Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Se abre una hendija entre Macri y la UCR
Se abre una hendija entre Macri y la UCR
Mariano Spezzapria

Por: Mariano Spezzapria
mspezzapria@gmail.com

12 de Noviembre de 2019 | 03:23
Edición impresa

A menos de un mes de dejar la Casa Rosada, Mauricio Macri sigue adoptando decisiones que perfilan su posicionamiento político como futuro referente de la oposición. El presidente saliente definió que el Gobierno argentino no cataloga como un golpe de Estado a la crisis que atraviesa Bolivia tras la renuncia de Evo Morales. Esa consideración provoca, sin embargo, una disidencia dentro de Juntos por el Cambio, que parte de legisladores y gobernadores radicales.

La postura de Macri, que ayer confirmó en conferencia de prensa el canciller Jorge Faurie, es que no se puede considerar la crisis de Bolivia como un golpe de Estado hasta tanto no se defina si el Gobierno quedará a cargo de un presidente de transición –surgido de la Asamblea Legislativa- o si efectivamente el poder será tomado por las Fuerzas Armadas. Por eso el propio Macri mantuvo conversaciones con líderes de la región para alentar una salida constitucional en Bolivia.

La misma lógica de Macri aplica su ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien ayer comparó la situación de Evo Morales con la de Fernando de la Rúa en 2001, cuando el entonces presidente renunció en medio de protestas sociales. Bullrich, que formaba parte de aquella administración, se prepara ahora para asumir la conducción del PRO a pedido de Macri. La funcionaria es considerada una de las voces más combativas contra el peronismo que se alista para volver al poder.

Aunque el rumbo que le imprimen Macri, Bullrich y también Marcos Peña al partido que hasta ahora hegemonizó la toma de decisiones en la alianza Cambiemos, no deja conformes a decenas de diputados radicales que mañana –tras la Asamblea Legislativa que proclamará a la fórmula Fernández-Fernández- podrían dejar en evidencia una posición propia respecto de Bolivia, puesto que consideran que la salida de Evo Morales tuvo lugar a raíz de un “golpe de Estado”.

La inquietud de los diputados de la UCR, forjada en la historia de un partido que sufrió golpes de Estado, fue compartida ayer por el gobernador radical de Jujuy, Gerardo Morales, y en menor medida también por el titular de la fuerza, el mendocino Alfredo Cornejo, quienes no dudaron en diferenciarse de Macri en este sentido. De todos modos, este martes habrá reuniones tendientes a armonizar las posturas del PRO y la UCR para que no lleguen al recinto divididos mañana.

Según indicaron a EL DIA fuentes partidarias, el puente entre el macrismo y el radicalismo podría tenderse a través de conceptos emitidos en un comunicado por la Coalición Cívica de Elisa Carrió, que si bien no consideró la crisis boliviana como un golpe de Estado, advirtió que “las Fuerzas Armadas siempre deben subordinarse a las instituciones del Estado y abstenerse de toda participación que vulnere el orden democrático”, lo que no está garantizado en Bolivia.

Dentro del PRO, la única voz disidente de la postura que fijó Macri es la del diputado Daniel Lipovetzky, cuyo pronunciamiento de repudio al “golpe de Estado contra Evo Morales fue resaltado por el presidente electo Alberto Fernández.

 

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla