Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Una cantera “se les vino encima” y temen que las casas se desmoronen

En Barrio Aeropuerto los vecinos juntan firmas por la degradación que provocan las cavas. Dicen que hay “grietas” en la tierra

Una cantera “se les vino encima” y temen que las casas se desmoronen

vanesa gonzález, una de las vecinas movilizas por las cavas/ g.m

11 de Diciembre de 2019 | 01:51
Edición impresa

El “pasivo ambiental” que representan decenas de antiguas explotaciones de tierra y tosca en la periferia platense sigue generando trastornos a los vecinos. Ahora quienes salieron a poner el grito en el cielo son frentistas del Barrio Aeropuerto, quienes, rodeados de la expansión de las canteras en ese sector de la Ciudad empiezan a temer que se desmoronen sus viviendas.

Así lo plantearon ayer en diálogo con EL DIA, después de haber juntado firmas para presentar su reclamo ante la Comuna. Buscan que se tome alguna medida antes de que sea tarde. “Se está rajando la tierra y está a punto de desmoronarse todo”, avisa Vanesa González, una vecina de 614 y 118 en Barrio Aeropuerto. Preocupada, dice que, literalmente, una cantera “se le vino encima”.

“Hace un año -contó la mujer- estaba lejos la cantera. De tanta tosca que fueron sacando se acercaron, acortó la distancia y ahora la tengo pegada a mi casa. Ya la clausuraron varias veces pero a los pocos días vuelven a funcionar”.

En el barrio aseguran que hay al menos cuatro canteras en funcionamiento en la zona. Y representan un riesgo, en particular para los más chicos. “Ésta, por ejemplo, tiene 20 metros de profundidad y está con agua”, advirtió González.

No es la única que se queja. Como se dijo, en el barrio juntaron firmas e hicieron una presentación para que se tome alguna medida ante lo que consideran una degradación ambiental y un riesgo para las construcciones. “Hay gente que puso alambrado y se le desmoronó porque el terreno es inestable”, dijo la mujer. A su vez, agregó que vuela tierra de forma constante debido a la actividad en la cava. “Ni siquiera se puede colgar la ropa de día porque enseguida se ensucia de la tierra que vuela”, resaltó.

La vecina mostró a este diario cómo algunos sectores de su vivienda empezaron a agrietarse y lo vincula a la actividad de la cava. “Tenemos miedo de que se venga todo abajo”, enfatizó.

Encima, sostuvo, las máquinas trabajan sin descanso desde las 5.30 hasta las 17. “Es un ruido atronador porque son equipos grandes”, insistió.

un pasivo que crece

Meses atrás un relevamiento encarado por expertos de la facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), volvió a poner en escena la problemática planteada por la cantidad de canteras que funcionan -muchas de ellas sin habilitación- en la periferia platense y en un cantidad que superar el centenar.

Para ello desarrollaron un registro que incluye la ubicación exacta de cada una de ellas y sus características físicas, ambientales, sociales y paisajísticas.

“La extracción profunda de suelos causa un grave deterioro del ambiente por la pérdida del sustrato útil para uso agropecuario y urbano, generando numerosas áreas decapitadas y profundas cavas. Se conforman, así, grandes heridas en el territorio que se traducen en áreas residuales y vacíos urbanos degradados sin control ni propuesta de recuperación”, advertía por entonces María Elisa Cremaschi, la investigadora que llevó a cabo el trabajo.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla