Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar

Salió la tarjeta del Cartonazo, con un pozo de $100.000 que se puede duplicar

Dólar Oficial $123,91
Dólar Ahorro/Turista $204.45
Dólar Blue $204,00
Euro $129,36
Riesgo País 1942
El Mundo |SIGUE EL CULEBRÓN EN REINO UNIDO
Boris Johnson resiste la movida de su partido para sacarlo del cargo

Boris Johnson resiste la movida de su partido para sacarlo del cargo
21 de Enero de 2022 | 02:35
Edición impresa

LONDRES

El primer ministro Boris Johnson, que el miércoles parecía tener las horas contadas ante la ira causada en su partido (conservador) por las fiestas durante el confinamiento, resurgió ayer, paradójicamente rescatado por la defección de un diputado y pese a acusaciones de intimidación.

En un culebrón político que no deja de crecer, el joven diputado conservador William Wragg, vicepresidente del poderoso Comité 1922, encargado de la gestión del grupo parlamentario y como tal del lanzamiento de una eventual moción de censura interna, denunció ayer una campaña de intimidación contra los rebeldes por parte de “miembros del personal” de Downing Street.

“La intimidación de un diputado es un asunto grave. La información que conozco parecería constituir chantaje”, dijo Wragg, de 34 años, que figura entre quienes pidieron públicamente una moción contra Johnson por el denominado “partygate”, o escándalo de las fiestas celebradas durante el confinamiento por la pandemia.

Wragg llamó a los diputados afectados a denunciarlo a la policía.

Esta supuesta campaña incluiría amenazas de retirar financiación a las circunscripciones de los rebeldes y de filtrar historias perjudiciales a la prensa. A uno de ellos, el tránsfuga Christian Wakeford, que el miércoles protagonizó una impactante escena en el parlamento al levantarse de la bancada conservadora para ir a sentarse con la oposición laborista, le habrían dicho que su región podría perder una escuela si no desistía en su rebelión.

Pero Johnson defendió “no ver ninguna prueba que apoye esas acusaciones” contra sus colaboradores, durante una visita a un centro médico en el suroeste de Inglaterra.

Allí, el primer ministro se negó a contestar a insistentes preguntas sobre si dimitiría de demostrarse que infringió las reglas anticovid. (AFP)

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla