Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
La justicia ordenó TRES detenciones

Dan por probado que se cometieron abusos sexuales en el Próvolo

Dan por probado que se cometieron abusos sexuales en el Próvolo

El cura Nicolás Corradi, acusado de abuso y corrupción de menores/web

La Justicia Penal de La Plata ordenó la detención de dos sacerdotes y un empleado en el marco de la causa que investiga presuntos abusos sexuales eclesiásticos a menores hipoacúsicos en el Instituto Próvolo de La Plata.

Se trata de los sacerdotes Nicolás Corradi y Eliseo José Pirmati y un hombre que trabajaba en el Instituto Próvolo. Mientras que el primero de ellos ya está detenido en Mendoza, por delitos similares cometidos allí, el otro se halla alojado en un asilo en Italia, por lo que espera que en los próximos días se pida su extradición. En lo que respecta al civil su detención se concretaría en las próximas horas.

El juez de Garantía de La Plata Jorge Moya Panisello, quien autorizó las detenciones pedidas por la fiscal Cecilia Corfield, dio por probado que “existieron abusos en Próvolo La Plata” y destacó que Nicolás Corradi “fue la máxima autoridad del instituto desde 1970 a 1997”.

Como se pudo determinar, los abusos constatados se cometían el sábado “día en que disminuía el número de alumnos internados y sólo quedaban los que no tenían familia”.

En este contexto, la detención de Corradi fue ordenada bajo el cargo de abuso sexual simple agravado por su condición de ministro del culto católico y encargado de la guarda por el grave daño en la salud de la víctima y reiterado cuando menos en tres hechos; y abuso sexual con acceso carnal agravado reiterado por lo menos en cinco hechos en su calidad de partícipe necesario”.

Al empleado que trabajaba en el Próvolo en contacto con las víctimas la justicia le imputó los delitos de “abuso sexual simple agravado por su condición de guardador o educador; abuso sexual con acceso carnal en cinco hechos y corrupción de menores”. En tanto que la detención de Pirmati fue ordenada por abuso sexual simple agravado por su condición de religioso, en al menos tres hechos.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

  • + Vistas
  • + Comentadas

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla