Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
EL NÚMERO 1 DEL MUNDO FRENTE AL NÚMERO 3, EN UNA FINAL SOÑADA EN LA “CATEDRAL DEL TENIS”

Su Majestad va por otra corona

Desde las 10, Roger Federer irá por su 9no título en Wimbledon, mientras que Djokovic intentará arruinarle la fiesta. Transmite ESPN

Su Majestad va por otra corona

Federer buscará hacer sonar las campanas en la catedral del tenis / AFP

La final individual masculina de Wimbledon ofrece un enorme duelo de contrastes, con el suizo Roger Federer dispuesto a extender su dominio en el Grand Slam y lograr el título 21 de esa categoría, y el serbio Novak Djokovic, con la posibilidad de recortar dos unidades con respecto al español Rafael Nadal, arruinarle la fiesta al mejor de todos los tiempos, y sumar así el 16 de su cuenta personal. Y es que, desde las 10 de la mañana y con transmisión exclusiva de la señal ESPN, Novak Djokovic y Roger Federar volverán a verse las caras en la final de Wimbledon.

Las victorias de uno y otro, ante Nadal y Roberto Bautista les han colocado en el partido decisivo, donde un triunfo del suizo significaría su noveno título en la Catedral, igualando los nueve de la estadounidense de origen checo Martina Navratilova, y pensando en recuperar, desde mañana mismo, el puesto de número dos del mundo, sobrepasando a su reciente víctima.

Ante este escenario, las preguntas que aparecen son: ¿mostrará Federer el rápido juego exhibido contra Nadal, arrollando y sin dejar pensar a su adversario?, y ¿jugará Djokovic al ataque como hizo contra Bautista, o se mostrará más conservador desde el fondo para terminar agotando las fuerzas del veterano suizo?.

Cinco son los títulos sobre césped que posee Djokovic, que acomete el duelo de hoy con ventaja inicial en los enfrentamientos ante el suizo por 25-22, sabiendo, además, que en Wimbledon, aunque perdió el primero en las semifinales de 2012, luego se resarció en los dos siguientes, finales de 2012 y 2015.

Para Djokovic, alzar de nuevo la Challenge Cup llevaría consigo su quinto título en el césped británico, algo que le emociona especialmente. “Es la final de Wimbledon, es la clase de partido con la que siempre sueñas cuando eres pequeño, tienes una raqueta y quieres ser parte de ello. Es para lo que he luchado y quiero estar en esta situación”, dijo tras vencer a Bautista Agut en semis.

Mientras, la felicidad se puede apreciar en el rostro del jugador de Basilea, que puede convertirse en el primero, después de su compatriota Stan Wawrinka en el Abierto de Australia 2014, en vencer a los actuales número uno y dos en el mismo ‘major’.

Federer cuenta con 31 apariciones en las finales de Grand Slam, y Djokovic, con 25. Uno de los dos se distanciará este domingo de Nadal en cuanto a partidos ganados en Wimbledon. El suizo tiene como marca en los ‘4 grandes’ un total de 353 triunfos, por sobre los 276 del serbio y los 265 de Nadal.

El de Basilea espera utilizar su gran juego sobre hierba, una superficie en la que lleva conseguidos 19 títulos, el más cercano el obtenido este año en Halle, donde elevó el trofeo por décima vez.

“Las estrellas están alineadas”, dijo Federer tras vencer a Nadal por tercera vez en el All England, al señalar que el trabajo, la preparación y los deberes están hechos, y no necesita mucho más.

“Ahora no tengo tanta energía para practicar demasiado”, admitió “se trata de táctica, recuperación y pegar unas cuantas bolas mañana. Es como la escuela, el día del examen no tienes que leer demasiados libros, el trabajo hay que traerlo hecho de antes”. Y Federer parece tenerlo bien en claro y bien hecho.

Sus 101 victorias en Wimbledon asombran. De hecho, el mejor tenista de todos los tiempos puede convertirse, con 37 años y 340 días, en el ganador del Grand Slam de mayor edad, 278 días más grande que el australiano Ken Rosewall, quien ganó el Abierto de Australia en 1972, con poco más de 37 abriles.

De los 20 ‘majors’ que posee Federer, cuatro de ellos (2012 y 2017 en Wimbledon, 2017-18 en el Abierto de Australia) los ha logrado después de cumplir 30 años. Djokovic le supera en eficiencia y tiempo empleado, pues el serbio tiene 32 años y 53 días, y ha necesitado de solo dos temporadas para ganar tres desde que cumplió los 30 (Wimbledon y US Open 2018, y el Abierto de Australia del corriente 2019).

LAS CLAVES DENTRO DE LA PARIDAD

El saque será un factor decisivo en Wimbledon. De hecho el golpe principal del tenis funciona mejor este año en el brazo de Federer, que lleva 56 “aces” y solo nueve dobles faltas en seis partidos. ‘Nole’ ha ganado 49 puntos directos con su servicio, y ha cometido 20 dobles faltas. Roger, por su parte, ha perdido cinco servicios y Novak, seis.

Los cinco títulos sobre hierba de su palmarés protegen la moral de Djokovic, que al alcanzar su sexta final en Wimbledon, ha igualado ya a leyendas como el sueco Bjorn Borg, el estadounidense Jimmy Connors y el australiano Rod Laver, en el quinto puesto de la lista de mayor número de apariciones en el último partido, que define al campeón del tercer grande de la temporada.

La moneda está en el aire y el elegante escenario primordial del deporte blanco tiene a dos de los máximos exponentes de su historia dispuestos a dejar todo en búsqueda de la corona.

De un lado, el extrovertido y trabajador número 1 del mundo, que busca un título para alimentar su palmarés, achicar la brecha con Rafael Nadal y seguir al frente de una temporada que lo tiene mirando a todos desde arriba.

Del otro, el símbolo intacto de la historia reciente del tenis y quien ha sabido seguir demostrando su talento pese al paso de los años. Con el hambre de siempre y la elegancia que lo ha caracterizado, Federer intentará hacer sonar una vez más las campanas en la Catedral del tenis para sumar su novena corona y agigantar aún más (y si es que se puede), su extraordinaria carrera.

El All England, con sus casi 16.000 espectadores, y todos aquellos que se sumen a la televisación de ESPN desde las 10 de la mañana, podrán disfrutar, sin dudas, de uno de los grandes espectáculos del deporte, en el que el Federer querrá no sólo derrotar a Djokovic, sino demostrar que el paso del tiempo no es un factor en una leyenda.

 

El más grande
Roger Federer se encuentra, además, ante la posibilidad de consagrarse como el tenista de mayor edad en obtener un Grand Slam. El suizo, de 37 años y 340 días, podría superar a Ken Rosewall, que ganó el Abierto de Australia en 1972 con 37 años y 62 días.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla