Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Una demanda iniciada por la caja previsional de los psicólogos

Ordenan a un banco pagar más de medio millón de dólares por un robo a una caja de seguridad

La plata estaba guardada en la filial del Banco Credicoop de 5 y diagonal 80 y fue robada en 2003. Ahora, la batalla por los intereses

Ordenan a un banco pagar más de medio millón de dólares por un robo a una caja de seguridad

La filial de diagonal 80 esquina 5, lugar del robo de los fondos / el dia

Tras ganar la batalla contra el corralito en el crack económico de 2001, los psicólogos pensaron en una caja de seguridad de un banco como refugio para casi medio millón de dólares reunidos en aportes a la Caja de Seguros Social para Psicólogos de la Provincia. La idea salió mal, porque a mediados de 2003 fueron a buscar el dinero y no había un solo billete. De ahí hasta acá libraron una batalla judicial en la que obtuvieron un primer triunfo resonante: la Justicia ordenó a la entidad bancaria restituir los 442.250 dólares que declararon haber puesto bajo custodia, más un resarcimiento que rondaría alrededor de 110 mil dólares a raíz del perjuicio que, según el fallo, sufrió la entidad al no disponer del dinero por 15 años.

La medida fue dispuesta en una sentencia de la jueza Miriam Celle, titular del Juzgado Civil y Comercial Nº 9 de La Plata.

Mientras la Justicia no halló aún culpables del robo, el Colegio de Psicólogos demandó al banco en el fuero civil argumentando un incumplimiento del contrato por el cual le cuidarían los dólares. Celle escribió en su sentencia que “el banco reviste el carácter de un comerciante profesional altamente especializado, que se desempeña como colector de fondos públicos, poseyendo superioridad técnica. Se ha dicho que un banco debe considerarse como prestador de un servicio público y el interés general exige -por la incidencia que su actividad en la sociedad moderna- que los servicios bancarios funcionen adecuadamente”.

En este caso, la magistrada entendió que algo falló y fue responsabilidad del banco. Según se relata en la sentencia, tras la denuncia de robo realizada en agosto de 2003, se determinó que -en marzo de ese año- alguien se presentó falsamente como si fuese Jorge Reartes, tesorero de la Caja y abrió la caja con una llave verdadera. Con esa secuencia fue involucrado un empleado del Colegio. Según la Justicia, entre otras irregularidades, el falso tesorero logró sacar el dinero pese a que la Caja había informado al Banco que solo debía autorizar esa operación cuando se presentaran 2 de los 3 dirigentes habilitados, entre los cuales estaba Reartes.

“Este fallo es importante porque hace ver que no se está indefenso ante los bancos. En este caso, no cumplió y debe pagar. Eso sí, hay que tener elementos que permitan acreditar que los valores son los que se dice que están en la caja”, comentó el abogado del Colegio, Alejandro Granillo Fernández. La jueza dio por demostrado eso al analizar un arqueo contable efectuado sobre la caja en enero de 2003 y recibos de compras de los billetes.

La Caja seguirá litigando: “Apelamos la decisión de la jueza de fijar la tasa de interés pasiva -como resarcimiento-, que es la que el banco paga por el dinero depositado. Consideramos que debe aplicarse la tasa activa, que es la que el Banco cobra al prestar plata”, indicó Granillo Fernández. Entre una y otra hay alrededor de 500 mil dólares de diferencia. En la Caja calculan que la orden judicial sumaría el 25 % al capital, frente al 150 % que se exigen con su argumento. Así, volverían 660 mil dólares más que los 442 mil que fueron a buscar con un camión de caudales el 22 de agosto de 2003 para iniciar otra inversión financiera de los aportes. La caja estaba vacía y dos dirigentes casi caen de espaldas.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...