Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Murió un conocido barrabrava del Lobo

José Luis Torres, un barrabrava de Gimnasia que durante algunos años fue el jefe de la hinchada, murió ayer en el hospital Gutiérrez, víctima de una enfermedad que lo afectaba desde hacia largo tiempo.

Conocido por varias generaciones de platenses como el "Negro" José Luis, integró durante varias décadas la hinchada del Lobo y fue un personaje controvertido tanto en las tribunas como en las calles de nuestra ciudad.
Torres, de 46 años, había ingresado hace unos 15 días al hospital, donde le iban a practicar una operación de vesícula, pero su estado de salud comenzó a empeorar hasta que falleció ayer en las primeras horas de la tarde.
Su historia
Desde muy joven el "Negro" José Luis se transformó en un mito de las diagonales platenses. En el recuerdo popular se mantiene intacta su imagen. Su sola presencia, sumada a los antecedentes y a las historias que se tejían sobre él, intimidaba.
Comenzó a ir a la cancha desde muy chico -5 ó 6 años- y su pasión por Gimnasia nunca cesó. En su adolescencia supo ser un estudiante normal, hasta que hubo un hecho que lo marcó para siempre: la muerte de su padre que trabajaba como empleado en YPF.
Años después, se quedó solo en su casa ubicada en el barrio de la Terminal. A partir de ahí comienza la "leyenda"... Se fue metiendo en la hinchada, comenzaron las entradas a las comisarías y las vinculaciones con hechos policiales.
Por el año '75 integraba una segunda camada de la barrabrava de Gimnasia que acompañaba al equipo a todas partes, detrás de reconocidos simpatizantes como el "Loco" Tabbia, el "Oso" y Arrieta. En ese grupo estaba junto a Marcelo Amuchástegui (conocido como el "Loco" Fierro, muerto en un enfrentamiento con la Policía rosarina), el "Tucumano", el "Oveja", el "Flaco" Olivia y "Wimpy".
Años más tarde, el "Negro" empezó a comandar a los barrabrava del Lobo. Los hinchas de Gimnasia, y toda la ciudad, comenzó identificarlo como el "jefe de la hinchada", algo que duró casi hasta el '84, el año del ascenso.
Si bien nunca se apartó y continuó ligado a la hinchada, faltó a la cancha durante largos períodos, tiempos que pasó entre rejas. Fue cuando el "Loco" Fierro accedió a la jefatura de la hinchada.
Igualmente, Torres nunca se alejó y siempre fue muy respetado por las nuevas generaciones de barrabravas.
Quienes estuvieron junto a él, recuerdan mil y una anécdotas, y reconocen que "el Negro tuvo más vidas que un gato", ya que muchas veces había salvado su vida de milagro. Caídas de tribunas, otras en la cárcel -en una revuelta en Olmos lo tiraron desde tres metros de altura- y peleas en la calle -una vez recibió varios puntazos profundos en el abdomen y a los pocos días, todo vendado, fue a la cancha-, hicieron que el mito creciera.
También se recuerda una anécdota que lo pinta de cuerpo entero: la hinchada iba en tren a un partido con Racing, y él, que en ese momento estaba enyesado en un pie, como no llegó a subirse a un vagón, se paró en el medio de la vía. El tren se detuvo y él se subió.

Los "Redondos" le dedicaron un tema
El "Negro" José Luis también era fanático de "Los Redonditos de Ricota". Y justamente fueron "Los Redondos", quienes le dedicaron uno de sus temas más conocidos: "La Bestia Pop".
Algunos allegados aseguran que en su casa guardaba celosamente y como un tesoro, una grabación donde en un programa de radio el "Indio" Solari (cantante del grupo) lo nombraba y explicaba el porqué de esa dedicación.

Sus últimos días
La última vez que fue a la cancha a ver a Gimnasia fue en el estadio del Bosque, cuando en este torneo perdió 3 a 1 con Lanús. Días después empezaron sus problemas de salud.
"Torugo" y "El Volador", dos integrantes de la hinchada albiazul estuvieron junto a él en sus horas finales. Contaron que le llevaron al hospital una camiseta del Lobo, pero no se la pudo poner. Según dijeron lo último que hizo fue preguntar por su hija de 4 años, a quien bautizó como Paloma Azul.
Sus restos serán velados, a partir de las 12, en "Casa Ruiz", en 39 entre 5 y 6.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...