Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Un planteo de un investigador del Conicet

Postulan una nueva teoría para explicar el accidente en el que murió Carlos Gardel

Según esta hipótesis, el siniestro ocurrido en Medellín en 1935 se debió a un error en el desempeño del piloto

La explicación oficial del accidente en Medellín, cuestionada por un argentino / web

Carlos Gardel

Ocurrida hace más de 80 años, la muerte de Carlos Gardel sigue envuelta en el mayor de los misterios. Las versiones para explicar el accidente aéreo en el que el legendario cantor de tangos perdió la vida son varias y van desde la más fantasiosa (un presunto tiroteo en la cabina del piloto) hasta la oficial, que habla de una ráfaga de viento que desvío al avión de la pista y provocó que se estrellara con otro de una empresa rival. Ahora, un científico del Conicet salió a cruzar esa explicación e instaló una hipótesis nueva según la cual el avión chocó por un error del piloto.

Guillermo Artana es argentino, ingeniero mecánico, investigador del Conicet y director del Laboratorio de Fluidodinámica de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires y cuestiona con evidencia científica las conclusiones del informe oficial.

Artana es admirador del tango y de Gardel desde los 40 años (hoy tiene 55) y pensó en Gardel cuando tuvo que preparar una charla para todo público en una escuela de Física.

“Quería buscar algún tema que pudiera interesarle a todo el mundo y como mucha gente tiene temor a volar se me ocurrió explicar cómo vuelan los aviones. Fue entonces que me acordé del accidente de Gardel”, dice.

Pero cuando se puso a investigar el famoso accidente de Medellín a través de una copia de la investigación de la justicia colombiana que estaba en la Academia Argentina del Lunfardo, concluyó que la teoría oficial está equivocada y que está en condiciones de probarlo científicamente.

Artana se sorprendió al descubrir que era “casi imposible” que hubiera pasado lo que sostenía el expediente oficial elaborado por la Justicia colombiana después del accidente.

Según este documento, las huellas que dejó el avión en su intento de despegue mostraban que la aeronave se había desviado 90 metros del eje de la pista cuando chocó y ese desvío había sido causado por fuertes vientos de una intensidad de unos 10-15 metros por segundo.

Artana calculó en detalle el peso del avión, la velocidad de su trayecto y concluyó que “el viento no pudo haber desplazado al avión fuera del eje de la pista más de 15 metros”.

La causa verdadera

Se puso a investigar, entonces, cuál pudo haber sido la verdadera causa del accidente.

La conclusión que sacó, al cabo de años de investigación, fue que la causa más probable del siniestro fue la presencia de problemas en un motor que el piloto no manejó correctamente.

Para sacar esa conclusión, Artana estudió las características del avión (un Ford Trimotor F 31 modelo 5-AT-B que todavía se utilizan en algunos sitios del mundo) y a los que se atribuyen algunos problemas con los motores en el despegue.

Frente a esos problemas, el manual que manejan los pilotos de este tipo de avión (que Artana también estudió) recomienda abortar la operación de despegue.

“El manual indica que si falla un motor durante el despegue el piloto debe apagar todos los motores y abortar el despegue. En cambio, en este caso, el piloto aceleró”, sostiene el ingeniero argentino.

La justicia colombiana, en tanto, descartó que se pueda reabrir la investigación: “el expediente fue archivado cuando murió el piloto”, sostuvieron.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...