Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
EDITORIAL

La Autopista y la suerte del parque Martín Rodríguez

La inquietud formulada por vecinos de Ensenada que, en un petitorio que presentaron en diversas reparticiones, reflejaron su inquietud por la suerte futura del parque Martín Rodríguez ante la posibilidad de que la extensión hacia el sur de la traza de la Autopista La Plata-Buenos Aires afecte a la integridad de ese paseo, plantea ciertamente una cuestión delicada que las autoridades debieran analizar y resolver de manera equilibrada.

Los vecinos temen que la obra implique la tala de muchos árboles que conforman el parque ubicado en la zona del Dique, entre nuestra ciudad y el comienzo del denominado polo petroquímico, ubicado en jurisdicción de Ensenada.

Los vecinos consideran que la magnitud de los trabajos podría implicar la virtual desaparición del Parque que, dijeron, cumple una función fundamental para atenuar la contaminación ambiental de la Región.

Pusieron de relieve, asimismo, que la Argentina rubricó cláusulas en el Acuerdo de París referidas a la lucha que debe darse contra las emanaciones tóxicas y en defensa del rol de los bosques.

Los vecinos expresaron que también entablaron numerosos contactos con investigadores de la Universidad Nacional de La Plata y del Conicet, para analizar alternativas de diseño de la traza de la Autopista. Asimismo, dijeron haber presentado sus inquietudes ante la Municipalidad de Ensenada, el OPDS - Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible - y la Defensoría del Pueblo, aunque ninguna de estas tres dependencias, según reseñaron, les dio respuestas a los derechos y necesidades invocados.

Corresponde aquí también señalar que hace más de sesenta años tuvo comienzo de ejecución el proyecto de tender en torno a nuestra ciudad la llamada “barrera o cortina forestal” impulsada, entre otros precursores del ambientalismo, por el doctor Nicodemo Scenna, que se extendería en torno al perímetro platense (a todo lo largo de las avenidas 122, 32, 31 y 72), aunque sólo tuvo comienzo parcial de ejecución, precisamente, en lo que pasó a ser el parque Martín Rodríguez, con extensión en el ángulo del barrio del Mondongo, profusamente arbolado en la zona de diagonal 73 y 122.

Desde luego que la obra proyectada, esto es la prolongación de la Autopista hasta la calle 615 en donde quedará conectada con la ruta 11 significará un auspicioso avance no sólo en materia de tránsito, sino para reactivar la zona portuaria y toda la Región, viéndose además facilitado los accesos al polo petroquímico.

Como se ha dicho, entonces, son las autoridades con responsabilidad en el tema las que deben analizar a fondo los valores en juego y buscar alternativas que, acaso, puedan compatibizar ambas ventajas. No es la primera vez que una obra pública de envergadura origina problemas de esta índole y han sido muchas las ocasiones en las que, después de los exhaustivos estudios realizados, se hallaron soluciones razonables. Existen, afortunadamente y cada vez más, numerosos antecedentes urbanísticos demostrativos de que el progreso y el medio ambiente pueden marchar de la mano.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...