Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
VIAJE APOSTÓLICO

Francisco expresó su “dolor y vergüenza” por los abusos de sacerdotes a menores en Chile

El pontífice pidió perdón por el “daño irreparable causado a los niños”. Dijo que sigue con atención los esfuerzos de las víctimas para superar esa dolorosa experiencia

El Papa se prepara para oficiar misa ante unaS 400 MIL PERSONAS en el Parque O’Higgins, en la capital chilena / AFP

El Papa con la presidenta Michelle Bachelet, en el Palacio La Moneda/AFP

Francisco durante la misa de ayer en Santiago / AFP

El papa Francisco reconoció ayer sentir “dolor y vergüenza” por el grave y doloroso mal que causaron los abusos sexuales de los que están acusados sacerdotes chilenos y por el “daño irreparable causado a los niños”.

En su primer discurso ante autoridades políticas del país, entre ellas la presidenta Michelle Bachelet y el mandatario electo Sebastián Piñera, Francisco manifestó su “dolor y vergüenza” por los abusos.

“Me quiero unir a mis hermanos en el Episcopado, ya que es justo pedir perdón y apoyar con todas las fuerzas a las víctimas, al mismo tiempo que hemos de empeñarnos para que no se vuelva a repetir”, reforzó el Pontífice, aplaudido por los 700 presentes, al condenar los abusos.

Las palabras del Pontífice fueron destacadas por los medios y el propio Piñera, que puso de relieve el “valiente reconocimiento” de Jorge Bergoglio.

“A nivel Iglesia queda una tremenda tarea de recoger el guante que nos deja el Papa, y no sólo en el tema abusos, sino también en cómo estamos construyendo el futuro”, dijo el coordinador general de la visita del Papa a Chile, Javier Peralta.

No obstante, algunas de las víctimas de los religiosos describieron en redes sociales las palabras de Francisco como “otro titular barato” y pidieron “más acciones”.

También generó críticas la presencia de un obispo de la diócesis de Osorno -Juan Barros, acusado de encubrir una serie de abusos a menores- en la misa que celebró el Papa ante 400.000 persona en el Parque O’Higgins.

Barros fue discípulo del sacerdote chileno Fernando Karadima, de 87 años, que tuvo gran influencia en la Iglesia de su país ya que formó medio centenar de curas, hasta que fue suspendido de por vida por un tribunal de la Santa Sede en 2011, tras develarse que abusó sexualmente de niños y jóvenes cuando era el titular de la parroquia “El Bosque”.

Barros fue designado en marzo de 2015 obispo de Osorno, donde hasta hoy es rechazado por un grupo de laicos que lo acusa de haber encubierto los abusos de Karadima y que se movilizó por todo Chile buscando ser recibidos por Bergoglio.

Barros estuvo luego en el encuentro del Papa con más de 50 obispos del país, en el que Bergoglio criticó el denominado “clericalismo”, que describió como “la caricatura de la vocación recibida”

Más tarde, y en su encuentro con sacerdotes, seminaristas y consagrados, el Papa volvió a criticar el “doloroso mal” de los abusos. “Conozco el dolor que han significado los casos de abusos ocurridos a menores de edad y sigo con atención cuanto hacen para superar ese grave y doloroso mal”, dijo Francisco durante el mensaje en la Catedral.

“Dolor por el daño y sufrimiento de las víctimas y sus familias, que han visto traicionada la confianza que habían puesto en los ministros de la Iglesia”, planteó en su mensaje en la catedral santiaguina, en su segunda intervención del día dedicada a mostrar su fuerte rechazo a los casos de abusos que han golpeado con fuerza la imagen de la Iglesia.

“Dolor por el sufrimiento de las comunidades eclesiales, y dolor también por ustedes, hermanos, que además del desgaste por la entrega han vivido el daño que provoca la sospecha y el cuestionamiento, que en algunos o muchos pudo haber introducido la duda, el miedo y la desconfianza”, amplió luego el Santo Padre.

Al mediodía se reunió en privado con un pequeño grupo de víctimas de abuso por parte de sacerdotes en Chile, según confirmó el vocero del Vaticano, Greg Burke.

El otro eje de las palabras del Papa fue su pedido a las autoridades políticas chilenas para “escuchar” a los pueblos originarios que pueden ser “un aporte” para el país.

Indicó en este sentido que los pueblos originarios “son frecuentemente olvidados y sus derechos necesitan ser atendidos y su cultura cuidada, para que no se pierda parte de la identidad y riqueza de esta nación”.

Francisco también visitó la cárcel de mujeres “San Joaquin” en un hecho histórico, ya que es la primera vez que un pontífice dialoga en un penal con reclusas.

Allí, el Papa dijo que es simplista “dividir la realidad en buenos y malos” y pidió “no reducir la seguridad pública a medidas de control”. Además reclamó “prevención y trabajo” y afirmó que “la sociedad está obligada a asegurar la reinserción”.

Por su parte, las internas del penal le manifestaron a Francisco la triple condena que sufren, la de la Justicia, la de la sociedad y el estar alejadas de sus hijos. Este penal es un símbolo de la superpoblación carcelaria, y aloja a más de 1.400 mujeres en un centro con capacidad para menos de 900.

HOY, EN TEMUCO

El Papa viajará hoy a Temuco, 620 km al sur de Santiago, para celebrar una misa con habitantes de la Araucanía, y luego almorzará con un grupo de ocho mapuches, en medio de los conflictos en la Patagonia chilena por los centenarios reclamos de tierras y los ataques a Iglesias en los últimos días.

Mucha expectativa y un fuerte operativo de seguridad aguardan al Francisco en su visita a esa región. El líder católico seguirá los pasos de Juan Pablo II en 1987, quien también estuvo en Temuco, actualmente resguardada por más de 4.000 agentes de policía.

“Es muy importante hacer ver que esta zona es bastante más que un conflicto”, señaló el obispo de Temuco, Héctor Vargas, quien asegura que los más de 957.000 habitantes de esa región viven estigmatizados por los casos de violencia que allí se viven.

La quema de camiones e iglesias, la ocupación de un predio propiedad del Arzobispado y la difusión de consignas en contra de la visita papal preceden esta visita a la Araucanía, la región más pobre y con los índices más altos de desempleo de Chile. (TÉLAM, EFE y AP)

“Es justo pedir perdón. Hemos de empeñarnos en que estos hechos no se vuelvan a repetir”

“Conozco el dolor que han significado los casos de abusos ocurridos a menores de edad “

Encuentro
El papa Francisco se reunió ayer en la Nunciatura Apostólica con un grupo de víctimas de abusos sexuales cometidos por sacerdotes en Chile, según informó Greg Burke, portavoz de la Santa Sede, a través de Twitter. Añadió que “el encuentro tuvo lugar de forma estrictamente privada y no había nadie más presente: solamente el Papa y las víctimas. De este modo, han podido contar sus sufrimientos al Papa Francisco, que los ha escuchado, y ha rezado y llorado con ellos”.

 

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...