantas “de todos los tamaños, macetas, carretillas, cajas con herramientas, motores para presión de agua, motosierras, luces y alargues... pero una fuente...”

Acotó que “muchos de los robos fueron entre las 18 y las 20. El resto durante la noche. Hay una impunidad total. Por eso estoy pensando en llevar el vivero a otro lado”, concluyó.

“NOS TOMARON DE PUNTO”

En los locales del conocido local de ropa de hombre “Bensimon” tienen dos clientes “fijos”, un hombre de unos 45 años y una mujer de alrededor de 40, a los que parece gustarles mucho la mercadería. Tanto, que pagan por algunas y embolsan todas las que pueden cuando los empleados no los ven. Esto pasó en la sucursal de City Bell y también en la del centro de La Plata, el mismo día.

“Supimos que a las 10 de la mañana (del jueves) esta pareja robó en el local de City Bell cuatro o cinco prendas” bajo la modalidad de mecheros, luego de esconderlas entre sus ropas, relató a este diario el titular del local que está en 10 entre 48 y 49, Bruno (32). Pero lo más increíble es que una hora más tarde “vinieron acá para intentar hacer lo mismo”, comentó indignado.

Allí no lograron su cometido porque “un empleado los reconoció como los que habían robado anteriormente, los insultó y los corrió dos cuadras”, hasta que se subieron en un automóvil Renault Clío 2 bordó, en el que escaparon a toda velocidad.

Según Bruno, “lo insólito es que en el último año vinieron a este negocio entre seis y siete veces” y en dos oportunidades “compraron como si fueran clientes cualquiera. Pero nos tomaron de punto”.

“Esta pareja viene siempre bien vestida. Lo que menos parecen es ser chorros. El hombre es fácil de recordarlo porque tiene un forúnculo grande en la frente y pese a que es muy flaco, usa ropa holgada”, describió.

descuidista

Un bar del centro platense también sufrió el jueves a la noche un episodio de inseguridad, en este caso a manos de un menor de 14 años que un ratito después fue demorado por la Policía. Luciano (24), empleado del bar “St Brunch”, de 8 entre 49 y 50, contó que “fue a las 10 de la noche, cuando un compañero que estaba en la cocina se dio vuelta y sorprendió al pibe robando la plata de la caja. Lo corrió, pero la Policía atrapó al chico en la puerta del cine de 8 entre 51 y 53”.

 

  • + Vistas
  • + Comentadas

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...