Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $87,17
Dólar Ahorro/Turista $143.83
Dólar Blue $150,00
Euro $103,25
Merval 0,00%
Riesgo País 1429
Policiales |Rodeados de cámaras
La opción del “Gran Hermano” para darle pelea a los delitos

Cada vez son más los robos que quedan filmados por dispositivos de seguridad públicos o privados. No siempre sirven para dar con los autores, pero tienen valor probatorio

La opción del “Gran Hermano” para darle pelea a los delitos

un delincuente filmado en pleno asalto a un local de 142 bis y 32/ video

29 de Octubre de 2020 | 02:39
Edición impresa

La obra 1984 de George Orwell, el “Gran Hermano” o “Hermando Mayor” (según qué traducción al español se lea) es una creación del Partido que gobernaba el mundo literario, un personaje intangible y omnipresente que servía a las autoridades para imponer una sensación constante de control y vigilancia. La expresión quedó grabada en el imaginario social y se utiliza con frecuencia para referirse al hecho de ser o sentirse observados de forma permanente en un planeta cada vez más digital.

En La Plata en los últimos 10 años parece vivirse un ambiente similar pero con un objetivo distinto: el de resguardarse de los delincuentes. “La gente está cada vez más dispuesta a restringir su libertad a cambio de seguridad”, graficó una fuente judicial consultada.

Durante esa década, con el delito en franca escalada, la Municipalidad comenzó a instalar cámaras de seguridad en diversos puntos estratégicos. Avenidas, diagonales, cruces importantes, son algunos de los sectores escogidos donde funcionan en la actualidad los 1.030 dispositivos colocados por la Comuna. A ese número se le debe sumar uno aún mayor, que es el de los sistemas particulares. Según colocadores privados, “estamos hablando de que por cada municipal hay entre 10 a 12 particulares”, le aseguraron a EL DIA. Esa cifra no contempla las que funcionan en bancos, financieras, grandes superficies comerciales o establecimientos de ese tipo. Tampoco los celulares inteligentes, capaces de filmar con calidad a media y larga distancia y mucho más accesibles que un sistema de vigilancia.

El Casco Urbano, circunscrito por las calles 32, 31, 72 y 122, consta de una superficie de 30 kilómetros cuadrados. Cerca de la mitad de las cámaras del municipio están emplazadas en esa área. Sumadas a las dispuestas en casas y edificios suman miles, y se podría decir que los ladrones están rodeados.

ATRAPADOS EN FOTOGRAMAS

Este año de pandemia y confinamiento, el pedido de cámaras creció de manera abrupta. La ecuación es más robos, más equipos. No obstante, hay que aclarar que la mayoría de las veces el hecho termina por consumarse, es decir, no se trata de un dispositivo que prevenga. Sí, en cambio, sirve cada vez más para atrapar al malviviente y se usa también en la instancia judicial. (ver recuadro)

Con todo, es válido afirmar que los ladrones se sienten observados. Por ejemplo, en agosto último en 139 y 46, tres hombres ladrones descendieron de un auto conducido por un cuarto y abordaron a una familia, pero desistieron de continuar con el asalto.

“No se quedaron más tiempo ni intentaron entrar en la casa porque vieron las cámaras”, le contaría más tarde un vecino a este diario. Algunos se sienten impunes y levantan la vista hacia el lente, con gesto desafiante. Eso fue lo que sucedió hace menos de una semana en 11 y 56, cuando dos sujetos sustrajeron una moto de la vía pública ante la atenta mirada de los frentistas que les gritaban y los grababan con sus celulares. Antes de escapar con el rodado, uno de los bandidos elevó la mirada hacia la diminuta cámara del teléfono.

Otro caso emblemático -que tuvo su eco meses después en otro inmueble- fue el que tuvo lugar a mediados del año pasado en 508 entre Centenario y 14, donde actuaron cinco hombres armados. La maniobra fue observada por los vecinos de la cuadra y también por la víctima, quien pudo seguir el episodio en tiempo real a pesar de estar vacacionando con su familia en Bariloche. El propietario vio lo que pasaba en vivo a través de las cámaras de seguridad por medio de una aplicación de celular.

Las imágenes le mostraron toda la secuencia. Pudo observar que los individuos del grupo comando que atacó su hogar tenían cubiertos los rostros con pasamontañas, cómo derribaron la puerta de entrada con una maza y luego se dispersaron como hormigas por las habitaciones.

Un hombre quedó detenido ayer por el material de la cámara de una estación de servicio

“Revolvieron todo hasta que encontraron los dólares y pesos que había recibido por la venta de un inmueble. Calculo que fueron cinco minutos, después se dieron a la fuga”, le contaría Darío (41), el dueño del inmueble, a EL DIA. Luego escaparon a toda velocidad en un auto.

“No respetaron nada, estaban muy decididos, armados, organizados, hasta tenían guantes de látex”, lamentó el damnificado, a quien le sustrajeron 80 mil dólares.

Para nombrar un episodio reciente, ayer por la madrugada detuvieron a un sujeto por un incidente en la zona norte. Había asaltado con un arma el shop 24 horas de una estación de servicio, aunque cuando lo atraparon “no tenía ni la pistola ni el botín”, confió un vocero de la investigación. Sin embargo, la fiscalía decidió dejarlo preso por considerar que en las filmaciones del local se lo veía con claridad: “No había dudas de que era él, en la filmación se lo observa atracando el comercio”, indicó una fuente judicial.

Cada barrio platense tiene, además, su particularidad. En La Loma, en la zona del parque San Martín o en el Centro, las grabaciones suelen ser de menores que intentan de alguna forma vulnerar aberturas de negocios o edificios para robar. A los motochorros, en cambio, se los ve en toda la Ciudad, ya que su radio de acción es amplio.

El título “Robó y quedó filmado” se volvió recurrente en los medios y describe una realidad cotidiana. Lo que no tienen en cuenta quienes delinquen es que en épocas de redes sociales e Internet móvil, sus rostros surcan la virtualidad en segundos y las imágenes de sus fechorías se replican con rapidez en otros teléfonos, tablets o computadoras. El Gran Hermano, en este contexto, corre por cuenta de la ciudadanía, que los vigila pero no logra controlarlos.

1.030
cámaras de seguridad son las que instaló el municipio en La Plata, pero estiman que por cada uno de esos dispositivos hay “entre 10 y 12 particulares”.Esto no contempla las que funcionan en entidades financieras o grandes superficies comerciales.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla