Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Raid por city Bell

Fue a visitar a un pariente, le robaron el coche y los siguió en otro auto hasta atraparlos

Fue en 461 y 17. Su tío lo acompañó en la persecución, que terminó con el vehículo chocado y cuatro chicos demorados

Fue a visitar a un pariente, le robaron el coche y los siguió en otro auto hasta atraparlos

Uno de los menores atrapados tras el procedimiento policial / el día

La visita de un hombre a la casa de su tío en City Bell terminó con un robo, persecución y la captura de uno de los ladrones en el Camino Centenario, por parte del mismísimo damnificado.

Otros tres cómplices corrieron la misma suerte, aunque ellos fueron atrapados por la Policía, confirmaron distintas fuentes.

La sospecha es que la bandita cayó en medio de un raid, ya que dentro del coche que robaron se recuperaron objetos que acababan de sustraer en asaltos callejeros ocurridos poco antes.

Los cuatro ladrones, con las pertenencias incautadas, terminaron en la comisaría Décima. Dos de ellos tienen 16 años, otro 17 y el restante 15. Y les abrieron una causa por “robo y robo automotor”. Los más chicos fueron restituidos a sus familiares.

La reacción

La historia de este caso de inseguridad comenzó frente a una vivienda de 461 y 17.

Un hombre -que pidió a este diario no revelar sus datos- dejó a las 4 de la tarde del lunes su Renault Clío estacionado, con las cuatro puertas sin llave.

“Es que en el barrio de mi tío se conocen todos, es muy tranquilo. Inclusive, dejé la llave del coche tirada en el piso” del vehículo, explicó.

Pero lo impensado, ocurrió. Y fue descubierto justamente por el tío del damnificado, que al regresar a su casa después de hacer unos mandados vio a unos pibes llevándose el Clío.

Entró rápido en la vivienda y le avisó a su sobrino, quien llamó al 911 para poner en alerta a la policía y, en simultáneo, salió en busca de los responsables en el coche de su pariente, con éste como acompañante.

“Salimos a buscarlos por la zona”, explicó el muchacho, y recordó que luego de varias vueltas vio a su vehículo “en camino Centenario y 461, cuando estaba detenido en la dársena de un semáforo, como para volver en dirección a La Plata”.

La ofuscación del propietario del Clío y de su tío, así como su temor a que los ladrones lograran huir de la zona, los impulsó a chocarlos para evitar que siguieran fugando. “No importó que fuera mi auto. Quería que los detuvieran”, argumentó la víctima.

Asustados por la situación, los cuatro sospechosos se bajaron rápido del Clío para escapar corriendo, pero uno no llegó lejos.

“Pude agarrarlo y le di varias patadas, al punto que terminé sufriendo una distensión de ligamentos en mi pierna derecha”, refirió mientras mostraba una bota ortopédica que le pusieron en un pie en la clínica donde fue asistido tras el incidente.

“Con mi tío lo retuvimos en el lugar hasta que vino la Policía, que además atrapó a los tres restantes”, completó el muchacho.

“VENÍAN DE ROBAR EN EL BARRIO”

Según supo después, los menores “venían de robar por el barrio de mi tío, un rato antes de sacarme el coche, a algunas personas que caminaban por la calle”.

Dijo saber al respecto que a los peatones “les sacaron mochilas y celulares”. Y sostuvo que “tuvieron la suerte de que en el barrio no los vieron robarme el coche, si no los linchaban”.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...