Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
INFORME DE LA ORGANIZACIÓN PARA LA COOPERACIÓN Y EL DESARROLLO ECONÓMICO

La economía mundial crece al ritmo más bajo desde la crisis de 2008

La OCDE redujo nuevamente sus pronósticos de crecimiento global en 2019 y 2020 por las disputas comerciales entre EE UU y China y la incertidumbre sobre el Brexit. Predicción para Argentina

La economía mundial crece al ritmo más bajo desde la crisis de 2008

PARÍS

La OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) hizo ayer un contundente llamado a los dirigentes mundiales para que pongan fin a la guerra comercial e impulsen el crecimiento para frenar la ralentización económica, que se verá reflejada en 2019 con los niveles de crecimiento más bajos desde la crisis de 2008-2009.

“Todos los riesgos que observamos nos llevan a un terreno peligroso para el crecimiento, pero también para el empleo”, advirtió Laurence Boone, economista jefa de la OCDE, durante la presentación de las previsiones de crecimiento para la economía mundial.

La OCDE, que revisa sus datos cuatro veces al año, prevé para 2019 el crecimiento mundial “más débil desde la crisis financiera” de 2008, cuando se situó en 2,9 por ciento antes de caer con una recesión del 0,5 por ciento al año siguiente.

Según las previsiones de la OCDE, con sede en París, el crecimiento mundial en 2019 será del 2,9 por ciento, tres décimas por debajo de lo que preveía en mayo, y debería mantenerse estable en el 3 por ciento en 2020.

Con estos datos, la OCDE es más pesimista que el Fondo Monetario Internacional (FMI) que en julio apostaba por un crecimiento del 3,2 por ciento.

“Las tensiones comerciales y políticas alimentan los peligros de un débil crecimiento durante más tiempo”, considera la OCDE, que teme que se acentúe la guerra comercial entre EE UU y China, y que un Brexit (salida británica de la Unión Europea) sin acuerdo “represente un golpe para la ya frágil economía británica y que esto tenga efectos perturbadores en Europa”.

La institución teme que “los elevados niveles de deuda privada, cuya calidad empeora, acentúen las eventuales sacudidas” de la economía.

“Si los gobiernos no actúan a partir de ahora, el crecimiento mundial durante el próximo año podría ser inferior al 2,9 por ciento que prevemos para este año”, alertó Boone, quien pidió a los Estados que “aprovechen los bajos tipos de interés para invertir”.

Según la economista jefa, los gobiernos deberían “aumentar el gasto público” para “salir de la trampa de un persistente crecimiento débil”, unas declaraciones que resultan una enésima advertencia a países con un importante superávit comercial y presupuestario, como Alemania.

La primera potencia económica europea experimentó una de las correcciones más severas de parte de la OCDE, que espera que el PBi alemán crezca solo un 0,5 por ciento este año (dos décimas menos que en las previsiones anteriores) y el próximo año se situaría en un 0,6 por ciento, la mitad de lo que preveía en mayo.

El crecimiento mundial en 2019 será del 2,9 %, tres décimas menos de lo previsto en mayo

 

La economía del Reino Unido, en plena inestabilidad por el Brexit, sólo crecerá un 1 por ciento (dos décimas menos) este año, y un 0,9 por ciento en 2020.

Más allá de las economías europeas, la OCDE también bajó drásticamente sus previsiones de crecimiento en este año y el próximo para las tres mayores economías de América latina, México, Brasil y Argentina.

El organismo internacional recortó su expectativa para México a un 0,5 por ciento de expansión para este año, y a 1,5 por ciento para el próximo, por factores coyunturales como huelgas e incertidumbre política que comenzarán a despejarse en 2020.

En el caso de Argentina, el panorama se ha deteriorado significativamente por la depreciación del peso y la imposición de controles de capital. Las expectativas son de una contracción económica de 2,7 por ciento en 2019 y de un 1,8 por ciento en 2020.

“La incertidumbre sobre las políticas es alta y la inflación ha vuelto a subir. Se prevé que la producción se contraiga fuertemente en la mitad final de 2019 y comienzos de 2020”, dijo el reporte. “Tras las elecciones de octubre, el próximo gobierno tendrá que revelar sus planes en detalles para políticas macroeconómicas que ayuden a recuperar la confianza y asegurar la estabilidad”, añadió.

En Brasil, la OCDE espera una recuperación gradual desde una expansión del 0,8 por ciento este año a cerca de un 1,75 por ciento en 2020, por una baja de las tasas de interés reales que apoya el consumo privado.

En tanto, la economía estadounidense, que conoce uno de los ciclos de crecimiento más largos de su historia, también debería ralentizarse, y el PBI aumentaría un 2,4 por ciento (cuatro décimas menos) y se situaría en un 2 por ciento en 2020.

La OCDE prevé para China un 6,1 por ciento para el 2019 (una décima menos) y su crecimiento el año que viene se situaría por debajo de la barrera simbólica del 6 por ciento, al retroceder hasta el 5,7 por ciento.

Cabe recordar que la OCDE se fundó en 1961 a partir de la Organización Económica Europea (Oece) establecida en 1948 para ejecutar el Plan Marshall financiado por EE UU para la reconstrucción del continente, devastado por la guerra.

La OCDE agrupa a 36 países miembros y su misión es promover políticas que mejoren el bienestar económico y social de las personas alrededor del mundo.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla