Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Espectáculos |CINE POR TV
George Clooney y ex convictas

13 de Noviembre de 2013 | 00:00

Por AMILCAR MORETTI

“Francine”, este domingo poco después de las 22, es probable que sea la “película de la semana”. Canadiense, producida el año pasado, estrenada en Argentina en el Festival de Buenos Aires (BAFICI), quizás pueda discutirse si otras de estos días (reposiciones, todas) revisten mayor calidad. Pero si se combinan seriedad y la poca visibilidad que ha tenido casi seguro que “Francine” sobresale como una exposición de cine más que atendible. Francine, el personaje, está a cargo de Melissa Leo, actriz merecedora de un Oscar por su rol en la reciente “El ganador”, con Mark Wahlberg, y Christian Bale.

Guionada y dirigida por Brian M. Cassidy y Melanie Shatzky, distinguidos en premiaciones confiables pero de escasa repercusión, en poco más de una hora “Francine” presenta una geografía humana de Estados Unidos que no aparece nunca en Hollywood y que en escasas oportunidades puede atisbarse aún en todo su cine nacional. Pone la mirada en la amplísima escenografía urbana (también existe en lo rural) caracterizada por una soledad absoluta en medio del abandono edilicio y de servicios, la basura, las persianas cerradas, las calles desiertas y lo gris-verdoso hechos ostensibles por lo temible y a la vez enigmático sugerido en un momento de gran crisis económica-cultural como el actual, en medio de la desocupación y la no asistencia del Estado.

Francine recién sale de la cárcel y se ubica en una casa en busca de trabajo, contrataciones precarias que la impulsan a la provisionalidad como signo de vida ineludible: la incidencia crucial de lo social y cultural sobre la subjetividad de un individuo en este tipo de sistemas superdesarrollados tecnológicamente. La película impacta con su imagen, con la sola ambientación de sus situaciones, que quedan asociadas con la sequedad, la ausencia de rodeos y a la vez de sentimentalismos manipuladores. Lo que se ve, lo que “se vive” mientras se es espectador involucra al que mira y casi lo obliga a quedar “intervenido”, motivo por el cual es posible que cause malestar y distanciamiento en muchos espectadores.

“Francine” película asume planteo como para que no alcancen las “explicaciones” provenientes de la psicología clínica del común: en el fondo termina por no interesar tanto que la protagonista se rodee de una gran cantidad de animales callejeros y abandonados, en el límite de producir rechazo o poner distancia con los demás. No basta la interpretación individual sino advertir que se apunta bastante más alto y a un mundo de razones complejas más profundas.

“Francine”, el domingo 17 a las 22,20 por I-Sat.

MEJOR DRAMATURGO DE COMEDIAS

¿Dramaturgia de comedias? Sí, ¿por qué no? Los griegos clásicos tenían dramas satíricos, satíricos para aliviar el padecimiento sobre el escenario y en el público. En “Los descendientes” la cuestión central planteada en el fondo –y en última instancia, en superficie también- es un drama, pero las formas, cierto modo de exponer las situaciones, rasgos de los personajes y de las actuaciones (magníficas, por cierto, sobre todo en el caso de George Clooney, a quien es difícil encontrarle debilidades en la pantalla, como si fuese, como se dice, Cary Grant) se desarrollan con “pasos” próximos a la comedia.

Alexander Payne (“Las confesiones del Sr. Schmidt”, lunes 18 a las 20,10 por I-Sat, y “Entre copas”) es considerado por una parte de la crítica como una especie de nuevo Billy Wilder (de “Sunset Boulevard” a “Una Eva y dos adanes”, por mencionar dos). Se advirtió clarísimo en “Schmidt”, película lúcida y piadosamente jocosa y fue más “difícil” en “Entre copas”, road-movie de la soledad y el ridículo en el camino de los habitantes comunes –vidas de casi drama- de la ruta del vino californiana.

“Los descendientes”, ambientada en Hawai (parte de estados Unidos) muestra a Clooney como esposo que debe enfrentarse al abrupto estado de coma de su esposa, con familia de ricos propietarios de tierras e inmuebles. Los desentendimientos son tanto subjetivos y personales, individuales, como de índole cultural, grupal, societal. ¿Qué cuentas puede rendir un tipo, con algunas macanas y partes feas pero al fin y al cabo mucho mejor que otros más numerosos, si nunca ha estado en su casa, prestado atención a sus hijas y con poco y nada que ver en sentimientos y pensamientos con los integrantes de la familia ampliada?

Martes 19 a las 19,55, por Cinecanal.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla