Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Italia registró un récord de 627 muertos con coronavirus en un día y en el mundo las víctimas superan las 11 mil

Crece la preocupación en Gran Bretaña por el ritmo más acelerado de los decesos que en Italia, mientra que en España los fallecidos ya son más de mil

Italia registró un récord de 627 muertos con coronavirus en un día y en el mundo las víctimas superan las 11 mil
20 de Marzo de 2020 | 18:00

Los fallecimientos en Italia con el coronavirus son ya 4.032, al registrarse 627 sólo en las últimas 24 horas, superando largamente los deceso registrados en China, hasta hoy el país con más víctimas fatales y donde surgió el brote de CONVID-19.

Los casos positivos crecieron en 4.670 y ya son 37.860, mientras que desde el comienzo de la crisis hace un mes en Italia el número total de enfermos es de 47.021, de los cuáles 5.129 han sido dados de alta, según los datos ofrecidos por Protección Civil.

La mayor parte de los nuevos fallecimientos, 381, han tenido lugar en Lombardía, la región más afectada, que ya tiene 2.549 casos.

De esta manera, el número de fallecidos por el COVID-19 superó las 11.300 personas, y los contagios exceden los 270.000, según un conteo de la Universidad Johns Hopkins. Italia, con 60 millones de habitantes, ha registrado 4.032 muertes, superando las 3.248 de China, un país de población 20 veces mayor.

Aunque la enfermedad es de leve a moderada en la mayoría de las personas, los ancianos son particularmente susceptibles a sufrir complicaciones graves. La amplia mayoría de los muertos en Italia, el 87%, son mayores de 70 años.

Más de 86.000 pacientes se han recuperado ya, en su mayoría en China, pero el ritmo es mucho más lento que el de su propagación. Los casos leves o moderados de COVID-19 tardan unas dos semanas en curarse, un plazo que puede ampliarse hasta el mes y medio en los cuadros más graves, según la Organización Mundial de la Salud.

En ese marco, Estados Unidos dijo a sus ciudadanos que eviten los viajes internacionales y advirtió a los que están en el exterior que regresen ya si no quieren quedarse afuera por tiempo "indeterminado", mientras el gobernador de California pidió a los 40 millones de habitantes que permanezcan en sus casas para tratar de detener la propagación de una pandemia que ha matado a más de 10.000 personas alrededor del mundo.

La ciudad china de Wuhan, donde se originó la pandemia, brindó un rayo de esperanza al no reportar nuevos contagios por segundo día consecutivo y solo 39 en todo el país, todos provenientes del exterior, según el gobierno.

Pero los efectos de la economía global paralizada empezaban a resultar evidentes, desde millones de flores sin vender apiladas en Kenia hasta el lento vaciamiento de los cielos del mundo. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, advirtió de una inminente recesión global "quizás de dimensiones récord".

En una muestra del desplazamiento de la enfermedad de este a oeste, un funcionario chino de la Cruz Roja al frente de una delegación a Milán fustigó a los italianos por no respetar su cuarentena. Sun Shuopeng dijo que era un escándalo ver tanta gente en las calles, en el transporte público y en los restaurantes de los hoteles.

"Ya mismo debemos detener toda la actividad económica y debemos detener la movilidad de la gente", dijo. "Todos deberían quedarse en casa en cuarentena", agregó.

Los gobiernos del mundo tratan de encontrar un equilibrio entre la necesidad de confinar a sus habitantes en sus casas y la de mantener el suministro de medicamentos, alimentos y otros artículos esenciales. En Gran Bretaña, la categoría de trabajadores esenciales incluye a los médicos, paramédicos y personal de enfermería, así como religiosos, camioneros, recolectores de basura y periodistas.

El presidente francés Emmanuel Macron exhortó a los empleados de supermercados, lugares de producción y otros servicios esenciales a seguir trabajando. "Debemos mantener al país en marcha", dijo.

Por otra parte, los países están imponiendo controles fronterizos y cuarentenas cada vez más estrictos para que la población se quede en casa y evitar la entrada de gente de fuera con la esperanza de reducir los contagios, mientras se preparan para una avalancha de enfermos.

En California, el gobernador Gavin Newsom aseguró que, si no se tomaban medidas drásticas, el 56% de los 40 millones de residentes del estado podrían contraer el virus en las ocho próximas semanas. Además, amplió las restricciones a las salidas de casa no cruciales, alegando que es necesario controlar los contagios, que amenazan con saturar el sistema de salud de la región.

Restricciones similares se aplicaron en algunos de los focos más graves del virus, como Italia, España y el centro de China. La mayor mezquita del sudeste de Asia canceló las oraciones del viernes. La gran mezquita de Istiqlal, en la capital de Indonesia, Yakarta, suele estar atestada con los miles de fieles que acuden a rezar en el día más importante de la semana para los musulmanes. Pero en la cuarta nación más poblada del mundo, que tiene más de 300 casos, se teme por la posible gravedad del brote. El llamado del presidente a cancelar todos los actos multitudinarios será difícil de aplicar en el extenso archipiélago.

En Estados Unidos, el ejército preparó hospitales de campaña móviles para instalarlos en las grandes ciudades y los conductores esperaron en largas filas para someterse a nuevas pruebas para detectar la enfermedad sin bajarse de su auto.

El virus ha infectado a al menos un jefe de Estado en Europa, el príncipe Alberto de Mónaco, de 62 años, que seguía trabajando desde su oficina. Se suma a la larga lista de funcionarios de Irán, Brasil, Australia y otras naciones aquejados de COVID-19.

Más de mil fallecidos y servicios de salud desbordados en España

El coronavirus se ha cobrado ya más de 1.000 muertos en España, donde varios servicios de emergencias están desbordados ante una epidemia que creció exponencialmente en una semana y sumaba este viernes casi 20.000 casos en el país.

"Vienen los días peores", a medida que el país se acerca "al punto máximo", avisó el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

La tensión del sistema es tal que las autoridades de la región de Madrid anunciaron que, junto con la Unidad Militar de Emergencias (UME), montarán un hospital con 5.500 camas de hospitalización y cuidados intensivos en el IFEMA, un gigantesco pabellón de congresos de la capital.

España sumaba este viernes 19.980 casos (un 16,5% más que el jueves) y 1.002 muertos, un 30% más que 24 horas antes, según datos del gobierno.

Pero sobre todo, el número de víctimas mortales se ha multiplicado por diez en siete días. España es ahora el tercer país del mundo con más casos, lo que puede explicarse por su mayor capacidad que otros para realizar pruebas. La situación más angustiosa se da en la región de Madrid, que concentra algo más de un tercio de los casos, y 628 fallecimientos, el 63% del total.

Preocupación en Gran Bretaña por el ritmo de los decesos

El ritmo de fallecimientos registrados por el coronavirus en el Reino Unido es más rápido ya que el de Italia y está trazando una trayectoria similar a la de España, según indica el diario británico The Telegraph.

En menos de un mes, el número de personas que han muerto a diario en Italia infectadas de COVID-19 se ubica en 4.032, y los fallecimientos superan ya a los de China, donde se originó el brote, mientras que en el Reino Unido la cantidad de muertos por la enfermedad continúa creciendo, y llega ya a los 144.

En este país, el primer caso de muerte por COVID-19 se identificó hace quince días y desde entonces el ritmo de muertes es más veloz que en Italia.

Mientras que el pasado miércoles en ese país se registró el mayor número de muertes en un solo día desde que comenzó a propagarse el virus, con 475 fallecidos, el ritmo de muertes ha ido ralentizándose.

Tras superarse la decena de muertos, en Italia esa tasa continuó aumentando a diario en un 35%, si bien durante la última semana ha bajado hasta situarse por debajo del 20%.

En cambio, en el Reino Unido se ha registrado un ritmo de incremento diario de fallecidos por COVID-19 del 50 por ciento, y en España, del 49%.

El periódico observa que cuando China se encontraba en el mismo punto de la pandemia que Italia (a 23 días tras haberse detectado el décimo fallecimiento por el virus), el aumento diario en el número de fallecidos era del 23 por ciento.

El pasado miércoles, China (epicentro de la pandemia) no registró ningún nuevo caso por primera vez desde que se identificó el brote y al tiempo que cada vez hay más pacientes que se recuperan, el número de casos activos en el país asiático decreció en un 50% la pasada semana.

En cambio, en Italia, pese a la cuarentena y las medidas de restricción social, el número de casos aumentó un 171%, frente al 300% de Francia, el 500% de España, el 550% en Alemania y el 480% en el Reino Unido, lo que da a entender que el brote prosigue su propagación.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Plan Básico
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$64.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla