Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
En las esquinas de 15 y 60 y 7 y 42

Más robos en el casco urbano: ahora les tocó a una panadería y a una clínica

En el primero, el autor quedó filmado. Se llevó tres mil pesos, un lemon pie y masas finas, según denunció una empleada del local. En el sanatorio levantaron la persiana metálica y escaparon con dinero

Más robos en el casco urbano: ahora les tocó a una panadería y a una clínica

En “la facturera” entraron tras vulnerar un panel de vidrio. El ladrón usó guantes de látex / el dia

Al hombre, de entre 35 y 40 años, “grandote”, lo habían visto el miércoles a la medianoche mientras intentaba ingresar por la fuerza en la panadería de 15 y 60. En esa oportunidad, una vecina escuchó ruidos y se asomó por la ventana para conocer el origen de los mismos. El miedo y la sorpresa le impidieron actuar rápido: el desconocido, con el rostro cubierto, “le daba patadas” a la puerta del local para abrirla.

Sin embargo, sus esfuerzos eran en vano y el estruendo que generaba cada golpe alertaba a los curiosos. Derrotado, decidió abandonar la labor y retirarse. La testigo lo vio cruzar la avenida en dirección a plaza Máximo Paz y no supo nada más de él. Al menos, hasta el sábado a la madrugada.

VOLVER

El delincuente repitió la maniobra durante el fin de semana, esta vez con éxito. Y, a diferencia de su primer intento, de alguna manera logró esquivar a los frentistas.

El escruche sería advertido horas más tarde por un móvil policial que transitaba la cuadra y advirtió el ventanal roto. Las cámaras de video del comercio filmaron toda la secuencia.

Por medio de las imágenes lograron determinar que el autor del robo había sido el mismo que, tres días atrás, visitó el lugar con las mismas intenciones aunque se fue con las manos vacías. Los empleados hablaron con la mujer que lo había visto en la ocasión anterior y cotejaron características y los pocos rasgos del hombre que pudieron detectar en las filmaciones.

“Era el mismo, de más de 1,75, de contextura fuerte y con una capucha que le tapaba toda cara”, explicó una empleada.

Según detalló, el ladrón utilizó la misma técnica rudimentaria pero no en la puerta, si no en uno de los paneles fijos (el derecho) que separan la abertura de la pared. Cuando por fin pudo sacar de la guía la hoja de vidrio, se metió en el interior y caminó en dirección a la caja registradora.

Para una de las trabajadoras del negocio, el individuo estaba “apurado” ya que “no revisó nada más, agarró el cambio, algo de mercadería y se fue”, detalló. Ese botín incluyó una torta lemon pie, una tarta y cinco latas de masas finas, además de cerca de tres mil pesos en efectivo.

“Hace unos meses también nos entraron a robar y se llevaron la caja entera”, manifestó la joven en diálogo con este diario. A ella le tocó entrar más temprano por la mañana para atender la panadería y estar presente mientras reparaban los daños, tras tomar conocimiento del hecho.

La gente que entraba a comprar se sorprendía con la situación: “volvieron a colocar el panel y atendimos normalmente, por suerte no rompió el vidrio”, sostuvo.

En tanto, el video reveló una particularidad del episodio que presenta al ladrón como alguien no tan improvisado. En ese sentido, desde el comercio se indicó que llamó mucho la atención que llevaba guantes de látex y que se tapara su cara en todo momento”.

Por otra parte, un investigador refirió que “la panadería tiene alarma y no sonó, creemos que porque no estaba activada en el momento en que ingresó el delincuente”.

Cabe recordar que el año pasado, en julio, al propietario le sustrajeron las llaves del comercio y pocas horas más tarde abrieron la cortina metálica, ingresaron y le sustrajeron la caja registradora, “sin poder precisar la suma de dinero que había adentro”, completaron las fuentes. Aparentemente, no se llevaron nada más.

Mientras un grupo de policías salía a “peinar” la zona en busca de los ladrones, con la presunción de que podían estar cometiendo otro escruche en las inmediaciones, otros efectivos preservaron el local hasta la llegada de los peritos de Científica. Por el momento, los autores no pudieron ser capturados.

Golpe en una clínica

El de “La facturera” no fue el único golpe que se registró en los últimos días en el centro platense. Según fuentes oficiales, en una clínica oncológica ubicada en 7 y 42 también fueron víctimas de un atraco bajo la modalidad escruche. Se desconoce cuántos sujetos entraron en el centro privado, lo cierto es que para lograrlo violentaron una persiana metálica. Fue entre las 12.30 y la 1 de la madrugada. Con la vía libre, recorrieron el interior del inmueble hasta encontrar lo que buscaban: el sector donde funciona la parte administrativa.

Un vocero consultado señaló que “no sabemos la cantidad de dinero que se llevaron porque resta hacer el recuento, pero sí que no hurtaron otra cosa”. Asimismo, manifestó que “es extraño porque, a pesar de que era tarde, la clínica está en una cuadra muy transitada. Que nadie haya visto nada...”.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla