Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
EDITORIAL

El grave problema de la contaminación de los arroyos en la Región

Si todo apunta a señalar que la obra hidráulica de magnitud realizada para canalizar grandes tramos del Arroyo El Gato ha servido en buena medida para resolver los problemas que causaban las frecuentes inundaciones en la Ciudad, persiste sin embargo, como asunto independiente, que merecería otro tipo de tratamientos, la grave cuestión que plantean desde hace muchas décadas los altos niveles de contaminación que se registran en ese curso de agua. Sin embargo, cabe consignar que este fenómeno negativo es extensible a todos los arroyos de nuestra zona.

En cuando a El Gato, tal situación quedó planteada ahora en un pedido de informes presentado al Ejecutivo municipal, en el que un concejal opositor pide detalles actualizados sobre la situación ambiental que presenta el arroyo acompañando a la iniciativa con un plan de saneamiento del cauce que, como se sabe, atraviesa desde sur a norte distintos sectores de la Ciudad.

En el texto de la iniciativa se señala que es numerosa la población local que reside en el área de influencia del Arroyo El Gato, cuyos niveles de contaminación orgánica e inorgánica, dice, son alarmantes e implican un altísimo riesgo sanitario para las personas y el medio ambiente.

Tal como se detalló en ediciones anteriores, el arroyo, cuyo curso es de 35 kilómetros, atraviesa las localidades de Melchor Romero, Tolosa, Ringuelet y llega hasta la ciudad vecina de Ensenada (desemboca en Río Santiago) convertido, desde hace tiempo, en motivo de preocupación. En fecha reciente un grupo de vecinos de 12 y 514 denunció la presencia de vuelcos que tiñeron el agua de un color violeta profundo. En esa ocasión se atribuyó la procedencia del extraño líquido, que curiosamente no emanaba olores demasiado perceptibles, a una de las industrias de la zona.

Según se advirtió ya, debe decirse que no sólo sobre El Gato sino sobre casi todos los arroyos de la Región existen sucesivos diagnósticos y dictámenes científicos que vienen confirmando los altos niveles de degradación ambiental que los afectan. Una contaminación causada no sólo por la acumulación en sus lechos de todo tipo de residuos orgánicos sino por el vertido de sustancias inorgánicas tóxicas, así como por acciones clandestinas de deforestación, que se traducen en efectos muy nocivos para la calidad de vida de miles de habitantes. Informes de la Universidad local y de valiosos organismos técnicos no dejaron dudas acerca de la presencia de un panorama disvalioso en lo que concierne al estado de esos cursos de agua.

Lo que se reclama de las autoridades es que se lleve a cabo un control más consistente y continuo sobre el estado de los arroyos de la Región, ajustándose en ellos los plazos y tramos de limpieza, avanzándose además en la detección de las posibles fuentes contaminantes, muchas de ellas ya identificadas hace años. También es sabido que algunos lugares linderos a los arroyos han sido declarados zona protegida, ya sea por el valioso arbolado o por otras bondades naturales que valorizan a esos sectores. Estas zonas debieran contar con un mayor apoyo oficial.

Además de los de estricta naturaleza medioambiental -ya que, ciertamente, resulta inexplicable que persistan en funcionamiento irregular algunos establecimientos que vierten sustancias poderosamente tóxicas sobre los cursos de agua- no faltan argumentos para reclamar que se actúe con especial cuidado y con mucha continuidad en las imprescindibles tareas de control y mantenimiento que deben desplegar tanto los municipios como los organismos provinciales con incumbencia. Corresponde, entonces, reclamar que se concreten todas las acciones oficiales prometidas en favor de la cuenca local, tanto las que se refieren a las grandes obras hidráulicas como al control cotidiano del estado ambiental de los arroyos.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla