Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Acompañaron y otra vez se volvieron defraudados

Viajaron hasta Córdoba para recbir una alegría y nuevamente el equipo les falló. Para los hinchas, un aprobado

Acompañaron y otra vez se volvieron defraudados

Los hinchas desafiaron la distancia para alentar al León / A. Carrizo

Por: CÓRDOBAEnviados Especiales

17 de Octubre de 2019 | 05:10
Edición impresa

Otra vez un buen acompañamiento tuvo Estudiantes en un partido. Fue ayer, en Alta Córdoba, en el partido por Copa Argentina ante Central de Córdoba en la cancha de Instituto. Poco más de 2500 hinchas desafiaron la distancia, la billetera y la pobre realidad futbolística del equipo. Un aplauso bien fuerte para todos los “héroes” que estuvieron presentes.

La derrota, con eliminación de la Copa Argentina fue un duro golpe para ellos, que no lo merecieron de ninguna manera. Una nueva decepción del plantel que en los últimos meses le ha dado poco y nada a los hinchas, que sólo apoyaron pese a los nulos resultados conseguidos.

El grueso de los hinchas llegó en una caravana de seis colectivos que salieron el martes por la noche desde la ciudad de La Plata. Ese grupo arribó en horas del mediodía a la capital cordobesa y en las inmediaciones del estadio de Instituto improvisaron un camping para almorzar y acompañar las horas previas.

El resto de los hinchas viajó en autos particulares y algunos pocos en avión, caso los integrantes de la filial Capital Federal y otros más. Los más tranquilos en el aspecto económico se quedarán en la zona hasta el lunes, con visita a los Valles Calchaquíes y alguna parada en las Termas de Río Hondo. En este caso fueron unas mini vacaciones, claro está.

Entre las banderas desplegadas alrededor del estadio: “La única banda de la ciudad”, “Gonnet”, “La Loma”, “23 y 68”, “Mondongo”, “Parque Saavedra”, “Los Hornos”, “Castelar”, “16 de octubre”, “Los Leales”, “Puente de Fierro”, “Tolosa enajenada” y “Berisso”, entre otras.

Del otro lado también hubo un fuerte acompañamiento. Cerca de 3 mil hinchas santiagueños coparon la tribuna local de la cancha de Instituto, con muchas banderas, globos. Fue notoria la movilización desde la provincia, limítrofe con Córdoba. Pero también se explicó con son muchos los estudiantes universitarios que están radicados en la Docta, por eso el buen número se multiplicó. “Somos de Primera”, el grito repetido de los albinegros en la cabecera.

51 AÑOS DESPUÉS JUNTO AL PINCHA

Juan Manuel Cancio es un hincha de Estudiantes que no se pierde partido el equipo, siempre y cuando sus obligaciones y el dinero se lo permitan. Ayer estuvo en Alta Córdoba apoyando, junto a su hijo Pedro, de la misma manera que hace 51 años estuvo de idéntica manera pero en Old Trafford.

Cancio fue uno de los hinchas que estuvo presente en esa mágica noche, de la que ayer se cumplieron 51 años. “Tuve esa suerte de estar presente, como ahora. Son dos equipos diferentes, pero el apoyo es el mismo, ojalá que podamos mejorar para volver a jugar un partido como ante Manchester, por lo menos para que pueda estar presente mi hijo”, contó.

AFUERA DE TODO, SEIS DÍAS DESPUÉS

Mauricio Rosales fue titular el jueves en el partido por Copa Argentina ante Estudiantes de San Luis. Tuvo una mala actuación, como todo el equipo, principalmente la defensa. Incluso se fue reemplazado al término del primer tiempo. Ayer, no fue elegido entre los once y tampoco para integrar un lugar en el banco de los suplentes. Curioso y repetido este accionar de Gabriel Milito.

De igual manera ocurrió con Nazareno Colombo, quien estuvo hasta las horas previas en la mira del técnico para ser titular. Finalmente el DT se inclinó por Sánchez y el juvenil ni siquiera estuvo sentado en el banco como alternativa. Lo vio desde la platea. Otro caso curioso de un entrenador que no deja de sorprender con algunas decisiones.

LA DISCUSIÓN DE MILITO Y ÁBILA CON EL CUARTO ÁRBITRO

Promediando el primer tiempo el entrenador de Estudiantes y su principal ayudante de campo mantuvieron una acalorada discusión con Fabricio Llobet, a quien le reclamaron una infracción de Nicolás Correa sobre Iván Gómez, que mereció tarjeta amarilla. Claro, Jorge Baliño dio la ley de ventaja porque la pelota la se llevó Iván Erquiaga, en franca posición de gol. El reclamo, lógico, era porque Roldán ya tenía amarilla a cuestas y debió irse expulsado. Tenían razón con su protesta.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Multimedia

Los hinchas desafiaron la distancia para alentar al León / A. Carrizo

La familia Pincha acompañó al equipo, que defraudó / Antonio Carrizo

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla