Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Paul en La Plata, un concierto magistral

Paul en La Plata, un concierto magistral

Paul en La Plata, un concierto magistral

18 de Mayo de 2016 | 20:06

Por Nicolás Isasi

 

Sir Paul McCartney dio inicio al increíble “One on One Tour” por primera vez en la ciudad de La Plata, luego de su paso por Córdoba y la ciudad de Fresno (EE.UU), cuando todo empezó el pasado 13 de abril. Su gira anterior fue “Out There Tour” (entre 2013 y 2015), y su última visita al país había sido seis años atrás con “Up and Coming Tour” en el Estadio Monumental de Buenos Aires. Gente de todas las edades y procedencias, principalmente de países limítrofes, se concentraban por las zonas aledañas al estadio, haciendo fila desde muy temprano para ser los primeros. Los tickets anunciaban calles, sectores y secciones específicas a los que la gente se dirigía, pero terminaban caminando entre 5 y 10 cuadras, dependiendo de la ubicación asignada y la calidad del informante, porque la gran mayoría de los organizadores no sabían qué decir. A muchas personas con entradas de campo general, la producción se las cambió por sobrantes de platea. Los afortunados (ya que se trataba de entradas del triple de lo que habían pagado) esperaban ansiosos por entrar. Algunos, lamentablemente por experiencia, se sentían nerviosos y dudaban de la fidelidad de esas entradas, pero lograron pasar sin inconvenientes. Cerca del “five o'clock tea”, Paul llegaba al lugar con una larga custodia policial que lo escoltaba por la calle 25, mientras su público lo esperaba en una tarde fresca pero inolvidable.

Una vez adentro, la gente se acomodaba rápidamente sobre las vallas más cercanas al escenario. A las 19.15 tocó “El Kuelgue”, banda soporte seleccionada por Paul, liderada por Julián Kartún, quien afirmó no saber por qué su banda captó la atención del beatle. La gente en el estadio se preguntaba lo mismo y su show duró media hora. El campo vip estaba casi completo y el sector “cabecera/campo” ya superaba la mitad del lugar. Asimismo, las plateas que rodeaban el escenario a los costados ya tenían un 70% de su capacidad cubierta. Continuó DJ Chris pasando música de Paul solista y clásicos beatlemaníacos en versiones de bossa o electrónica. Faltando minutos para el inicio, se apagaron las luces y las dos pantallas laterales comenzaron a proyectar fotos y videos junto a personajes de las diversas décadas en las que transcurrió su carrera y su vida.

El primer acorde de “A Hard Day's Night” fue el detonante de un concierto que no escatimó en calidad y cantidad musical con alrededor de 40 canciones. La inclusión de esta canción fue un dato notorio porque no la tocaba desde su presencia junto a The Beatles. Lejos de sus veinte años, el Paul de 2016 tiene la misma fuerza y energía de siempre. Nunca se mostró cansado cuando tocaba, cantaba, bailaba o improvisaba un castellano aprendido en la escuela durante su niñez. Acompañado por Paul "Wix" Wickens (teclados, armónica y acordeón), Brian Ray (bajo/guitarra), Rusty Anderson (guitarra) y Abe Laboriel Jr. (batería y percusión), Macca revivió clásicos de su repertorio como “Hey Jude” o “Lady Madonna”. Incluso se tomó el atrevimiento de hacer temas como la canción electropop “Temporary Secretary” de 1980 que no es tan conocida, pero que supo revivirla con el mismo vigor que “Let Me Roll It”, cover de Wings que siguió a continuación. El frío no atenuaba y la gente estaba cada vez mas abrigada. Las miles de remeras, pines y colgantes alusivos a distintas épocas, se escondían debajo de los buzos, camperas y bufandas. A pesar de ello, Macca tocó y cantó sin parar en jeans y camisa durante casi 3 horas con una temperatura que promediaba los diez grados. Le dedicó el tema “My Valentine” a su musa inspiradora y actual esposa Nancy Shevell, que se encontraba presente en la gira y dejó en claro su potencial como cantante y multiinstrumentista en el recuerdo a Linda o John. Su voz posee la expresividad y fuerza característica de siempre. Quizás se escuchó un poco más exigido en los agudos que en su viaje anterior. Pero es importante, y lógico, aclarar que con su edad e intensa vida, su voz tenga características diferentes a cuando tenía veinte años. Aún así fue brillante.

Entre los momentos mágicos, se encontró una serie de temas viejos como “In Spite of All the Danger” de Quarrymen y la primera grabación de The Beatles, “Love Me Do” en homenaje a George Martin, mientras en la pantalla se reproducía una antigua casa de madera en blanco y negro. Los acordes iniciales de “Let it be” marcaron un hito en la noche platense. Las luces de los celulares se prendieron en todo el estadio como antes lo hacían los encendedores y la gente se abrazaba coreando el estribillo. Su interpretación fue sublime, incluso se escuchó hasta 20 cuadras del estadio, aunque la deformación del solo de guitarra fue cuestionado por ciertos fanáticos. La enorme lista incluyó temas de su carrera solista, gran parte de Wings y The Beatles, entre los que se destacó “Something”, en homenaje a su amigo George (Harrison), que dejó al público al borde de las lágrimas. El inesperado bis fue “Get Back”, junto a una niña que subió y tocó con el en el escenario. “The End” anunció el fin de una velada inolvidable llena de música, gritos y ovaciones, que terminó a puro rock and roll.

Seguridad, agua, electricidad. Los vecinos saben que somos la tribuna para que el reclamo sea atendido. Invertí para que la tribuna siga siendo independiente
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Plan Básico
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$64.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla