Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Se fue un Cacho de Estudiantes

El mundo Estudiantes despidió ayer al “Gran Capitán” en la Sede Social y el estadio de 1 y 57. Una jornada muy emotiva

11 de Agosto de 2019 | 05:20
Edición impresa

Estudiantes abrió ayer las puertas de su Sede Social para despedir a uno de sus próceres: Oscar Malbernat (1944-2019). Centenares de personas pasaron por el edificio de Avenida 53 desde las 9 de la mañana para darle el último adiós al capitán del equipo albirrojo multicampeón de la década de 1960.

Los restos de Cacho, como lo conocían todos, fueron colocados en el sector que tiene asignado el museo del club, en un claro mensaje de que será eternamente parte de la historia grande del Pincha. Varias fotos de su etapa como futbolista y una cinta de capitán acompañaron al cajón.

Sus hijos Francisco y María Paula, como así también su esposa Luz, fueron quienes le dieron el visto bueno a la actual comisión directiva para poder llevar a cabo el velatorio en la Sede, el cuál tuvo una duración cercana a las seis horas.

Acompañando a la familia de Malbernat desde temprano, y conmovidos por estar despidiendo a un amigo, estuvieron varios de los integrantes del Estudiantes campeón del mundo en 1968 como Juan Ramón Verón, Eduardo “Bocha” Flores, Carlos Pachamé, Marcos Conigliaro y Alberto Poletti.

Conigliaro, quien llegó ayer bien temprano a nuestra ciudad desde Santa Fe, habló con este medio sobre la partida de Cacho y señaló: “Aparte de un compañero era un amigo. Se fue un hermanito más y vamos quedando pocos”. Por otro lado destacó los homenajes por el 50º aniversario de la Copa Intercontinental del año pasado: “A uno lo pone contento eso porque fue un homenaje en vida y eso reconfortó a casi todos”.

Ramón Verón fue otro de los que se tomó unos minutos para dedicarle unas palabras a Malbernat: “Se nos va una gran persona y uno de los jugadores más importantes del club. La verdad que además de lo que hizo dentro de la cancha hay que destacar que fue alguien muy querido por todos y queda demostrado en la gran cantidad de gente que lo vino a despedir”.

También dijeron presente ayer Miguel Ignomiriello, entrenador de la recordada “Tercera que Mata”, como los ex futbolistas Daniel Romeo, Tinga Flores, Humberto Zuccarelli, Rubén Koroch y Juan Carlos Rulli.

Pero como el “Gran Capitán” trascendió las generaciones de jugadores del Pincha, ya que siempre estuvo ligado al club desde distinas funciones (fue dos veces entrenador del primer equipo y tuvo distintos cargos en las juveniles), pasaron ayer por la Sede Social albirroja Julián Camino, Claudio Gugnali, Guillermo Trama, Sergio Gurrieri, Cristian Guaita, Marcos Angeleri, Pablo Quatrocchi, Martín Mazzucco, Leandro Testa, Martín Gaimaro y Mauricio Perotti. Con los últimos cinco tuvo un trato diario en el último tiempo porque se encuentran trabajando actualmente en las formativas de Estudiantes.

El plantel profesional, por su parte, tampoco quiso faltar al velorio y llegó cerca del mediodía luego de disputar el amistoso ante Cambaceres en City Bell, en donde hubo un emotivo minuto de silencio. Lo mismo ocurrió con el cuerpo técnico que comanda Gabriel Milito, el cuál compartió decenas de momentos con Malbernat en el Country Club.

En cuanto a los dirigentes de Estudiantes, el presidente Juan Sebastián Verón estuvo presente desde temprano y fue uno de los que trasladó el cajón hacia el coche fúnebre. Además acompañaron Martín Gorostegui, Juan José Calderón, Pascual Caiella, Mariano Vázquez Mangano, Osvaldo Lombardi, Juan Martín Aiello, Martín García Olivares, Javier Porta, Daniel Cajade, Christian Spagnolo, Luis Álvarez Gelves, Diego Valente, Miguel Menno, Ekel Oviedo, Marcelo Sarasqueta, Julio Irurueta y Augusto Cattogio.

Tampoco faltaron los ex presidentes albirrojos como Nelson Oltolina, Raúl Correbo, Edgardo Valente, Eduardo Abadie y Rubén Filipas.

El féretro estuvo acompañado por varias coronas enviadas por la comisión directiva de Estudiantes; el Presidente de la Asociación Paraguaya de Fútbol, Robert Harrison Paleari; el escribano Oscar Harrison; el actual plantel profesional, cuerpo técnico y auxiliares del club; compañeros y amigos Campeones del Mundo; entre otros.

TAMBIÉN FUE DESPEDIDO EN 1 Y 57

Una vez finalizado el velorio en la Sede Social hubo tiempo para una emoción más: el coche fúnebre que trasladó los restos de Oscar Malbernat hasta el Cementerio Parque Iraola frenó unos minutos en la Avenida 1 entre 56 y 57 para que reciba una merecida ovación en otra de sus casas: el estadio Jorge Luis Hirschi.

Cacho pasó gran parte de su vida en aquel recinto, ahora en plena reconstrucción. Allí dio sus primeros pasos como futbolista y se ganó con el paso de los partidos la cinta de capitán. En 1969 tuvo el privilegio de dar la vuelta olímpica en ese terreno ganándole 2-0 a Nacional la final de la Copa Libertadores.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla